Preocupación sindical por las condiciones laborales del profesorado
ANPE, CC.OO y UGT critican el tratamiento que da la
LOE
a los temas relacionados con los docentes
El anteproyecto de la LOE es insuficiente en lo referente al profesorado y sus condiciones laborales, según ANPE, CC.OO y FETE- UGT. Estas organizaciones han vuelto a reclamar una carrera docente que permita la movilidad entre los distintos cuerpos, incluido el universitario, y piden una reducción de las ratios profesor-alumno.
ANPE, CC.OO
y UGT piden
que la reorganización curricular en la ESO que contempla la futura ley educativa no tenga repercusiones negativas para
el profesorado.
(Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
El sindicato ANPE ha celebrado recientemente en Madrid un Congreso Estatal que, además de actualizar sus estatutos, ha centrado sus trabajos en el análisis del borrador de anteproyecto de la Ley Orgánica de Educación (LOE). Esta organización ha reiterado su disposición para “seguir negociando, trabajando y colaborando” para mejorar dicho texto, que ha valorado de forma crítica porque cree que las medidas de apoyo al profesorado que contempla “no suponen ningún avance sustantivo, y no menciona el establecimiento de la carrera docente”.
A los responsables de este sindicato les preocupa “sobremanera” el tratamiento dado al profesorado, “no sólo porque el anteproyecto no va a contribuir a mejorar la condición social de los docentes ni sus condiciones laborales, sino porque hay también medidas académicas que no contribuyen al establecimiento de un buen clima escolar y permitan ilusionar y motivar a los profesores en su tarea educativa”. Además, creen que “no se garantiza la vertebración del sistema educativo en la regulación de los aspectos básicos del currículo en todo el Estado”. Ante las posibles modificaciones curriculares defienden “el equilibrio de las distintas materias del Bachillerato y de la ESO”, afirman que la creación de nuevas disciplinas “no puede suponer la eliminación de otras que son fundamentales”, y se oponen a que la nueva asignación horaria “tenga consecuencias para el profesorado”.
ANPE dice asimismo que “no se racionalizan las ratios en ninguno de los niveles, no se adoptan medidas suficientes para mejorar el bajo rendimiento escolar y el alto índice de abandono precoz del sistema educativo; desciende la cultura del rigor y el esfuerzo, y se establecen unos itinerarios encubiertos sin concreción en cuanto a su configuración”. Por último, echa en falta “un marco normativo que dé respuesta a las situaciones de conflicto en los centros”, e insiste en que no hay “una Ley de financiación que permita la correcta aplicación” de la reforma que propone el MEC.

No suprimir plazas

La Federación de Enseñanza de CC.OO ha exigido en un comunicado que la reforma de planes de estudio recogida en el anteproyecto de la LOE no suponga supresiones de plazas docentes, ni “desplazamientos y perjuicios laborales” a los profesores y a otros profesionales de la Educación. Entiende que el texto ministerial “recoge básicamente el mismo número de horas lectivas del alumnado”, por lo que las que corresponden a cada departamento “no tienen por qué ser alteradas cuando concluya el proceso”.
CC.OO pide un debate “serio, sosegado y profundo sobre los nuevos planes de estudios, y quiere que se realice “con rigor y profundidad” y no de la “manera parcelada” con que, a su juicio, son tratados en el proyecto, “lo que ya está provocando disputas entre los profesionales de las diferentes áreas y materias”. Por ello, ha presentado numerosas enmiendas al Consejo Escolar del Estado, exigiendo la disminución de la ratio profesor-alumno, así como “la implantación de desdobles, refuerzos y diversas medidas para la atención a la diversidad”, lo que hará preciso “un mayor número de profesores en la mayoría de las materias”.
Este sindicato considera asimismo que, respetando las competencias de las comunidades autónomas, es imprescindible que se produzca “una auténtica negociación” de la Ley y sus desarrollos con los representantes sindicales, en el ámbito estatal y autonómico”. Y reclama acuerdos “que garanticen los derechos de los trabajadores y eviten enfrentamientos estériles, que en nada favorecen al sistema educativo”.

Insuficiente

FETE-UGT cree que la nueva Ley “representa un importante avance cualitativo en el sistema educativo de nuestro país”, y encuentra muchos aspectos positivos en la misma. Pero considera que “resulta totalmente insuficiente” respecto a los temas relacionados con el profesorado y sus condiciones laborales. En su opinión, el MEC tendría que haberse comprometido a elaborar un Estatuto de la Función Docente, “que deberá contemplar propuestas sobre jornada, permisos y licencias, condiciones retributivas, ratios y plantillas, movilidad, formación y promoción profesional, acceso a la función pública, jubilación LOGSE indefinida, reducción de jornada para los mayores de 55 años sin merma de haberes, año sabático, salud laboral y responsabilidad civil”, entre otros temas.
También califica de “insuficientes” las medidas que contempla sobre la promoción intercorporativa e intracorporativa en el modelo de carrera docente, y propone un sistema “que permita la movilidad entre los distintos cuerpos docentes, incluido el universitario, mediante concurso de méritos”. Pide la inclusión de un aparatado dedicado al Personal de Administración y Servicios y de Atención Educativa para “la apertura del centro al entorno”, y dice que “no se avanza nada en lo referido a la participación del profesorado de los centros concertados, ni en la mejora de sus condiciones laborales y salariales”.
FETE afirma igualmente que “una Ley que pone tanto énfasis en la atención a la diversidad del alumnado, con unas amplias y diversas medidas para favorecer el éxito escolar, debería plantear como primera medida pedagógica la disminución progresiva de las ratios alumnos/aula en todos los niveles. Y pide “un proceso extraordinario” y transitorio de acceso a la función pública docente, con varias convocatorias “en las que se adecuará el baremo dando mayor ponderación a la experiencia docente”, para readucir la bolsa de interinos hasta un máximo del 8%. Por último, muestra su preocupación “por las repercusiones que pueda tener en el profesorado” la reorganización curricular en la ESO, y pide que no suponga reducción del número de horas que se están impartiendo actualmente.

 

arriba