La presencia de mujeres será prioritaria para financiar proyectos de investigación

Madrid. La mayor presencia de mujeres en un proyecto de investigación científica podrá ser considerada para que, en igualdad de condiciones, éste tenga preferencia sobre otros, según ha afirmado la directora general de Investigación, Violeta Demonte, en la Comisión de Educación y Ciencia del Congreso de los Diputados. Durante dicha comparecencia ha informado sobre la última convocatoria de ayudas para proyectos de investigación, publicada el 28 de diciembre de 2004 y que se resolverá en octubre del presente año, en la que también se establece la presencia de al menos un 30% de mujeres, en las comisiones de evaluación del Programa Ramón y Cajal para la contratación de doctores.
Además, en el programa Torres Quevedo, que financia la incorporación de doctores y tecnólogos a las empresas, la principal novedad consiste en la posibilidad de acordar libremente con la entidad contratante el salario del investigador, desapareciendo el requisito de salario mínimo de la anterior convocatoria. La directora general  ha anunciado “con convicción y firmeza” que la reforma del Estatuto del Becario “entrará en vigor en enero de 2006”, y contempla la puesta en marcha del “sistema 2+2”, es decir, dos años de beca y dos de contratación laboral para quienes hayan completado el Diploma de Estudios Avanzados (DEA).
Violeta Demonte ha manifestado que el presupuesto de 442 millones de euros correspondiente al año 2004 se ha ejecutado en un 96%, que en el presente ejercicio habrá 950 becas predoctorales de formación de personal investigador, cuyos beneficiarios tendrán la posibilidad de realizar estancias breves en empresas, y que la formación de futuros doctores podrá completarse por medio del “contacto con figuras desatacadas”. Por su parte, el director general de Política Tecnológica, Carlos Alejandre, ha repasado la política y los programas del Ministerio de Industria y Tecnología, y ha destacado que es imprescindible la conexión entre el mundo del conocimiento y el mundo empresarial, y entre los sectores público y privado.


Científicos españoles presentan una vacuna terapéutica contra el SIDA

Madrid. Un grupo de científicos del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS), del Hospital clínico de Barcelona, han desarrollado una vacuna terapéutica con capacidad para controlar parcialmente el virus del SIDA, según han informado fuentes de dicho centro hospitalario. La revista científica “Journal Of Infectious Diseases” ha publicado los resultados de su investigación que, según ha afirmado el director del equipo de enfermedades Infecciosas y SIDA del citado Hospital, Josep María Gatell, demuestran que “este tipo de vacuna es un candidato muy firme para dirigir una respuesta efectiva contra el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), que padecen 40 millones de personas en todo el mundo”.
La doctora Teresa Gallart ha dirigido este grupo de investigadores, que han utilizado células dendríticas, con un enorme potencial para la inmunización del paciente, activadas con virus del propio enfermo como vacuna terapéutica del VIH. Doce afectados por el virus del SIDA han recibido cinco dosis de esta vacuna, en un intervalo de seis semanas entre cada inmunización, y se ha comprobado que “la vacuna es viable, segura y bien tolerada por los pacientes”. El siguiente objetivo es conseguir la suficiente financiación para continuar investigando “con un número mayor de células dendríticas por vacuna y utilizar un número más elevado de virus inactivados, para hacer más intensa y eficaz la vacunación”.
Por su parte, el doctor Mariano Esteban del Centro Nacional de Biotecnología, ha señalado que “el desarrollo de vacunas terapéuticas y preventivas es la base esencial para controlar el SIDA”, y ha añadido que “las vacunas desarrolladas por grupos españoles se encuentran entre las más prometedoras de las que se están probando en todo el mundo”, y suponen unos avances que, en su opinión, “podrían situar a España en primera línea internacional de la lucha contra esta enfermedad”. Hasta ahora, la utilización de estas células ha demostrado su eficacia frente a otras enfermedades como el cáncer.

Los nutrientes pueden penetrar en las células vegetales sin necesidad de transportadores

Madrid. Un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), dirigidos por el profesor Javier Pozueta, han descubierto que las plantas emplean la endocitosis como mecanismo de captación de nutrientes, sobre todo azúcares y aminoácidos, elaborados en las hojas durante la fotosíntesis. Una vez conducidas a las restantes partes de la planta, estas sustancias pueden penetrar en las células de los órganos de reserva (raíces, tubérculos, semillas o frutos) sin necesidad de transportadores específicos, como se pensaba hasta ahora.
Este estudio, que se ha desarrollado en el Instituto de Agrobiotecnología y Recursos Naturales en Mutilva Baja (Pamplona) y se ha publicado en “Plant Cell Physiology”, demuestra por primera vez que las propias células de dichos órganos engullen los nutrientes y los incorporan en su interior, para metabolizarlos y almacenarlos, y desataca la importancia de la sacarosa en el desencadenamiento de la endocitosis. Aunque confirma la existencia de transportadores específicos en las membranas plasmáticas, demuestra a su vez que su número y relevancia son bastante inferiores a lo que se creía hasta la fecha.
Según ha manifestado el profesor Pozueta, “en ausencia de sacarosa los nutrientes pueden penetrar en la célula por mediación de transportadores, pero la cantidad que entra por este mecanismo es menor a la incorporada vía endocitosis”. Todas estas conclusiones suponen un paso importante en la carrera por la mejora de especies vegetales de interés agronómico, ya que muchos de los componentes estructurales de las plantas se almacenan en frutos, semillas, raíces y tubérculos, las partes más importantes para el consumo humano. Por ello, “en el futuro podremos aumentar la cantidad de esas sustancias en los órganos de reserva, a través de la estimulación de la endocitosis”.

 
arriba