Edición en español del Informe PISA 2003
Alejandro Tiana destaca la importancia de estas
evaluaciones para la mejora de los sistemas educativos
La editorial Santillana ha presentado la edición en español del Informe PISA 2003. Aprender para el mundo del mañana. El Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos es un estudio en el que han participado 41 países y 276.000 estudiantes y ha sido realizado a iniciativa y bajo coordinación de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

Madrid.
Los resultados del Informe PISA 2003, dados a conocer el pasado mes de diciembre, ponen de manifiesto que los estudiantes españoles de Secundaria se sitúan en el puesto 26 en cuanto al rendimiento académico en materias básicas como matemáticas, ciencia o lectura.
En el presentación de dicho informe -que hasta la fecha solo conocía versiones en inglés y francés-, el secretario general de Educación, Alejandro Tiana, señaló que el estudio ha sido objeto de un profundo análisis por parte del Ministerio de Educación y Ciencia y que varias de sus consideraciones han sido tenidas en cuenta a la hora de elaborar el anteproyecto de Ley Orgánica de Educación (LOE). Uno de esos aspectos, según Tiana, es el relativo al profesorado, “ya que el informe insiste sobre la necesidad de contar cada vez más con un profesorado convenientemente formado, motivado y comprometido con la labor de grupo”. Para el secretario general de Educación otro de los aspectos destacables es el del funcionamiento de los centros, su organización y la diversidad de su alumnado, “pues se demuestra que los centros que presentan un cierto grado de heterogeneidad entre sus estudiantes obtienen unos resultados académicos más positivos”.
Tiana se refirió también a los programas de apoyo como elemento básico para reforzar el aprendizaje del alumnado en materias instrumentales. “La repetición de curso por sí sola -dijo- no soluciona los problemas si no va acompañada de medidas de apoyo y refuerzo”. En este sentido, el MEC y varias CC.AA. ya han puesto en marcha este curso programas de estas características en más de 400 centros educativos. Asimismo, hizo hincapié en la necesidad de contar con centros con mayor autonomía programática y de gestión, según se desprende del informe de la OCDE. “Por ello el anteproyecto de la LOE contempla diversos artículos que inciden sobre esta cuestión. No se puede educar en calidad sin conceder a los centros y a los profesores mayor autonomía para desarrollar su labor”, indicó Tiana.

60 países en el próximo estudio

Por su parte, el director de Educación de la OCDE, Barry McGraw, se refirió a los parámetros que aborda el mencionado informe, centrado principalmente en el dominio que los alumnos de 15 años tienen de las Matemáticas, aunque proporciona también datos sobre compresión lectora y ciencias. De la importancia del estudio McGraw destacó el hecho de que 60 países ya han pedido participar en la próxima evaluación PISA que tendrá lugar en 2006 y estará centrada en el aprendizaje de las ciencias.
De lo datos del Informe que publica ahora en español el grupo Santillana se desprende que tanto en matemáticas, como en lectura, ciencias o solución de problemas, los alumnos españoles no superan el puesto 22 de la muestra. Aunque el resto del alumnado de los países desarrollados tampoco sale mejor parados: en conjunto, el 26% de los jóvenes de 15 años evaluados es incapaz de resolver problemas matemáticos básicos de la vida corriente y sólo el 4% de los más 276.000 alumnos de 41 países que han participado en el estudio han alcanzado el nivel máximo en solución de problemas complejos.
Como ya sucedió en el anterior estudio PISA 2000, centrado en la comprensión lectora, Finlandia se sitúa de nuevo a la cabeza de la clasificación general de los países de la OCDE, gracias a sus buenos resultados en matemáticas y ciencias. A continuación se encuentran Corea, Holanda, Japón, Canadá, Bélgica, Suiza, Australia, Nueva Zelanda y República Checa.
Sobre los resultados obtenidos por los alumnos españoles el informe pone de manifiesto que son semejantes a los del informe 2000, aunque un poco mejores en algunas sub-áreas de matemáticas y ligeramente inferiores en lectura y ciencias. En matemáticas, los jóvenes españoles de 15 años obtienen 485 puntos, cuando la media de los 30 países de la OCDE es de 500, una puntuación ligeramente inferior a la de los alemanes, suecos y franceses, similar a los de Luxemburgo, Noruega y Estados Unidos y superior a los de Italia, Portugal o Grecia.

Equidad

Según el Informe PISA 2003 se pueden alcanzar buenos resultados sin que ello tenga que provocar un aumento de desigualdades entre los centros por el tipo de alumnos que escolarizan. Y ya algunos países están empezando a mejorar su rendimiento al tiempo que reducen las desigualdades. En este sentido, España se encuentra cercana al grupo de países que consiguen combinar el rendimiento de sus alumnos con niveles aceptables de equidad.
Analizando los resultados desde un punto de vista general el informe pone de manifiesto que en matemáticas el interés de los alumnos y la seguridad en sus capacidades en dicha área están estrechamente asociados a un mayor rendimiento, es decir, cuanto mayor es el interés del alumno, más alto es su rendimiento. También se constata. en todos los países, que el interés por las matemáticas es muy inferior al que hay por la lectura, aunque la mayoría de los alumnos cree que el estudiar matemáticas los ayudará en el futuro. El concepto de los alumnos sobre sus habilidades matemáticas es una consecuencia importante de la educación, pero también una poderosa herramienta de predicción del éxito del alumno. Más de la mitad de los alumnos de 15 años no se sienten seguros de sus habilidades en matemáticas.

 

arriba