Los ministerios de Sanidad y Educación aúnan esfuerzos para luchar contra la obesidad infantil
Las máquinas de comida y bebida no se instalarán en lugares de fácil acceso para los alumnos de Primaria y ESO
Reducir los niveles de sal y grasa en los menús escolares, incluir en el currículo académico conocimientos de nutrición, y dar clases de cocina a los alumnos, son algunas de las medidas que contempla la estrategia NAOS,
Foto: Rafael Martínez
Los padres recibirán información diaria de lo que comen sus hijos.
presentada por el Ministerio de Sanidad para prevenir la obesidad entre la población infantil. Potenciar el ejercicio físico ampliando el horario de uso de las instalaciones deportivas de los colegios, es otra de las medidas que se proponen.

Madrid. MARGARITA GIRON
Los ministerio de Educación y Consumo y de Educación y Ciencia preparan un Real Decreto que regulará no solo el equipamiento e instalaciones de los comedores escolares, sino los requisitos que deben reunir los menús, incluida la información diaria a los padres para que complementen en casa los alimentos que hayan tomado sus hijos a mediodía. Serán a los asociaciones de padres y el consejo escolar los responsables de vigilar que las empresas que elaboran las comidas cumplan con los requisitos de reducir el contenido en sal, utilizar grasas más sanas e incluir suficiente fruta y verdura en los menús.
Además, los conocimientos y habilidades relativos a la alimentación y la nutrición ocuparán un lugar destacado en el currículo académico. Algunos de estos temas formarán parte de la asignatura Educación para la Ciudadanía, y otra parte, como clases de cocina para niños, o aprender a planificar la compra, se levarán a cabo dentro de las actividades extraescolares.
Otra medida importante, encaminada a evitar que los niños se autoalimenten, consiste en evitar que las maquinas automáticas de dispensación de comidas y bebidas se instalen en lugares de fácil acceso para los alumnos de infantil y primaria.

Estrategia nacional

Todas estas medidas se incluyen dentro de una estrategia nacional para prevenir la obesidad, mejorar los hábitos alimenticios y fomentar la práctica del ejercicio físico. Esta iniciativa, denominada NAOS, ha sido presentada por la ministra de Sanidad, Elena Salgado, y en su elaboración han participado ocho grupos de trabajos y más de 80 organizaciones.
Las actuaciones se llevarán a cabo no solo en el ámbito escolar, uno de los más importantes, sino también en el familiar, empresarial y sanitario. En este sentido, la industria reducirá el porcentaje de sal en la elaboración del pan, pasando del actual 2’2% al 1’8% en cuatro años. Se reducirá también el contenido en sodio y en grasas de los alimentos; y se incluirá información nutricional en las etiquetas de los productos y en los menús de los restaurantes.
La voz de alarma ha saltado ante los preocupantes datos sobre obesidad y sobrepeso infantil y juvenil referidos a la población de entre 2 y 24 años. El 13’9% de este sector de ciudadanos son obesos y el 26’3& tiene sobrepeso. En este grupo de edad, la prevalencia de la obesidad es mayor en varones (15’6%) que en mujeres (12%). Las mayores cifras se detectan en la prepubertad y, en concreto, en el grupo de edad de 6 a 12 años, con una prevalencia del 16%.

Obesidad europea

En comparación con el resto de países de Europa, España se sitúa en una posición intermedia con un porcentaje de adultos obesos del 14’5%, y con una cifra de sobrepeso situada en un 38’5%. Esto quiere decir que uno de cada dos adultos presenta un peso superior al recomendable. Este hecho es más frecuente en mujeres ( 15’7%) que en hombres (13’4%). También se ha observado que la prevalencia de la obesidad crece conforme aumenta la edad de las personas, alcanzando cifras del 21’6% y 33’9% en varones y mujeres de más de 55 años, respectivamente.
Sin embargo, en lo que se refiere a la población infantil, nuestro país presenta una de las cifras más altas, sólo comparable a las de otros países mediterráneos. En los niños españoles de 10 años, la prevalencia de obesidad es sólo superada en Europa por los niños de Italia, Malta y Grecia.
Con respecto al área geográfica, la región noreste de España presenta las cifras más bajas, mientras que la zona sur, y en concreto Murcia, Andalucía y Canarias, sufren las cifras más altas de obesidad. Además, la probabilidad de padecer sobrepeso y obesidad es mayor en la áreas rurales que en las zonas urbanas. También es más frecuente entre la población con un menor nivel socioeconómico y educativo.

Ejercicio físico y deporte

La estrategia NAOS contempla también la necesidad de promover la práctica frecuente de actividad física y deporte en la edad escolar, sobre todo teniendo en cuenta la tendencia creciente al sedentarismo en las actividades lúdicas, donde la práctica de ejercicio se ha sustituido por pasar horas delante de la televisión y el ordenador. De hecho, encuestas recientes indican que el 38% de nuestros jóvenes se declaran sedentarios en sus prácticas de ocio. España es además, uno de los países europeos donde se practica menos deporte. Una de las medidas que se propone en la estrategia NAOS para paliar esta situación, es la ampliación del horario de uso de las instalaciones deportivas escolares con programas de actividades deportivas durante los fines de semana.
Además, se crearán grupos de trabajo en el ámbito autonómico y municipal encaminados a facilitar la creación de espacios en las ciudades para la práctica de actividades físicas; se editarán guías de recomendaciones nutricionales; y se involucrará a deportistas famosos. También se pedirá a los fabricantes de juguetes que colaboren en la promoción de juegos y actividades lúdicas que requieran actividad física.
Otro de los puntos destacados de la estrategia es la creación de un Observatorio de la Obesidad que analizará periódicamente la prevalencia de la obesidad en la población española, especialmente entre jóvenes y niños, y mida los progresos en la prevención de esta enfermedad. Estará compuesto por representantes del Ministerio de Sanidad, Ayuntamientos, sociedades científicas, empresas de alimentación y asociaciones de consumidores.

 

arriba