La CONCAPA pide un “Pacto
de defensa de la familia”
El Congreso de los padres católicos demanda una mayor colaboración entre escuela y familia
Los padres católicos piden un pacto para defender a la familia tradicional “como realidad diferenciada de otro tipo de uniones”, según las conclusiones de su reciente Congreso. También quieren más ayudas para el cuidado de los hijos, y proponen una colaboración más estrecha entre la escuela y la familia para mejorar la formación de los niños.
La CONCAPA cree que los padres deben involucrarse más en la educación de sus hijos, deben tener más presencia los centros, y deben recibir más ayudas de los poderes públi- cos. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
La Confederación Católica Nacional de Padres de Alumnos y Padres de Familia (CONCAPA) ha celebrado en Santiago de Compostela su XVI Congreso, que ha coincidido con el 75 aniversario de esta organización y que se ha centrado en el lema “Escuela y familia caminan juntas”. Porque como ha manifestado su presidente, Luis Carbonell, durante la apertura de este encuentro, “es preciso buscar fórmulas de colaboración más estrechas que redunden en una mejor formación para nuestros hijos, especialmente en unos momentos en que las creencias y valores que defendemos están siendo cuestionados”.
Por ello ha añadido que “concienciar a las familias para que participen más y se involucren en los procesos de aprendizaje de sus hijos, es una de las medidas que pueden ayudar eficazmente a paliar las malas cifras sobre fracaso escolar”. Y ha animado a los padres a reflexionar sobre “qué es lo que estamos haciendo mal cuando las estadísticas muestran que aumenta el consumo de drogas o la violencia juvenil”.
También ha participado en la inauguración del Congreso la directora general de Cooperación Territorial e Inspección del MEC, María Antonia Ozcariz, quien ha reclamado “un esfuerzo compartido” entre alumnos, profesores, padres, responsables de los centros docentes, administradores y el conjunto de la sociedad, “para conseguir el objetivo común de una escuela de calidad”. Y ha recordado que la sociedad pide a todos los responsables de diseñar la política educativa “que desde nuestras legítimas diferencias trabajemos por un pacto, que permita fijar las características básicas del sistema escolar, y que éste no quede al albur de los cambios políticos”.

Responsabilidades

Por su parte, el consejero de Educación de la Xunta de Galicia, Celso Currás, ha afirmado que los padres delegan en exceso su propia responsabilidad en la institución escolar, ha advertido que “lo que no se exige en casa no se puede exigir en la escuela”, y ha afirmado que “el ambiente familiar influye más en el rendimiento de los estudiantes que la propia inversión en educación”.
Los 350 participantes en este Congreso han aprobado unas conclusiones, en las que reclaman “un Pacto de Defensa de la Familia (padre, madre e hijos) como realidad diferenciada de otro tipo de uniones, que asegure su tratamiento equitativo en todo el país”. También pide para ella “una mayor ayuda económica, técnica y jurídica” que permita a los padres “tener los hijos que deseen” y que cualquiera de los cónyuges pueda permanecer en el hogar al cuidado de los hijos”.

Escuela plural

La CONCAPA defiende “una escuela plural como garantía de libertad y calidad para la sociedad española, frente a la pretensión discriminatoria de algunos poderes públicos que pretenden una escuela única, laica y neutra que resulta empobrecedora”. Exige a los poderes públicos “una mayor representatividad y presencia de los padres en los consejos escolares de centro, autonómicos y del Estado”, medidas para “potenciar” el asociacionismo estudiantil y familiar, y respeto para “la libertad de elección de centro y del tipo de educación que los padres desean para sus hijos”.
Por último, los padres católicos reclaman “el coste real del puesto escolar en todos los centros financiados con fondos públicos”. Y que la futura reforma educativa “tenga en cuenta la opinión de los padres”, y contemple una asignatura de Religión “equiparable con las demás, la promoción del esfuerzo, y la inclusión de una prueba de homologación de estudios al finalizar la Educación Secundaria”.

 

arriba