El Consejo Escolar del Estado pide suprimir la Religión del currículum
El pleno del máximo órgano consultivo en materia de enseñanza debate la propuesta de reforma
El Consejo Escolar del Estado ha solicitado al Gobierno sacar la religión del currículum y del horario escolar, que no sea evaluable y que no tenga alternativa. También ha pedido la derogación de los acuerdos entre España y la Santa Sede.
En este sentido, el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, ha afirmado que se garantizará el derecho de los padres a que sus hijos estudien Religión en los colegios públicos.
Los representantes del máximo órgano consultivo del Gobierno en materia de educación emitieron un dictamen, que remitirán a la titular del MEC. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. R.C
El Pleno del Consejo Escolar aprobó una enmienda, presentada por el sindicato STEs, donde denuncia que parte del Acuerdo de 1979 suscrito con la Santa Sede es contrario a los derechos de los ciudadanos reconocidos en la Constitución. Este convenio establece que la enseñanza de la religión se imparta en los centros  educativos,  equiparable  a   las   demás

materias, aunque no sea obligatoria para los estudiantes.
En el transcurso del Pleno, los miembros de este órgano consultivo debatieron el documento del MEC sobre la reforma educativa, que le había remitido este Departamento para que emitiera un dictamen. La discrepancia surgió al abordar el capítulo 10, entre los miembros del Consejo Escolar partidarios de que la enseñanza de la Religión debe salir de la escuela pública y quienes apuestan porque sea una asignatura evaluable. En declaraciones a la agencia Efe, Marta Mata, presidenta del Consejo Escolar del Estado, “no ha habido acercamiento y no ha habido forma de llegar a una postura intermedia”. Esta postura consistía en que se ofreciera la posibilidad de estudiar esa asignatura en un horario que no interfiriera con el resto de las clases. Marta Mata, deshizo el empate entre ambos sectores con su voto de calidad. A su juicio, la enmienda aprobada no significa que se pida al Gobierno la derogación del Acuerdo con la Santa Sede, aunque no precisó cómo afectaría a ese pacto su propuesta de sacar la asignatura de Religión de la escuela pública.
En el Pleno del Consejo Escolar del Estado están representados los profesores de la enseñanza pública que ocupan 12 puestos; 8 los docentes de la privada; 12, para los padres de alumnos; 8 son para los estudiantes; 4 están ocupados por personal de administración y servicios; otros 4 para titulares de centros docentes; igual número para los sindicatos y para organizaciones patronales; 8 se reservan para la administración educativa; 4 para universidades; y, por último, personalidades de reconocido prestigio ocupan 9.

Reacciones

En un comunicado, la Confederación Nacional Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos (CONCAPA) “recuerda que no sólo la Constitución y los Acuerdos con la Santa Sede, sino también el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y Libertades Fundamentales y la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE, garantizan el derecho de los padres a elegir el tipo de educación que reciben sus hijos, de la que forma parte esencial el derecho a recibir enseñanza religiosa de carácter confesional”. Esta organización ha remitido una carta a la ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo, solicitando el cese de Marta Mata.
El presidente de FERE-CECA, Manuel de Castro, ha criticado que el Consejo Escolar del Estado, se limite a votar simplemente las propuestas de unos y otros, “no consensuadas”, que no aportan “nada nuevo” y sin debate. En opinión de la Conferencia Episcopal, este órgano consultivo carece de competencias para inmiscuirse en el interpretación de un acuerdo entre Estados.
Por el contrario, los Sindicatos de Trabajadores de la Enseñanzas-Intersindical (STEs) apoya la “completa legitimidad de las decisiones adoptadas en el Consejo Escolar”. En un comunicado, apoya “la actuación de la presidenta del Consejo Escolar del Estado” y la califica de “impecable”.

División de sensibilidades

El secretario general de Educación, Alejandro Tiana, ha manifestado que las votaciones del Consejo Escolar del Estado reflejan la “división de sensibilidades” existentes sobre la asignatura de Religión, pero puntualizó que el Gobierno será “estrictamente respetuoso” con la Constitución, las leyes y el derecho de la familias que demanden enseñanza religiosa para sus hijos.
En este sentido, subrayó que los miembros de la administración pertenecientes al Consejo Escolar del Estado se abstuvieron en la votación de las cuestiones que no incluyera el documento “Una educación de calidad para todos y entre todos”, como la que solicitaba la derogación de los acuerdos con la Santa Sede. Asimismo, explicó que la dificultad de este órgano consultivo para elaborar un dictamen sobre la reforma se debe a que no es “tan frecuente” que analice propuestas no articuladas, sino proyectos de ley.

Esfuerzo de todos

María Jesús San Segundo ha pedido el esfuerzo de todos para alcanzar una solución de convivencia, que combine los derechos de las personas que quieren que sus hijos reciban clases de Religión y los de las familias que no lo desean. La ministra de Educación y Ciencia precisó que el trabajo de las próximas semanas estará encaminado a “encontrar la solución que mejor permita la convivencia”. Durante la reunión mantenida en Bruselas con los ministros europeos de Educación, San Segundo ha declarado a Efe que "lo que estamos teniendo estos días es un reflejo de la diversidad de opiniones que hay en nuestra sociedad acerca de la enseñanza de la religión y el debate educativo que hemos mantenido refleja esa situación que sabemos que ocurre en nuestra sociedad". Asimismo, ha considerado que “está bien que se constaten las diferentes opiniones que hay y la tarea que nos queda para las próximas semanas es encontrar un acuerdo que respete los derechos de todas las personas, de las familias que quieren una enseñanza religiosa para sus hijos y también de los que no lo quieren". Según la ministra, se trata de "una de esas situaciones en las que la sociedad mantiene diferentes posiciones y tiene que encontrar una fórmula de convivencia que respete los derechos de todo el mundo". Por ello confía en que "a la vista de la generosidad en el debate educativo de buscar soluciones y acuerdos" se llegue a una propuesta que todos acepten.
En torno a esta polémica José Luis Rodríguez Zapatero ha afirmado al respecto que el Gobierno garantizará el derecho de los padres a que sus hijos estudien Religión en los colegios públicos, aunque respeta el dictamen del Consejo Escolar del Estado. El presidente del Gobierno manifestó que esta asignatura “no debe ser evaluable”, aunque deba tener su oferta garantizada.

 

arriba