El Consejo Escolar del Estado propone
sacar la religión del horario y del currículum
En su último informe, reclama aumentar el gasto educativo hasta la media de la OCDE
Este organismo apuesta por un Pacto por la Educación, para construir un nuevo sistema de calidad para todos.
(Foto: Rafael Martínez)
Sacar la religión del horario y del currículum y suprimir la Prueba General de Bachillerato son algu-nas de las propuestas del Consejo Escolar del Estado, recogidas en
el informe del curso 2002-03.

Madrid. R.C.
Para el Consejo Escolar del Estado, la educación es una “inversión de futuro” y reclama la subida del porcentaje del PIB, hasta lograr la media de los países de nuestro entorno. En su “Informe sobre el estado y situación del sistema educativo”, correspondiente al curso 2002-03, revela que desde 1993 a 2003 el porcentaje del PIB destinado a educación en gasto público bajó del 4,9 al 4,4 %, mientras que la media de los países de la OCDE se sitúa en un 5,9%.
Este órgano consultivo considera una demostración de que la educación “no era una prioridad para el Gobierno en los últimos años”, por lo que “es preciso salir del atraso en el que nos encontramos y dotar al sistema educativo de las infraestructuras y recursos humanos y materiales que se necesitan para conseguir una educación de verdadera calidad”.

Pacto educativo

Según se desprende de este informe, el Consejo Escolar del Estado considera “imprescindible” alcanzar un Pacto por la Educación, basado en la estabilidad del sistema educativo, territorial, político y social en el que participen como agentes activos los componentes de la comunidad educativa.
De igual modo, propone analizar la financiación de la educación y que se llegue a un acuerdo en el seno de la Conferencia Sectorial, que permita establecer con la temporalidad que se estime, un marco estatal estable de financiación educativa.
Por otra parte, el Consejo Escolar del Estado constata que el número de inmigrantes escolarizados en centros públicos es “muy superior al escolarizado en los centros privados”. En este sentido, solicita a las administraciones educativas a arbitrar medidas oportunas para garantizar que todos los centros sostenidos con fondos públicos asuman la escolarización de inmigrantes; así como pide el desglose del alumnado extranjero entre centros públicos y concertados.
Si en la década 1993-2003 el alumnado inmigrante ha crecido un 506%, en el curso 2002-03 ha sido de un 47%, hasta situarse en 303.827 escolares. Además advierte que desde la culminación de transferencias educativas se ha cuadruplicado el gasto educativo.

Religión

Mientras la Constitución reconoce el derecho a los padres a elegir la formación religiosa para sus hijos, el Consejo Escolar del Estado opina que “debe cumplirse, pero fuera del horario escolar y del currículum” y que los acuerdos sobre la enseñanza de las religiones en centros públicos son “claramente contradictorios con la aconfesionalidad del Estado, por lo que deben ser denunciados.
En materia de prevención de riesgos laborales, el informe hace referencia a situaciones de mobbing y exige a los responsables educativos que vigilen el cumplimiento de las evaluaciones de riesgos y que se lleven a cabo en todos los centros escolares.
De segregador y elitista califica este órgano consultivo la creación de los itinerarios de la ESO, por tratarse de un nivel educativo obligatorio, cuyo objetivo tiene que ser no discriminar a nadie, ni cercenar su futuro tan temprano con elecciones difícilmente rectificables. Por ello, reclaman al Gobierno que suprima los itinerarios y asuma la comprensividad de la etapa igual para todos con los desdobles, refuerzos, adaptaciones curriculares, agrupamientos flexibles y atención individualizada necesarios.

PGB

El Consejo Escolar del Estado se muestra partidario de la supresión de la Prueba General de Bachillerato, porque “se asienta en criterios contrarios a la igualdad de oportunidades y supone una barrera injustificable para conseguir el título de Bachillerato, hace inviable la evaluación continua, desvaloriza el trabajo del profesorado y establece una doble selectividad para acceder a la universidad”. 
Asimismo, reclama una oferta educativa diversificada en las diferentes familias profesionales, con un número suficiente de plazas en los diferentes Ciclos Formativos de Grado Superior. También considera que la enseñanza de idiomas debería estar generalizada en todos los ciclos formativos, como parte de la formación integral de los jóvenes, por lo que insta a los responsables educativos a arbitrar las medidas necesarias.
En cuanto a la formación del profesorado, los miembros del Consejo insisten en la necesidad de que se analice la formación inicial y en la exigencia de licenciatura para el acceso a los Cuerpos Docentes. Así como, lamenta que el MEC “haya perdido una oportunidad única, para asumir la reivindicación de todos los sectores educativos incluidos en el Consejo Escolar del Estado de establecer la licenciatura para los estudios de Magisterio”.

 

arriba