En esta sección se publicarán las cartas dirigidas por correo o vía electrónica. El tema será libre y no deberá superar las 30 líneas. COMUNIDAD ESCOLAR se reserva todos los derechos para seleccionar, extractar y publicar las cartas recibidas. Para colaborar es necesario enviar nombre y dos apellidos y el DNI, datos que se mantendrán en absoluta reserva
comunidad.escolar@educ.mec.es

 
     
   

SMS para acabar con la picaresca

De todos es conocida la legendaria picaresca que desarrollan algunos estudiantes, para evitar que unas malas notas lleguen a sus padres. Desde “se habrán extraviado en el correo”, hasta “me las han robado en el metro”, pasando directamente por la falsificación, creatividad e imaginación se conjugan para articular unas excusas, que tienen apariencia de lógicas.
No obstante, las nuevas tecnologías han venido a remediar este vacío de comunicación entre el centro y las familias. Un instituto de Secundaria de Badajoz ha puesto en marcha un programa informático, que facilita al profesorado el contacto con los padres. A través de mensajes a móviles, se les informa de las calificaciones y las faltas de asistencia de los alumnos.
El proceso comienza en clase, donde se pasa lista y las ausencias quedan reflejadas en el sistema informático, de igual modo se procede con las notas. La frecuencia de emisión es cada quince días, pero si ocurre un incidente o avería importantes, que obliga al cierre del centro, la transmisión es inmediata.
Según los responsables de esta novedosa iniciativa, la idea inicial era diseñar una página web para contactar con los padres, pero decidieron que el sistema de SMS era más útil y rápido. Mientras que los profesores y los padres de este centro pacense están encantados con el sistema de comunicación, algunos estudiantes no han acogido este proyecto de forma positiva, como era de esperar.

María José López Islas
Haro(La Rioja). 

 
     
   

Asignatura pendiente

El Informe Pisa 2003 ha vuelto a poner de manifiesto que la educación sigue siendo una asignatura pendiente en nuestro país. En primer lugar porque nos coloca a la cola de la OCDE en cuanto al gasto público en educación, después de más de dos décadas de debate y reivindicaciones por parte de sindicatos y de organizaciones progresistas, que vienen reclamando que los presupuestos destinados a enseñanza se sitúen en el 6% del Producto Interior Bruto; antes que eso, durante los ocho años de Gobierno de los populares, la inversión en educación, en lugar de crecer, ha descendido porcentualmente. El gasto ha decrecido en estos últimos del 4,9% al 4,4% del PIB, muy lejos de la media de la Unión Europea.
El mismo informe nos lleva también al pelotón de los torpes en cuanto a rendimiento en ciencias, matemáticas o comprensión lectora. Pero esto no es nuevo, ya que en el anterior estudio, de 1997, tampoco hubo resultados positivos y no se adoptaron las medidas correctoras adecuadas, lo que significa que la educación en este país es considerada como un elemento secundario. Y ello se demuestra continuamente: cuando los medios informativos se hacen eco de estudios educativos de carácter internacional, España siempre sale malparada, bien sea por el elevados índices de fracaso escolar, por el escaso porcentaje de población titulada, por el rendimiento académico, la falta de inversiones o el bajo salarios de los docentes.
Ya es hora de que la escuela pase a un primer plano; y no tanto por los conflictos y los enfrentamientos entre unos sectores y otros, sino porque exista un proyecto común, asumido por todos, con la financiación adecuada y el compromiso de situarse al margen de los avatares políticos.

Javier Gómez
Madrid

 
       
arriba