La escuela católica da un
“voto de confianza” al MEC
Alejando Tiana afirma en la asamblea de EyG que el Ministerio no pretende acabar con la enseñanza concertada
La patronal de los centros católicos va a dar un “voto de confianza” al MEC, tras afirmar el secretario general de Educación que el Departamento no quiere acabar con la enseñanza concertada ni enfrentarla con la pública. También ha prometido mantener los conciertos en la Educación Infantil y garantizar la libertad de elección de las familias.

Madrid.
La Confederación de Centros Educación y Gestión (EyG) ha celebrado recientemente su XVII Asamblea Confederal, que ha reunido en Madrid a más de cien representantes de centros concertados de las distintas comunidades autónomas. Su principal objetivo ha sido debatir sobre la propuesta de reforma planteada por el Ministerio de Educación, para fijar la posición de esta patronal ante la futura norma.
Ha asistido a este foro el secretario general de Educación, Alejando Tiana, quien ha “tranquilizado” a los asistentes al afirmar que no es voluntad del MEC plantear ni reavivar una “guerra escuela pública-escuela concertada”, sino articular “de la mejor manera posible” los principios de libertad de elección y programación, “consciente de la dualidad del sistema educativo”. Y al añadir que “no vean fantasmas donde no los hay. No estamos planteando ninguna estrategia para acabar con la enseñanza privada concertada. Lo que buscamos es dar estabilidad a la existencia de una doble red educativa”.
Ha asegurado igualmente que es un compromiso del Gobierno mantener el régimen de conciertos en Educación Infantil, garantizar la libertad de elección de las familias, mejorar los módulos económicos de los centros, y diferenciarlos de acuerdo con las distintas necesidades y respuestas de los mismos. Por último, ha reconocido el “importante papel” que desempeña la enseñanza privada concertada, a la que ha pedido un esfuerzo para afrontar los problemas “que se crean en el sistema educativo como consecuencia de nuevas realidades” como la inmigración, los cambios de alumnos, las nuevas demandas de la sociedad hacia la escuela, etc.

Igualdad sin privilegios

Los centros católicos van a dar un “voto de confianza” al MEC, según ha manifestado el presidente de EyG, Carlos Díaz, tras escuchar las palabras “honestas” del representante ministerial. “Estamos dispuestos a ceder en todo lo que sea necesario para llegar a acuerdos -ha dicho-, siempre que  éstos no supongan renunciar a la naturaleza propia de los centros concertados. Lo que nosotros planteamos es algo que está aceptado en la Constitución y planteado en leyes orgánicas, y no es otra cosa que la estabilidad de una red educativa en condiciones de igualdad, sin privilegios”.
Carlos Díaz ha afirmado que los centros católicos están dispuestos a recibir “a todos los alumnos”, con los mismos medios que pueda tener la escuela pública, con la condición “lógica e ineludible” de que los niños y los padres que  lleguen a estos colegios respeten su “carácter y estilo de vida confesional”. También ha aprovechado la ocasión para transmitir al secretario general de Educación su inquietud por el papel que tendrá este sector tras la reforma, y para recordarle sus principales reivindicaciones, como una “adecuada” financiación, la gratuidad de la Educación Infantil “como garantía de la libertad de elección”, y la consideración de “la demanda social” a la hora de la planificación escolar.

La FERE pide consenso

Por otra parte, la organización que representa mayoritariamente a los titulares de los centros católicos, FERE-CECA ha celebrado su asamblea anual, que ha aprobado una declaración final en la que insiste que “es imprescindible alcanzar un pacto que termine con los vaivenes a los que los cambios políticos continuos someten al sistema educativo”. Por ello, afirma que seguirá haciendo todo lo posible para “alcanzar un consenso que incluya a todos y que busque el bien de nuestros alumnos, más allá de intereses personalistas o partidistas”.
La asamblea de FERE-CECA también pide que “cesen de una vez por todas las actuaciones de algunas administraciones públicas contra derechos constitucionales, como la libertad de enseñanza”, añade que “el discurso del Ministerio sobre la búsqueda del diálogo debe demostrarse con hechos”, y reitera el compromiso de sus centros para “fomentar la proyección europea, y los valores fundamentales de justicia y solidaridad”. Finalmente, estas dos organizaciones de la escuela católica han decidido avanzar hacia la “unión funcional” entre ambas, con el objetivo de “canalizar y ensamblar sus energías para una acción compartida y cada día más eficaz”. Pero manteniendo cada una su personalidad jurídica propia y fines específicos, por lo que EyG sigue siendo la organización empresarial y FERE-CECA la que agrupa a titulares de los colegios.

 

arriba