El Gobierno aprueba los reales decretos de Grado y Postgrado que desarrollan el Espacio Europeo de Educación Superior

La estructura de las titulaciones auspiciada por la nueva normativa facilitará la movilidad de estudiantes y titulados

El Consejo de Ministros ha aprobado los reales decretos que regulan la estructura de los estudios universitarios. Esta adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior facilitará la movilidad de estudiantes y titulados. Los más de 40 países que integran ese espacio común tendrán un sistema comparable, estructurado en titulaciones de tres a cuatro años (Grado), Máster y Doctorado (Postgrado). 
La plena implantación del Espacio Europeo
de Educación Superior, objetivo al que se adecua la nueva normativa aprobada por el Gobierno, está prevista para el
año 2010. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
El Consejo de Ministros, en reunión celebrada el pasado viernes 21 de enero, ha aprobado, a propuesta de la Ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo, los Reales Decretos que regulan la estructura de las enseñanzas y los estudios universitarios de Grado y Postgrado. Estas normas, publicadas en el “Boletín Oficial del Estado” número 21, de fecha 25 de enero, desarrollan el Espacio Europeo de Educación Superior en España, y recibieron el pasado mes de octubre la aprobación unánime de las universidades en el seno del Consejo de Coordinación Universitaria.
Tal y como se señala en el preámbulo de los citados reales decretos, el proceso de construcción del Espacio Europeo de Educación Superior, iniciado con la Declaración de Bolonia de 1999, incluye entre sus objetivos la adopción de un sistema flexible de titulaciones, comprensible y comparable, que promueva oportunidades de trabajo para los estudiantes una mayor competitividad internacional del sistema de educación superior europeo.
La citada declaración establece un horizonte temporal para la plena consecución de este espacio hasta el año 2010, y se prevén fases bienales de realización, cada una de las cuales finaliza con una conferencia de ministros responsables de la educación superior, en la que se revisa lo conseguido y se establecen nuevas directrices para el futuro. Hasta la fecha se han llevado a cabo la Conferencia de Praga en el año 2001 y la de Berlín en 2003, y está prevista la celebración de la próxima reunión ministerial en Bergen (Noruega), en el mes de mayo de 2005.
Este nuevo sistema de titulaciones, tal y como se ha reafirmado en la comunicación de la Conferencia de Berlín, ha de basarse en dos niveles nítidamente diferenciados, denominados, respectivamente, Grado y Postgrado, que, en su conjunto se estructuran a su vez en tres ciclos.

Nuevo sistema de titulaciones

El primer nivel, o de Grado, comprende las enseñanzas universitarias de primer ciclo y tiene como objetivo lograr la capacitación de los estudiantes para integrarse directamente en el ámbito laboral europeo con una cualificación profesional apropiada.
El segundo nivel, comprensivo de las enseñanzas de Postgrado, integra el segundo ciclo de estudios, dedicado a la formación avanzada y conducente a la obtención del título de Máster, y el tercer ciclo, conducente a la obtención del título de Doctor, que representa el nivel más elevado en la educación superior.
Toda Europa se encuentra inmersa en este ambicioso plan, conocido también como Proceso de Bolonia, al que se han incorporado más de cuarenta países. Incluye entre sus objetivos la adopción de un sistema de titulaciones fácilmente comprensible y comparable que aumenta la transparencia y facilita la movilidad de estudiantes (entre centros educativos) y de titulados (en el mercado de trabajo). Una de sus metas es convertir el sistema europeo de educación superior en un polo de atracción para los estudiantes y profesores de todo el mundo.
La nueva dimensión europea de la enseñanza superior supondrá que todos los países tendrán un sistema comparable, estructurado en titulaciones de Grado (de tres a cuatro años), Master y Doctorado. 

Sistema de créditos

Las enseñanzas se estructurarán a través de un sistema de créditos ECTS (sistema de transferencia de créditos europeos) que facilitará el reconocimiento de estudios y títulos realizados en diversos centros o en varios países. Este nuevo diseño de los estudios superiores permitirá a los estudiantes construir con mayor flexibilidad su propio currículo.
Tras la publicación de los reales decretos, el Consejo de Coordinación Universitaria (integrado por todas las universidades y los responsables de educación superior de las Comunidades Autónomas) propondrá la lista de las nuevas titulaciones de Grado, que tendrá que ser revisada y autorizada por el Ministerio de Educación y Ciencia. Se espera que este trámite esté listo a mediados de año. A partir de ese momento, se iniciará el proceso de elaboración de las directrices propias de cada título, que finalizará en octubre de 2007.
A partir de la promulgación de las directrices propias de cada título, las universidades elaborarán los correspondientes planes de estudios que deberán ser aprobados por sus respectivas comunidades autónomas y homologados por el Consejo de Coordinación Universitaria. Simultáneamente, las universidades podrán proponer nuevos estudios de postgrado.
El establecimiento de los nuevos títulos no habrá de suponer merma alguna en la consideración de aquellos a los que sustituyan y su implantación será, en todo caso, plenamente respetuosa con la totalidad de los derechos académicos y profesionales de que vengan disfrutando los titulados conforme a la anterior ordenación. Así, el Gobierno, a lo largo del proceso de creación de cada uno de los nuevos títulos, concretará en la correspondiente norma, las equivalencias que en cada caso pudieran corresponder respecto de los anteriores.

Planificación estratégica

Por la propia naturaleza de los preceptos de los dos Reales Decretos, su alcance es meramente organizativo, por lo que no suponen incremento alguno de gasto público. No obstante, es intención del Gobierno apoyar a las universidades en el desarrollo de los nuevos estudios, en colaboración con las CCAA. Para ello, y entre otras iniciativas, los presupuestos de 2005 incluyen una dotación de 6,6 millones de euros para un nuevo programa de planificación estratégica y puesta en marcha de acciones para la adaptación de las universidades al Proceso de Bolonia.
Este nuevo diseño de los estudios superiores permitirá a los estudiantes "construir con mayor flexibilidad su propio currículo", según asegura el Gobierno en un comunicado referente a la nueva normativa aprobada, en el que  se añade que "la mayor autonomía de las Universidades en la organización y establecimiento de sus enseñanzas impulsará sus políticas estratégicas y la cooperación con otras instituciones".
"Estas normas son interesantes por el momento en que nos encontramos de integración europea y a unos días de someter a referéndum la Constitución Europea", según ha destacó la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en la conferencia de prensa posterior al Consejo.
Suponen, ha asegurado la vicepresidenta, "un impulso muy importante a la dimensión internacional de los estudios universitarios en España, que permitirá a nuestros estudiantes construir con más flexibilidad y con más ambición y más perspectivas su propio currículum y por tanto su futuro".
El proceso de Bolonia incluye entre sus objetivos un sistema de titulaciones fácilmente comprensible y comparable, que aumenta la transparencia y facilita la movilidad de estudiantes (entre centros educativos) y de titulados (en el mercado de trabajo).
Una de sus metas es convertir el sistema europeo de educación superior en un polo de atracción para los estudiantes y profesores de todo el mundo.

Favorable acogida por los rectores

Por otra parte, el presidente del Grupo de Trabajo para el Espacio Europeo de Educación Superior de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) y rector de la Universidad de Vigo, Domingo Docampo, celebró la aprobación de los reales decretos que diseñan la estructura y regulación de enseñanzas y estudios universitarios “porque supondrá lanzar, con vitalidad, el Proceso de Bolonia”.
Según informa Europa Press, Docampo, tras señalar que los últimos debates y cambios de los responsables universitarios se centraron únicamente en “matizaciones”, resaltó que, en su opinión, “será fácil recuperar el tiempo perdido durante el parón producido por el cambio de Gobierno”, y puntualizó al respecto que “este paréntesis ha servido para realizar una segunda reflexión sobre los contenidos de los reales decretos que llevó al consenso y a enriquecer los textos”.
El rector de la Universidad de Vigo afirmó asimismo que se trata de una reforma “acogida con buena voluntad por toda la comunidad universitaria”, tal y como se puso de manifiesto en la reunión del Consejo de Coordinación Universitaria celebrada en Jerez de la Frontera (Cádiz) el pasado mes de octubre, en la que las Comisiones Académica y de Coordinación del citado organismo aprobaron casi por unanimidad los proyectos de decretos ahora aprobados.

 

arriba