Esta sección está abierta a todos aquellos profesores que realizan trabajos de innovación en el aula, unidades didácticas, proyectos interdisciplinares o que pongan en marcha nuevos métodos de aprendizaje en clase. Los textos, de una extensión máxima de tres folios, deben llegar en disquete a COMUNIDAD ESCOLAR (Alcalá, 34. 6ª planta. 28071 Madrid), o a nuestra dirección de correo electrónico.

“Viajando por el mar”, en el aula

Una propuesta didáctica en el ámbito de la educación artística, con alumnos de nivel inicial, que promueve la imaginación y la creatividad

Se propone, con el desarrollo de
la presente experiencia, destinada a los alumnos de
nivel inicial (3 y 4 años), estimular la reatividad de los niños, usando recursos musicales, en este caso, que propicien la exploración a partir de diversas actividades,
favoreciendo al al mismo tiempo la posibilidad de la libre expresión.

Este tipo de propuesta, al mismo tiempo, puede ser trabajada conjuntamente con la maestra de la sala, quien podrá enriquecer, desde su práctica áulica cotidiana, situaciones motivacionales, trabajos y experiencias previas con los diferentes elementos utilizados luego como recursos.
Es destacable asimismo, en referencia al tema de la creatividad, reseñar varias afirmaciones que motivan esta propuesta didáctica, y que señalan el camino que deben tomar los docentes para desarrollarla posteriormente y en forma conjunta en el aula.

Para Kord Lagemann, y a partir de una entrevista que él manifiesta haber tenido con el doctor Torrance, una de las figuras más destacadas en materia de creatividad e inteligencia, hay, con referencia a este tema tan amplio, varios planteamientos interesantes que citaremos textualmente:
“La creatividad implica huir de lo obvio, lo seguro y lo previsible para producir algo que al menos para el niño, resulte novedoso”.
“El jovencito creativo, por el contrario, desea inventar sus propias historias”.
“La creatividad es un don de características prácticamente universales”.
“El período que va de los tres a los cuatro años es altamente creativo”.
“No desaliente la fantasía...La mayor flexibilidad, profundidad de sentimientos y agudeza de visión del ser creativo, proviene de su apertura a sensaciones e intuiciones vagas que otros desechan por tontas”.
“La clave no reside en enseñarles a pensar creativamente sino en dejar de interferir con sus pensamientos”.
Y finalmente nos dice Torrance: “Los seres creativos son, en última instancia, seres felices... siempre que tengan libertad para crear”.
Es a partir de estas ideas, y dentro del enfoque reflexivo de la práctica docente cotidiana, que proponemos actividades y recursos que pretenden sustentar y otorgar validez a todo lo escrito anteriormente.

Diversas propuestas

La experiencia consiste en proponer a los alumnos un viaje por el mar que nos lleve a conocer el mundo. ¿En qué podremos viajar?... Surgirán, a partir de allí diversas propuestas. Algunos ejemplos que pueden darse:
            1. Armar barcos con distintos elementos: sogas, aros, colchonetas, telas, papeles de diario, mesas, sillas, cajas de cartón, etc. Explorar dentro de estas naves, diferentes tipos de movimientos, acompañando las actividades con canciones como: “Vamos a la mar”. “Vamos a remar”. “Al pasar la barca”, de “Para divertirnos cantando”, de Violeta H. de Gainza, o “Marinero soy”, de “Desde chiquitito”, de Esther S. De Schneider (Ed.Guadalupe). Estas canciones se tomarán en principio como fondo musical a las actividades corporales propuestas por los niños. Por supuesto, queda librado al docente la posibilidad de ser trabajadas luego separadamente, y como recurso para otro tipo de contenidos y actividades derivadas.
            2. Estos barcos y sus marineros se encontrarán a lo largo del viaje con diferentes climas: Días claros y diáfanos, días ventosos, días tormentosos,...y otras posibilidades que pueden surgir de los alumnos. Los barcos deberán realizar las modificaciones necesarias para poder continuar en mares agitados o con vientos huracanados. En esta fase podremos utilizar como recursos musicales diferentes melodías instrumentales, escuchadas de fragmentos grabados o ejecutadas por el docente, que asocien diferentes climas sonoros a condiciones meteorológicas.
Otra posibilidad para desarrollar esta actividad podría ser: divididos en dos grupos, uno participa desde el movimiento, dentro de los barcos, y el otro sonoriza la situación climática, junto con la improvisación del docente, con diferentes materiales y objetos sonoros e instrumentos musicales ya explorados en clases anteriores.
            3. Cómo se mueven nuestros barcos en el mar?. En este ámbito podemos utilizar grandes trozos de tela o bien gasas, para, entre todos, sugerir el movimiento de acuerdo al carácter de los fragmentos musicales escuchados. Y además podemos colocar diferentes objetos dentro de las telas: barcos de papel, botellas plásticas con mensajes de náufragos, objetos perdidos durante la tormenta, etc.
Como recursos musicales podemos emplear fragmentos grabados de música instrumental descriptiva, y entre las sugerencias citaremos las siguientes: “La mar”, de Debussy; “El vuelo del moscardón”, de Rimsky-Korsakof; “Marcha turca”, de Beethoven; “Final del Carnaval de los animales”, de Saint-Saens; “Romanza para violín y orquesta en Fa M.”, de Beethoven; y “El invierno”, de “Las cuatro estaciones”, de Vivaldi.
            4. ¿Cómo avisar a la tripulación del barco más cercano de que se acercan ballenas o tiburones? ¿Cómo avisar la proximidad de barcos piratas?. Proponemos crear códigos sonoros de comunicación entre los barcos... ¿Qué instrumentos usar? ¿Cómo ejecutarlos? ¿Y si usamos la voz? Aquí utilizaremos como recursos todo tipo de instrumentos, formales y no formales.
            5. Desembarcamos en diferentes puertos, para conseguir provisiones y continuar el viaje. Nos encontramos allí con gente divertida que invita a la tripulación a participar en sus bailes al son de diferentes ritmos y melodías. Exploramos diferentes movimientos en forma individual, en parejas, en pequeños grupos.
En esta fase usaremos como recursos fragmentos instrumentales de distintas danzas: malambo, candombe, jota, polka, etc. El tiempo estimativo para llevar a cabo esta propuesta es de tres a cuatro clases.

María del Carmen Abraira
Licenciada en Artes (Universidad de San Martín) y Profesora de Educación Musical y Danzas Nativas y Folklore.

Trabaja en E.G.B. y Escuelas de Música del G.C.B.A.

E-mail: barbin@ciudad.com.ar


arriba