El Museo del Prado nos acerca al legado artístico de Alberto Durero

Joyas faraónicas. El Museu Egipcio de Barcelona muestra en Joyas de Faraones. Tesoros de magia, poder y belleza la especial dedicación que esta cultura desarrolló en torno a las piedras y metales preciosos y a su simbología como elementos de decoración, embellecimiento personal y distinción social. Casi trescientas piezas que provienen de la colección de la Fundación Arqueológica Clos y de varias colecciones privadas, básicamente de Alemania y Suiza, que integran anillos, pulseras, pectorales, cubrevestidos, amuletos...de 6000 años de antigüedad pero que, sorprendentemente, tienen una sintonía completa con nuestra concepción de modernidad. Hasta el 10 de julio.

 
   

José de Ribera. La Obra Social y Cultural de Caja Duero presenta en sus salas de Salamanca la muestra José de Ribera bajo el signo de Caravaggio (1613-1633), una reflexión sobre la influencia decisiva que el maestro italiano tuvo sobre el gran pintor español. Treinta y dos oleos y trece grabados , provenientes de colecciones públicas y privadas italianas, españolas, europeas y americanas, que muestran el recorrido artístico y vital de Ribera desde sus primeras obras juveniles hechas entre Roma y Nápoles, en clave vigorosamente naturalista y con detalles de un realismo despiadado, hasta el giro pictoricista y neoveneciano de los años treinta en los que su sentimiento hacia el sufrir humano se hace más patente. Hasta el 5 de junio.

 
   

Robert Rauschenberg. El IVAM exhibe una mirada al quehacer de uno de los sorprendentes creadores estadounidenses del momento actual y último Premio Julio González otorgado por el mismo museo cuando está próximo el homenaje internacional que conmemorará su ochenta cumpleaños. Su serie Gluts (Hartos), integrada por 27 esculturas que están realizadas a partir de deshechos sociales elegidos cuidadosamente como símbolos de la depresión económica que bajo el mandato de Reagan sufrió su región natal, Texas, tiene el resumen brillante de su estética pop y su filosofía radical enfrentada al vacío ideológico del final del Siglo XX. Hasta el 15 de mayo.

 
   

Toros picassianos. El Museo Picasso de Málaga muestra en Picasso. Toros el especial papel que el toro real y simbólico jugó en una parte sustancial de su expresión creativa. Estructurada en dos secciones: La corrida y El toro, la muestra, de sesenta y una obras, contiene desde las primeras representaciones taurinas en Málaga, en las que se refleja ya un intenso realismo, a las obras firmadas en los años veinte, treinta y cuarenta, en las que el toro avanza hacia su representación más violenta y cruel como trasunto de su propia España. Junto a estas obras se exhibe un importante conjunto de 8 piezas arqueológicas –seis esculturas ibéricas, una de época romana y una persa- que apuntan relevantes antecedentes históricos al contextualizarlas con las obras de Picasso. Hasta el 3 de julio.

 
   

Eugeni Forcano. El Palau de la Virreina (Barcelona) muestra en sus salas el mejor testimonio fotográfico que a lo largo de los años sesenta y setenta tuvo Barcelona y sus ciudadanos: Eugeni Forcano, desde las páginas de la revista Destino y con la máxima de que “la fotografía es la misma vida”, captó el vívido sentir de las calles y los personajes en magníficas escenas que ahora son el amplio resumen de la existencia cotidiana de esta ciudad. Ciento treinta imágenes en blanco y negro, la mayor parte inéditas, seleccionadas por Roser Martínez de entre más de cuatro mil negativos catalogados, y que tienen su respuesta editorial ya a la venta en el magnífico libro Eugeni Forcano. Fotografíes 1960-1996 de Lumberg. Hasta el 22 de mayo.

 
   

Arquitecturas ausentes. La Fundación Pedro Barrié de la Maza muestra en Arquitecturas ausentes del siglo XX veintiún visualizaciones corpóreas de obras que fueron proyectadas pero no construidas o que, una vez construidas, perduraron un breve espacio de tiempo, bien por su demolición o por haber sido concebidas como construcciones temporales. Maestros como Alvar Aalto, Walter Gropius, Le Corbusier, El Lissitsky, Adolf Loos, Mies van der Rohe, Alejandro de la Sota, Giuseppe Terragni o Frank Lloyd Wright están representados a través de proyectos modelísticos desarrollados por equipos de trabajo dirigidos por reconocidos arquitectos e incluyen maquetas, planos, fotografías y elementos audiovisuales. Hasta el 29 de mayo.

 
   

Durero. El Museo del Prado presenta en Durero. Obras Maestras de la Albertina una ocasión irrepetible de contemplar –por primera vez en España- el conjunto más importantes de dibujos, acuarelas y grabados de Alberto Durero (Nuremmberg 1471-1528) de la colección de la Albertina de Viena. Además de la emblemática Liebre, la muestra cuenta con obras tan significativas como Autorretrato a los 13 años, Ala de una carraca, Adan y Eva, Melancolía, Los 4 jinetes del Apocalipsis, Los estudios para el jerónimo de Lisboa, El puerto de Amberes, o el monumental Carro Triunfal. Con un total de 57 dibujos y 29 estampas (además de los cuatro óleos del Prado) y dividida en ocho secciones, la exposición recorre los distintos ámbitos en los que el maestro desarrolló su actividad artística, permitiendo apreciar la excepcional calidad de su obra en las diferentes técnicas de realización: dibujos a punta de plata, lápiz y pluma; grabados en madera y cobre; y pintura al óleo sobre tabla. Hasta el 29 de mayo.

Vestiduras ricas. El Palacio Real muestra en sus salas temporales atuendos que formaron parte de la vida social de la Edad media española en Vestiduras ricas. El Monasterio de las Huelgas y su época 1170-1340.  Bonetes, mantos, cofias, sayas, pellotes, sudarios, calzas, sarcófagos y ajuares cortesanos, que tienen su origen entre 1170 y 1340,ambientados en un escenario formado por libros sacros, cancioneros y miniaturas polícromas que logran la atmósfera perfecta para mostrar este tesoro poco conocido de los tejidos y prendas de vestuario conservadas en el Monasterio de las Huelgas de Burgos. Un total de sesenta y siete objetos entre textiles (43), libros y manuscritos (14) y esculturas y otros (10), que además de su importancia histórica y artística tienen el valor simbólico de haber pertenecido a reyes como Alfonso VIII y su mujer Leonor Plantagenet; su hija Leonor de Castilla; la reina doña Berenguela; el rey Enrique I o el infante Fernando de Castilla. Hasta el 19 de junio.

Manuel Rivera. El Museo Reina Sofía presenta en la Abadía del Monasterio de Silos la obra más espiritual y menos divulgada de este artista perteneciente al grupo El Paso: Trece telas metálicas de distintas épocas y el libro Himno de la creación del mundo, de 1969, que ilustra el Rigveda, libro sagrado de los vedas, del siglo XVI antes de Cristo. Hasta el 2 de mayo.

Dibujo modernista. La Fundación Francisco Godia presenta en Barcelona Del modernismo a las vanguardias un recorrido por el sorprendente fenómeno del desarrollo de la ilustración gráfica y del dibujo característicos del arte europeo de finales del siglo XIX y principios del XX. Un total de 56 obras de 19 maestros del modernismo catalán procedentes de la nutrida colección privada de esta Fundación que recorren un género que alcanzó una gran popularidad en el campo del diseño y en las páginas de revistas y periódicos. Hasta el 30 de junio.  

Imperio azteca. El Museo Guggenheim de Bilbao acoge una amplia selección de la cultura azteca, desde sus orígenes hasta su fin, tras el hallazgo de nuevos vestigios de esta civilización en la pasada década. Casi seiscientas piezas –el mayor número de objetos artísticos presentes en una muestra internacional- elaborados por los diversos pueblos que convivieron en la etapa final del desarrollo mesoamericano, desde los siglos XIII al XVI, agrupados en once secciones que recorren el origen, esplendor y ocaso de esta civilización. Hasta el 18 de septiembre. 

 Alex Katz. El Centro de Arte Contemporáneo de Málaga exhibe en Pinturas recientes. Alex Katz  muestras del quehacer de este artista neoyorkino sin afiliación que continúa sugiriendo nuevos caminos con esa singular conjunción del expresionismo abstracto y el arte pop. Veintitrés obras entre paisajes, vistas nocturnas, marinas, flores y retratos, la mayoría de gran formato, que suponen una revisión del trabajo de este artista desde 1997, año posterior a su última exposición en España, hasta la actualidad. Hasta el 12 de junio.

Leonardo y la música. El Auditorio de Tenerife revisa el pensamiento de Leonardo da Vinci desde una perspectiva contemporánea a través de las invenciones musicales del artista italiano en una muestra que ha reconstruido veinte de los instrumentos ideados por este genio renacentista como el órgano de papel, la viola organista, la gaita de fuelle continuo, la campana con apagadores o el tambor mecanizado. El recorrido de este universo singular está enriquecido con los facsímiles de los Códices Madrid I y II de Leonardo, propiedad de la Biblioteca Nacional de Madrid y que representan el tesoro renacentista más preciado de cuantos de conservan en España. También se exponen reproducciones de los dibujos contenidos en otros códices, como los manuscritos del Instituto de Francia, el Códice Atlántico o el códice Arundel, origen documental desde donde se construyeron los instrumentos musicales inventados por Da Vinci. Hasta el 24 de abril.

María Zambrano. El Museo de América presenta en Madrid  En homenaje a María Zambrano, lugares donde detener la mirada con motivo del I Centenario del nacimiento de la filósofa, una recuperación del interés apasionado que siempre mostró por el arte. La muestra reúne setenta obras de pintores y escultores de México, Cuba, Francia, Italia, Suiza y España que han llevado a su creación el legado fundamental de esta pensadora: la pintura y la razón poética son dos respuestas adecuadas a la pregunta del hombre sobre su origen sagrado y su tensión hacia lo divino. Las piezas expuestas formarán parte del próximo Museo de Arte Contemporáneo de Vélez-Málaga junto con la pintura que la propia María Zambrano reunió a lo largo de su vida. Hasta el 3 de mayo. 

Germán Cueto. El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía muestra la obra de Germán Cueto, uno de los artistas mexicanos más destacados del siglo XX y principal escultor del estridentismo, movimiento de poetas y artistas que quería cambiar el arte, la literatura y la sociedad después de la Revolución mexicana. Alrededor de cien obras que recorren sus diferentes etapas y que traen por vez primera a nuestro país las máscaras llenas de color que le han hecho famoso en todo el mundo. Hasta el 2 de mayo. 

Turner. La Fundación La Caixa muestra en Barcelona la intensa y fértil relación que Turner estableció con Venecia, la ciudad que más le inspiró en su larga trayectoria artística. Organizada junto a la Tate Britain reúne más de un centenar de óleos, acuarelas, grabados y cuadernos de viaje, fruto de sus tres estancias en la ciudad a lo largo de 1819, 1833 y 1840, que son precedidas por algunas imágenes de Venecia con las que el autor empezó a acercarse al fascinante misterio de Venecia y que vienen firmadas por creadores como Canaleto o Marlow. Hasta el 5 de junio.

Oteiza. El Museo Reina Sofía presenta en sus salas, después de su paso por el Museo Guggenheim Bilbao y previa a su exhibición en Nueva York, la más amplia retrospectiva dedicada a Jorge Oteiza en los últimos quince años. Estructurada de acuerdo a un criterio que sigue de cerca su p’roceso experimental a fin de plasmar la evolución formal y conceptual del artista, “Oteiza: mito y modernidad” reúne un conjunto de 140 esculturas procedentes de museos y colecciones particulares, además de 43 dibujos y collages que nunca antes habían sido expuestos al público procedentes de la Fundación Museo Jorge Oteiza.  Hasta el 30 de mayo.

París y los Surrealistas. El Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) presenta una mirada panorámica al movimiento Surrealista en los años en los que hicieron de París el centro de su actuación. Cerca de 370 obras entre pinturas, esculturas, fotografías, objetos encontrados, arte primitivo, arte popular y naf, films y documentos diversos que llevan el sello de los artistas, escritores, directores de cine, activistas y revolucionarios atraídos singularmente por la Ciudad de la Luz después de la I Guerra Mundial forman el contenido de una espectacular muestra articulada a través de una serie de temas que marcaron el desarrollo del Surrealismo en el París de entreguerras y a la que se le ha sumado un ciclo de cine paralelo que incluye films surrealistas junto a otros sobre el parís de los años 30. Hasta el 22 de mayo.

César Manrique.  El IVAM reivindica en Valencia el trabajo pictórico de este creador de espacios situándolo entre las grandes figuras de la abstracción española: un total de 53 obras realizadas a lo largo de los años cincuenta, sesenta y setenta, nunca vistas con anterioridad en nuestro país y procedentes de colecciones de países como los EEUU, Francia, Costa Rica o Alemania, que encierran las diferentes resonancias coloristas y de textura de la tierra canaria que siempre dio sello a su obra. Hasta el 24 de abril.

Joseph Lluís Sert. La Fundación Joan Miró presenta en “Sert, medio siglo de arquitectura 1928-1979” una retrospectiva de la obra de este arquitecto catalán que hizo de su vocación artística una escuela de ética y rigurosidad, y que es autor del propio edificio de esta Fundación, considerado por muchos como el mejor edificio dedicado al arte en nuestro país. Planos, objetos y proyecciones de imágenes en una muestra que recorre su obra y su experiencia vital en tres grandes apartados: Etapa barcelonesa (1928-1939), Etapa neoyorquina (1939-1956) y Cambridge  (1956-1979). Hasta el 12 de junio.

 Alfred Stieglitz. El Museo de Arte Reina Sofía expone en Nueva York y el arte moderno. Alfred Stieglitz y su círculo (1905-1930) una selección de ochenta imágenes -desde el pictorialismo de 1889 hasta la fotografía directa de 1937-de este artista norteamericano, maestro de la fotografía moderna estadounidense (a él se debe la imagen de vitalidad y energía del Nueva York de comienzos de siglo)  y ferviente defensor y divulgador de las vanguardias europeas en su país a las que dedicó su apoyo no sólo en estas instantáneas sobre el proceso de creación de algunos de los más conocidos pintores y escultores de las primeras décadas del Siglo XX que ahora nos llegan por vez primera a España sino –y sobre todo- como el galerista, editor y coleccionista que también fue. Hasta el 16 de mayo.

Robert Frank. El Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona expone en Arguments (Argumentos) una amplia retrospectiva de uno de los fotógrafos más influyentes de la segunda mitad del siglo XX: más de 270 piezas, algunas no mostradas con anterioridad fuera de EEUU, que recorren desde sus primeros trabajos con una cámara de pequeño formato hasta sus experiencias recientes digitales, pasando por sus series y libros Perú (1949), Londres (1951-52), Black and White things (1952) o la famosa New York bus, hecha desde la ventanilla de un autobús. Junto a sus imágenes estáticas se muestra un ciclo sobre su poca conocida filmografía, con títulos como Pull my daisy, película escrita y narrada por Keruac. Hasta el 8 de mayo.

De Millet a Matisse. La Fundación La Caixa exhibe en Palma de Mallorca la muestra De Millet a Matisse, pintura francesa de los siglos XIX y XX, un espléndido recorrido por la pintura francesa del XIX y XX con obras que provienen de la colección Kelvingrove, de la industrial Glasgow. Siete espacios temáticos: paisajes del siglo XIX; reflejos, la luz en el agua; los puntos de vista; figuras en el exterior; bodegones; naturalezas muertas, y los interiores domésticos, que encierran obras realizadas entre 1830 y 1949 por autores como Braque, Renoir, Mollet, Manet, Monet, Courbet, Cézanne y Gauguin, de un total de sesenta y cuatro grandes de la pintura francesa. Hasta el 24 de abril.

Los retratos de Memling. Dentro de los Contextos de la Colección Permanente el Museo Thyssen-Bornemisza dedica una muestra a la obra retratista del pintor alemán Hans Memling, más conocido por su producción de temática religiosa. El conjunto de lienzos que se presenta en Madrid describen cronológicamente sus avances e innovaciones en este género y cuenta con varias obras excepcionales como son Retrato de una joven, el Díptico de Maarten van Nieuwenhove, Retrato de un joven y el Retrato de una anciana, entre una selección de altísima calidad, proveniente de museos y galerías de todo el mundo. Hasta el 15 de mayo.

El dibujo catalán. La Fundación Francisco Godia presenta en Barcelona una selección de dibujos de su colección fechados desde 1900 hasta la década de los treinta del siglo pasado: Del modernisme a les avantguardes reúne 70 dibujos de artistas como Opisso, Mir, Nonell o Picasso que son un trazado completo tanto de las tendencias del dibujo en cataluña en ese periodo de tiempo como de los usos, costumbres e ideas de la sociedad de la que eran generalmente reflejo. Hasta el 30 de junio.

Litografías de cine. La Filmoteca de Madrid muestra en su sede del Palacio de Perales Carteles de cine de 1915 a 1930, un recorrido por las composiciones imagen-texto realizadas en la pequeña litografía de la familia Fernández Ardavín y que fueron las que contribuyeron de forma decisiva a la divulgación del cinematógrafo en este país. Cincuenta trabajos gráficos que anuncian películas españolas y extranjeras y que conforman por sí mismas un capítulño muy poco conocido del arte gráfico español. Hasta julio.

Mundo de caballeros. El Palacio del Infantado de Guadalajara exhibe la primera de las siete grandes exposiciones previstas para conmemorar el IV centenario de la publicación del Quijote:  Don Quijote de la Mancha. La sombra del caballero, recuerda cómo vivía y se desenvolvía el caballero de la España del Siglo XVII a través de tres bloques temáticos (El caballero como modelo; Miguel de Cervantes soldado y Don Quijote, su escudero y su dama) y de casi 200 piezas entre armas, pinturas, esculturas, textiles, muebles y publicaciones procedentes de más de 50 instituciones y colecciones privadas de toda España. Hasta el 8 de mayo.

Yves Klein. El Museo Guggenheim Bilbao exhibe una retrospectiva que recorre la trayectoria artística de este creador, precursor de muchas de las tendencias predominantes en el panorama artístico internacional de la segunda mitad del siglo XX. Alrededor de cien obras procedentes de numerosas colecciones privadas y de museos e instituciones como el centre Pompidou de París, la Menil Collection de Houston, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid y de la propia Colección del Museo Guggenheim Bilbao, que cuenta con dos obras significativas del artista como La gran Antropometría azul (ANT 105) y Fuente de fuego, instalada en el estanque del Museo. Hasta el 2 de mayo.

arriba