El MEC presenta su propuesta de reforma de la LOU, que pretende aprobar antes de que acabe 2005

San Segundo anuncia en el pleno del CCU modificaciones relativas al acceso a la Universidad y a la selección del profesorado

La ministra de Educación, María Jesús San Segundo, anunció su intención de abordar la reforma de la LOU en el primer trimestre de 2005, para aprobarla antes de fin de año, en lo que se refiere a las pruebas de acceso a la universidad, la selección del profesorado y la recuperación de la autonomía universitaria. En la reunión del pleno del Consejo de Coordinación Universitaria, celebrado en Valencia, San Segundo afirmó que se modificará el artículo 42 de la LOU “para garantizar que una única prueba tenga validez para entrar a la Universidad”. 
La ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo, durante la celebración del Pleno del Consejo de Coordinación Universitaria en el que anunció su propuesta de reforma de la LOU. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
La ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo, anunció al pleno del Consejo de Coordinación Universitaria (CCU), en reunión celebrada en el Paraninfo de la Universidad de Valencia el pasado 16 de diciembre, que el Gobierno modificará la Ley Orgánica de Universidades (LOU) para garantizar una prueba de acceso a la Universidad “única”, que será fruto de un trabajo conjunto entre responsables de Educación Secundaria y las universidades.
En rueda de prensa posterior al pleno del CCU, la ministra explicó que, de esta manera, se modificará el artículo 42 de la LOU, y adelantó que ya ha iniciado sus trabajo una comisión mixta entre Secundaria y universidades que formulará una propuesta de regulación de la prueba de acceso. Según manifestó San Segundo, “se piensa en una prueba nueva, en la que se valorará más el conocimiento de idiomas y en la que podrá haber diferentes ponderaciones de los bloques de materias, según el tipo de estudio al que se quiera acceder”, si bien precisó al respecto que este modelo se someterá al estudio del CCU y de la Conferencia Sectorial de Educación.
Respecto al proceso de adaptación del sistema universitario español al Espacio Europeo de Educación Superior, la ministra informó a los rectores de las universidades españolas y a los responsables de Universidad de las Comunidades Autónomas que los reales decretos de estudios de Grado y Postgrado están “en su última fase”, y agregó que las subcomisiones del CCU iniciarán los trabajos relativos al nuevo mapa de titulaciones de Grado, en un intento por “modernizar los planes de estudios y adecuarlos a las demandas del mercado de trabajo”.
Entre los cambios que la convergencia europea implicará, la responsable de Educación destacó que los créditos universitarios se medirán “por las horas de trabajo que un estudiante debe invertir para conseguir los objetivos fijados”. El objetivo de esta reforma es, según precisó San Segundo, “lograr una enseñanza más “transparente y homologables en Europa, lo que facilitará la movilidad de los estudiantes”.
La ministra asumió buena parte de las reivindicaciones realizadas esta mañana por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) y, de este modo, anunció la puesta en marcha de una comisión de financiación, ya constituida, que establecerá un modelo de financiación universitario que el Ministerio propondrá incluir con prioridad en la agenda de discusión entre el Gobierno y las Comunidades Autónomas.
El presidente de CRUE, Juan Vázquez, había expresado con anterioridad la reclamación de “un pacto de Estado por la financiación del sistema educativo y científico”, consensuado entre el Gobierno central, las Comunidades Autónomas y las universidades.

Refuerzo de la investigación

La ministra de Educación, en la reunión del Pleno del CCU, se comprometió también con la investigación universitaria y anunció que pretende llegar a acuerdos con las Comunidades Autónomas e instituciones para que incrementen la oferta de plazas con investigadores que tendrán contratos permanentes.
San Segundo explicó que “el objetivo del Gobierno es que a lo largo de 2005 el Parlamento apruebe la reforma de la LOU, que pretende reforzar la autonomía universitaria, por lo que se suprimirán aspectos regulados por la actual normativa, como el método de elección de rectores”.
Otra de las reivindicaciones de los rectores españoles asumida por el Gobierno será la forma de acceso del profesorado a la Universidad. A este respecto, la ministra anunció que se “sustituirá la prueba de habilitación, que se ha demostrado ineficaz, por un modelo de acreditación con criterios públicos y conocidos”, y resaltó que tal medida “será fundamental para hacer más atractiva la carrera docente investigadora para los jóvenes”. San Segundo añadió que se prorrogará la situación transitoria de los profesores contratados hasta 2008, y, tras anunciar asimismo que el CCU será sometido a una modificación para “hacerlo más ágil y eficiente”, valoró la “buena sintonía” existente entre los rectores y el equipo ministerial.
Por su parte, Juan Vázquez, presidente de la CRUE, se mostró satisfecho por los compromisos anunciados por la ministra, si bien manifestó que “falta ver la letra pequeña y el desarrollo futuro de las propuestas ministeriales”. Vázquez afirmó que “en los principios estamos de acuerdo, pero esperamos financiación y no sólo una comisión de financiación”.

Reuniones de las Comisiones Académica y de Coordinación

El Consejo de Coordinación Universitaria, máximo órgano consultivo y de coordinación del sistema universitario, se reunió el miércoles 15 de diciembre en Comisión Académica y en Comisión de Coordinación, un día antes de la celebración del pleno, para debatir diversas cuestiones de política universitaria a desarrollar en los próximos meses. El pleno del CCU está formado por los rectores de las universidades españolas, los responsables de la enseñanza universitaria en los Consejos de Gobierno de las Comunidades Autónomas y 21 miembros designados por el Congreso, el Senado y el Gobierno entre personalidades de reconocido prestigio en el ámbito académico, social y cultural.
La Comisión Académica y la Comisión de Coordinación estuvieron presididas por el secretario de Estado de Universidades e Investigación, Salvador Ordóñez, y a las reuniones de ambas, celebradas en la Universidad Politécnica de Valencia, asistió el secretario general de Política Científica y Tecnológica, Salvador Barberá. En las reuniones se debatió el procedimiento a seguir para establecer el nuevo Catálogo de Títulos Oficiales, y las directrices generales de cada título, una vez queden aprobados los Decretos de Grado y Postgrado por los que se establece la nueva estructura de las enseñanzas universitarias adaptadas al Espacio Europeo de Educación Superior, y se abordaron, entre otras cuestiones, los criterios para el establecimiento de la oferta de plazas de nuevo acceso en las universidades públicas en el curso 2005-2006, y los parámetros de calidad que se van a aplicar en las nuevas enseñanzas.
La Comisión Académica, está constituida por los rectores de las universidades españolas y por vocales elegidos entre los miembros del Consejo designados por el Congreso, el Senado y el Gobierno. La Comisión de Coordinación la forman los máximos responsables de la enseñanza universitaria en las Comunidades Autónomas y varios vocales elegidos de la misma forma que en el caso de la Comisión Académica.

Decretos sobre el Espacio Europeo de Educación Superior

Por otra parte, el Consejo de Ministros, en reunión celebrada el pasado 3 de diciembre, ha analizado los dos proyectos de Real Decreto que desarrollan el Espacio Europeo de Educación Superior en España. En concreto, el informe abordado establece la forma en la que se estructurarán las enseñanzas universitarias, mediante los Reales Decretos de Grado y Postgrado, para que nuestro país contribuya a la construcción del Espacio Europeo de Educación Superior.
Toda Europa se encuentra inmersa en este ambicioso plan, conocido también como proceso de Bolonia, al que se han incorporado más de 40 países. Este proceso incluye entre sus objetivos la adopción de un sistema de titulaciones, fácilmente comprensible y comparable que aumente la transparencia y facilite la movilidad de estudiantes (entre centros educativos) y de titulados (en el mercado de trabajo). Con este proceso se pretende convertir el sistema europeo de Educación Superior en un polo de atracción para los estudiantes y profesores de todo el mundo.
Esta nueva dimensión europea de la Enseñanza Superior supondrá que todos los países tendrán un sistema comparable, estructurado en titulaciones de Grado (de tres a cuatro años), masters oficiales y doctorado.
El primer nivel, o de Grado, comprende las enseñanzas universitarias de primer ciclo y tiene como objetivo lograr la capacitación de los estudiantes para integrarse directamente en el ámbito laboral europeo con una cualificación profesional apropiada. El segundo nivel, relativo a las enseñanzas de Postgrado, integra el segundo ciclo de estudios, dedicado a la formación avanzada y conducente a la obtención del título de Master y el tercer ciclo, conducente a la obtención del título de Doctor que representa el nivel más elevado en la educación superior.
Asimismo, las enseñanzas se estructurarán con un sistema de créditos ECTS (Sistema de Transferencia de Créditos Europeos) que facilite la comparación de estudios y títulos realizados en diversos centros o en varios países. El sistema de créditos y el suplemento al título dan transparencia y comparabilidad al mapa de titulaciones que se ofrece en diversos países y centros educativos.
El Espacio Europeo de Educación Superior, junto con el Espacio Europeo de Investigación, potenciará la movilidad de estudiantes, profesores e investigadores. También se está incrementando la cooperación europea en procedimientos y criterios de evaluación para garantizar la calidad de la educación superior. Se logrará así elevar la confianza en las titulaciones que se imparten y los conocimientos y capacidades que generan las universidades europeas.
La nueva definición de la educación superior gira en torno al aprendizaje del estudiante que se convierte en el centro del proceso de enseñanza. Los nuevos títulos deben especificar claramente no sólo los conocimientos sino las aptitudes y destrezas que configuran los objetivos formativos de un plan de estudios.
Los presupuestos para 2005 incluyen en estos momentos una dotación de 6,6 millones de euros para un nuevo programa de planificación estratégica de la adaptación de las universidades al proceso de Bolonia. Asimismo, la convocatoria de estudios y análisis primará los proyectos relacionados con la construcción de los Espacios Europeos de Educación Superior y de Investigación. Por otra parte, la ANECA va a dedicar 2,4 millones de euros a convocatorias de apoyo a las actividades de evaluación y de mejora del proceso de enseñanza-aprendizaje.

 

arriba