Diversidad de alumnos,
diversidad de soluciones

Un seminario celebrado en Zaragoza destaca que el principio de flexibilidad presida las soluciones educativas, conforme a la propuesta de reforma del MEC

Para la atención a la diversidad del alumnado, el MEC propone un modelo flexible en su documento Una educación de calidad para todos y entre todos, que incluiría adaptación del currículo, desdoble de grupos, materias optativas y programas de diversificación curricular desde 3º de la ESO.
Los expertos valoran positivamente el enriquecimiento cultural que supone la presencia de escolares extranjeros en nuestras aulas. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. ROSAURA CALLEJA
El documento Una educación de calidad para todos y entre todos, que ha elaborado el Ministerio de Educación y Ciencia, aborda las actuaciones para atender a la diversidad del alumnado. Según especifica en uno de sus capítulos, estas actuaciones se desarrollarán en los cuatro cursos de la ESO, con objeto de configurar opciones y programas educativos flexibles y diversificados. En todos, se podrá recurrir a la adaptación del currículo para los alumnos que lo necesiten, a la división o desdoble de los grupos en matemáticas y lengua extranjera, y a la oferta de materias optativas, en la que se incluirá una segunda lengua extranjera.
Según se desprende del documento, a partir de tercero de ESO se organizarán las materias comunes y optativas, de modo que la oferta de materias y la posibilidad de elegir entre ellas configure un modelo flexible, que permita atender adecuadamente a la pluralidad de necesidades, aptitudes e intereses de los alumnos y garantizar que puedan alcanzar los objetivos de la etapa. La oferta incluirá dos opciones alternativas en matemáticas y primera lengua extranjera.

Diversificación curricular

Mientras que en tercero y cuarto se ofrecerán programas de diversificación curricular para los alumnos con mayores dificultades de aprendizaje. La incorporación de los alumnos a las diferentes opciones deberá contar con los informes pedagógicos pertinentes y, en su caso, con la aprobación de las familias.
Por su parte, las administraciones educativas podrán articular medidas de refuerzo complementarias a las anteriores, como programas de tutoría por pares y de mentores, así como otras iniciativas de innovación y experimentación que propicien nuevas vías de atención a la diversidad.
Los estudiantes entre 16 y 21 años, que no hayan alcanzado los objetivos básicos de la escolaridad obligatoria, ni la titulación correspondiente podrán seguir programas de iniciación profesional, que conducirán a una cualificación profesional de primer nivel, así como obtener el título de grado en educación secundaria, mediante la realización simultánea o sucesiva de unas pasarelas formativas. En la oferta de estos programas intervendrán los centros, los ayuntamientos, las asociaciones profesionales y las ONG’s, supervisados por las administraciones educativas.

Iniciación profesional

La Ley Orgánica de Calidad de la Educación (LOCE) establecía estos programas de iniciación profesional, para alumnos a partir de los 15 años. Para la titular del MEC, “antes de que un alumno abandone la educación obligatoria, tienen que haberse dado todos los esfuerzos posibles, por parte de los centros educativos”. A juicio de María Jesús San Segundo, “todo el mundo merece la oportunidad de que se le ofrezcan medidas hasta los 16 años”. En esta línea, la titular del MEC ha manifestado que el hecho de que se trate de una medida reversible y de que el alumno pueda obtener el título de Secundaria Obligatoria ha demostrado en el Reino Unido, donde ya se desarrollan estos programas, que se puede “recuperar” a muchos alumnos que ya habían abandonado el sistema educativo.
En opinión de Alejandro Tiana, secretario general de Educación, la LOCE recogía aspectos como los Programas de Iniciación Profesional, que “tienen cosas positivas frente a la Garantía Social, pero los itinerarios planteaban más problemas”.
Por otra parte, los jóvenes con problemas emocionales y de conducta, considerados como “alumnos con necesidades educativas especiales” recibirán un tratamiento personalizado, para desarrollar sus capacidades y evitar su exclusión social.

Alumnado extranjero

El pasado año 2003-04, 389.726 estudiantes extranjeros cursaban niveles no universitarios y, en palabras de la ministra, para el presente 2004-05 se espera que la matriculación alcance el medio millón. Si en Preescolar e Infantil era de 78.349 niños, la tasa más elevada se producía en Primaria con 172.888 alumnos. Mientras que en Educación Especial estaban matriculados 1.436 niños, el número de estudiantes que cursaban ESO era de 108.298. En Bachillerato y Formación Profesional la tasa de matrícula era similar, de 15.388 a 13.367, respectivamente.
Entre las propuestas para el debate, se plantea que para la escolarización de inmigrantes, por primera vez en un centro, se valorarán sus conocimientos e historial académico. Los centros sostenidos con fondos públicos que escolaricen a inmigrantes con dificultades de integración dispondrán de los medios para favorecer su incorporación a las opciones curriculares y organizativas.

Observatorio intercultural

El documento del MEC “Datos y cifras del curso escolar 2004-05” especifica que Madrid y las Islas Baleares escolarizan a un mayor número de extranjeros, un 10%, seguidas por La Rioja, Navarra, Murcia, Comunidad Valenciana y Cataluña con más de un 7%. En el extremo opuesto se sitúan Galicia y Extremadura con un porcentaje  que no alcanza el 2%.
Para conocer la distribución de los alumnos extranjeros por nacionalidades, en el pasado curso 2003-04, el MEC revela que más del 50% procedían de América del Sur y Central, seguidos de Europa con un 25% y Africa con casi un 19%. Mientras que los alumnos asiáticos y de Oceanía sólo representan un 4,4% y los norteamericanos, un 1%.
En relación con este apartado, la propuesta de debate señala también que el Ministerio de Educación y Ciencia, en colaboración con las comunidades autónomas, pondrá en marcha un Observatorio para el seguimiento de la educación intercultural.
Especialmente dirigidas a colectivos que presentan problemas de rechazo escolar, las administraciones educativas arbitrarán actuaciones para una mejor aceptación de los centros y de la enseñanza. Asimismo, el MEC establecerá un programa experimental en zonas y centros de atención preferente, susceptible de evaluación para valorar sus resultados.
La ministra ha subrayado que estas medidas son tan sólo propuestas del Gobierno y que están abiertas al debate en los diversos foros y conferencias que organiza su Departamento, además de la página web: debateeducativo.mec.es, donde pueden participar padres, profesores y alumnos.

Seminario en Zaragoza

Paralelamente a ello, la Universidad de Zaragoza ha acogido el primer seminario del debate sobre el futuro del sistema educativo, organizado por el MEC en colaboración con la Consejería de Educación, Cultura y Deportes de Aragón. El epígrafe “Atención a la diversidad en la Enseñanza Obligatoria” constituía el eje central de estas jornadas, en las que han intervenido representantes del MEC y de Comunidades Autónomas, junto con expertos de diferentes universidades y centros educativos.
Los asistentes al seminario han destacado la importancia de que el principio de flexibilidad presida las soluciones que se adopten en materia educativa, además de proponer que la atención a la diversidad se ponga en marcha ya desde la educación infantil y primaria. Éstas y otras aportaciones han recibido un amplio respaldo por parte de los asistentes al seminario.
Tanto los delegados de las 17 Comunidades Autónomas como los representantess del MEC han subrayado la importancia de que exista una estrecha colaboración entre todas las CC.AA. para abordar las medidas que requiere una educación de calidad.  El debate sobre la “Atención a la diversidad en la enseñanza obligatoria” se ha estructurado en cuatro sesiones de trabajo: “La atención al alumnado inmigrante”; “La atención a la diversidad en primaria y secundaria”. “Medidas curriculares y organizativas de atención a la   diversidad en 3º y 4º de la educación secundaria obligatoria”; “Aspectos organizativos de la atención a la diversidad” y “Medidas para prevenir el rechazo escolar y evitar la exclusión social”. Han actuado como ponentes Carlos Gómez, Cesar Coll, José Gimeno y Consuelo Vélaz de Medrano. Las sesiones se completaron con una mesa redonda en la que directores de institutos de educación secundaria han aportado sus experiencias concretas en relación con la atención a la diversidad de los alumnos en sus respectivos centros.
Ha habido coincidencia general en la necesidad de tener presente las diferentes características y situaciones de los alumnos a la hora de diseñar el currículo, la organización y los ritmos y tiempos de aprendizaje. También se ha insistido en la idea de que no hay soluciones únicas y universales, sino que las situaciones diversas exigen un conjunto de diferentes medidas entre las cuales los centros deben adoptar las más adecuadas a su realidad.
Por otro lado los participantes se han mostrado partidarios de aplicar la atención a la diversidad desde la educación infantil y primaria, etapas en las que el alumno accede a los aprendizajes básicos y da sus primeros pasos en los procesos de socialización. Se ha subrayado también la importancia de fomentar planes locales de intervención. Buena parte de los problemas que se reflejan en la escuela tienen su origen en el entorno social y familiar de los alumnos. Las soluciones no pueden ser, por tanto, exclusivamente escolares, sino que deben contar con los especialistas necesarios para la definición y puesta en marcha de actuaciones conjuntas.
Por último, ha habido un elevado acuerdo en que el conjunto de propuestas destinadas a mejorar el sistema educativo, deben orientarse a dotar al sistema de la necesaria estabilidad que permita dar respuestas a los problemas actuales y abordar dificultades futuras.

 

arriba