Premios para materiales
educativos en soporte electrónico
Podrán concurrir centros públicos y privados, entidades sin fines de lucro y personas físicas

Madrid.
El Ministerio de Educación y Ciencia ha convocado unos premios para la realización de materiales educativos curriculares en soporte electrónico, que puedan ser utilizados y difundidos en Internet y estén elaborados según los estándares tecnológicos web. Se destinarán un total de 192.320 euros para distribuir entre los trabajos premiados, que propondrán actividades de las diferentes áreas y niveles educativos anteriores a la Universidad, estarán redactados y presentados en cualquiera de las lenguas españolas oficiales en las comunidades autónomas, aunque deberán incluir en cualquier caso una versión en castellano, y presentados con tecnología que permita su visualización en un navegador estándar.
Se ha establecido una categoría  destinada a materiales elaborados por entidades sin fines de lucro (fundaciones, instituciones y entidades benéficas) y personas físicas, en la que se concederá un primer premio dotado con 25.000 euros, cuatro segundos de 15.000 euros  y ocho terceros de 7.000 euros cada uno. Y habrá una segunda categoría para centros de enseñanza, públicos y privados, cuyos materiales hayan sido elaborados por un equipo de profesores en colaboración de sus alumnos. En este caso se otorgarán tres premios dotados, con 25.000, 12.000 y 7.000 euros, respectivamente, importes que se incorporarán a los presupuesto de los respectivos centros.

Fomento de la lectura

También se ha convocado un premio especial de 7.300 euros, para un multimedia cuyo tema sea la animación y el fomento de la lectura para el alumnado de Educación Primaria y Secundaria, al que podrán optar los participantes en las otras categorías. El plazo de presentación de los trabajos comenzó pasado 2 de abril (la fecha siguiente al de la publicación en el “BOE” de esta Orden ECI/814/2005, promulgada el 11 de marzo), y finalizará el próximo 31 de agosto.
Para valorar los trabajos premiados se considerará “la facilidad, realismo y versatilidad de la aplicación para su utilización en aulas estándares”, el aprovechamiento pedagógico de todas las ventajas y utilidades de los recursos del medio tecnológico en que se presenta, y “el diseño pedagógico y la relevancia y volumen de los contenidos” respecto al total del currículo de la asignatura correspondiente, así como la cantidad de ejemplos, ejercicios, enlaces y otros materiales complementarios. Y también se tendrá en cuenta su “nivel de accesibilidad” para las personas con alguna discapacidad, que su estructura “permita la gradación del aprendizaje en diferentes niveles”, y que hayan sido experimentados con los alumnos. Más información en el “BOE” del 1 de abril o en la página web del Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa: www.cnice.mec.es

 

arriba