Un fin de curso desde el escenario
Esta sección está abierta a todos aquellos profesores que realizan trabajos de innovación en el aula, unidades didácticas, proyectos interdisciplinares o que pongan en marcha nuevos métodos de aprendizaje en clase. Los textos, de una extensión máxima de tres folios, deben llegar en disquete a COMUNIDAD ESCOLAR (Alcalá, 34. 6ª planta. 28071 Madrid), o a nuestra dirección de correo electrónico.

Los alumnos de Educación de Adultos de Guadix despiden el año académico con una representación teatral y un recital poético en el Teatro Mira de Amescua

En Educación de Adultos de Guadix, (Granada), con motivo de la celebración de la clausura del curso 2003-2004, prepararon, montaron y realizaron un acto público, compuesto por una parte teatral, con la obra “Chiquita Bonita”, de los hermanos Quintero, y un recital de poesía y copla, “Fantasía poética”, con poemas de amor del poeta español Rafael de León.

En el Teatro Mira de Amescua, de Guadix, todos hemos quedado impactados, alumnos, actores y espectadores, por la actuación de este grupo de alumnos y por la reacción del alumnado espectador ante la presentación de este espectáculo lleno de poesía, música y copla, que cuidadosamente he tratado de diseñar y realizar para toda la  Educación  de Adultos. Haciendo  uso  del  privilegio de

La representación
teatral de los alumnos de Educación de Adultos despertó el entusiasmo de los asistentes, que obligaron a saludar repetidamente
a cuantos intervinieron en el espectáculo.

estar terminando Bellas Artes, traté de realizar una puesta en escena plena de vida y de colores rojos, naranjas y sienas, materializada en el escenario por un increíble grupo de alumnos, que se ha movido a un nivel profesional.
El recital surge ante la idea de preparar un acto para fin de curso. La preparación del mismo se la planteé al alumnado no como un fin en sí mismo, sino como un medio para iniciar una actividad permanente que nos sirviese como vehículo para conseguir otros muchos objetivos más cercanos a su persona, como el de descubrir y potenciar nuestras aptitudes artísticas en el campo de la escena y a entusiasmarnos con ellas, y el acercarnos al teatro no sólo como un medio lúdico, sino también como un medio de transmisión del conocimiento, así como el acercamiento y conocimiento de nuestro inmortal Rafael de León, y con ello a su poesía y a la copla, y verla como una historia escrita en verso, como un poema hecho canción.
Otros objetivos planteados con el desarrollo de esta iniciativa eran comenzar a desarrollar valores como la puntualidad, la responsabilidad, el compañerismo, la actuación y trabajo en grupo, el alza de la autoestima, etc., y descubrir y experimentar el aprendizaje como algo ameno, variado, y divertido.

Documentación

Una vez puestos en marcha, y con las ideas claras sobre lo que íbamos a hacer, para qué lo hacíamos y cómo lo íbamos a realizar, iniciamos esta apasionante andadura dando al alumnado las orientaciones e instrumentos necesarios para recabar información sobre Rafael de León, su época, su vida, su obra, su estilo, el amor en su poesía y su enorme popularidad, contactando y remitiéndonos para ello a Bibliotecas, Departamentos de Literatura, Revistas, enciclopedias, Internet...
Nos documentamos sobre la copla y su personalidad en España, reflejo de una mentalidad y de una época, y sobre su presencia en la poesía. Así, localizamos, nos documentamos y leímos en grupo la obra poética de Rafael de León, seleccionando entre todos un grupo de poemas representativos de su producción, que el alumnado participante eligió, se repartió y memorizó. Cada poema, su dicción e interpretación lo fuimos preparando en grupos, en los que un alumno hace de narrador y otros cada uno de los personajes. Como ejemplo representativo podemos mencionar el “Romance de la Niña y el Marinero”:

Narrador 1: “Cuando abría la ventana, se alborotaba la calle”.
Madre: “No salgas, niña, no salgas”.
Narrador 2: “Refunfuñaba la madre”.
Narrador 1: “y ella, voz de luna y nardo”.
Niña: “Déjame, madre del alma, que me dé el aire”.
Narrador 2: “Y el aire, galán de rejas, le acariciaba el semblante”.
Narrador 1: “Poniendo sobre sus ojos todo el oro de la tarde”.

Con esta experiencia, aprendemos las pautas de la Dicción Poética que aplicamos en la recitación-escenificación de cada poema a recitar, y localizamos las coplas que más han llamado nuestra atención, explicando el porqué, localizando el tema, el argumento y las figuras estilísticas de las mismas, tomando conciencia de su contenido poético.

Diseño y organización

Otro aspecto a resaltar es la concienciación de la importancia que tienen diferentes elementos, como la programación, orden y alternancia de poemas y coplas a presentar; el diseño de vestuario y su colorido; la localización de la música-orquesta, su grabación; el diseño y realización del cartel y programa de mano; el contacto con los medios de comunicación, y la realización y proyección de una obra artística, en su armonía y en su belleza.
Para el acto se facilitó al alumnado espectador una serie de guías: una guía didáctica, con la orientación sobre su participación como espectadores e información sobre el acto: organizadores, patrocinadores, contenido, participantes, fecha, hora y lugar de la presentación; una guía de trabajo, anterior al acto, para que fuesen con cierto conocimiento sobre lo que iban a ver como el estudio del vocabulario de los poemas a presentar, y otra guía con un trabajo posterior al acto, comentando, constructivamente, todos los valores trabajados en clase y presentados en el escenario, realizando por escrito y verbalmente una valoración crítico-constructiva de todo el conjunto.
En general, y a modo de resumen, esta experiencia es un trabajo en el que he tratado de poner ese sello de mi inquietud por la armonía y la belleza, buscando que los resultados fuesen reflejo de, entre otros, esos dos valores mencionados, con y para el alumnado participante en este tipo de actividades lúdico-educativas, tanto en su papel de actores como en el de espectadores.
En escena, quise presentar una taberna del siglo XIX que reflejase un encuentro festivo, con guitarra, orquesta y copla, entre las cigarreras y serranos de esa época, rodeados de claveles y mantones de manila, todo envuelto por la poesía de Rafael de León.

Puesta en escena

Una puesta en escena atractiva, con un movimiento vivo y desbordante. Los actores se aplauden y animan entre ellos, se regalan besos y sonrisas. Suenan las coplas, y los versos. Con los acordes de una guitarra aparecen los personajes de los poemas:
La Lirio que se nos presenta arrebatada de los brazos de un marino, teniendo como fondo a un Cádiz que, “a lo lejos, huele a guitarra y a vino”.
Nos inundamos de lirismo con el poema “El último minuto”, en el que “a punto de vestir de negro luto, te vi llegar, feliz, un medio día, y el otoño sin rosas de mi espera, se convirtió en florida primavera cuando se unió tu boca con la mía”.
Impactados por la apertura con “Cinco farolas”. Emocionados por esos monumentos de la copla: “Ojos verdes”,  “María de la O” y “Y sin embargo te quiero”. Una “Rosita de capuchinos”, que, con su “vara de nardo y clavel” nos arrancó a todos la ovación, y “Locura de mi querer”, que nos llenó de rosas el sentimiento.
Nos quemaron las estelas de los versos del poema “Te tengo que querer: “Te tengo que querer sin que me ampares, quererte aunque tu pecho esté vacío, porque este es el pesar de mis pesares, tenerte que querer, tenerte que querer, a pesar mío”.  La “Pavana andaluza a tu calle sin salida”, en la que “no me canso de esperar, por verte pasar, mi vida, mi amor, por verte pasar”.
Y así otros muchos más poemas que nos hablaron de amor y de la inagotable creatividad de Rafael de León con ese lenguaje siempre evocador.
Y para terminar, se cerraba este inolvidable recital con el “Romance de aquel hijo”, ese hijo que se quedó en el sueño; ése que se fue..., como tu amor. Y ahora, casada con otro, “en esas tardes de lluvia, cuando mueves los bolillos y yo paso por tu calle, con mi pena y con mi libro, dices, con miedo, entre sombras, amparada en el visillo:  ¡Ay!  Si yo, con ese hombre, hubiera tenido un hijo”.
Impresionante silencio ante el fluir de los versos de este triste romance que nos llenó el alma de perlas y rocío. Y finalmente, ovación inmensa para este  autor: Rafael de León, para este poema, para este trabajo y para este “grupo  maravilloso” que, a través del Teatro y la Poesía, nos lo han dado todo, porque, en el corazón, todo lo tenían.
Desde aquí, gracias a la Consejería de Educación, a su Delegación de Educación en Granada; al Ayuntamiento de Guadix y a Caja Granada, que, patrocinando estos actos, apoyan la presencia y difusión, en nuestra sociedad, en nuestro medio, de la Educación, las Artes y la Cultura, así como la sensibilización de la persona con estos campos.
Educación de Adultos muestra de nuevo el encanto de la enseñanza “fuera del aula”, en armonía con el aspecto lúdico y de esparcimiento que, en este caso, y con este grupo, "soñado”. Las Artes Escénicas, hechas teatro, poema y canción, apoyadas por la Artes Plásticas, han sido el medio ideal para propiciar un encuentro en el que todos podamos aprender y superarnos, gozando de las bellezas y ventajas de las Artes.
Como valoración final podemos decir que ha sido muy positiva y entrañable, cumpliéndose y superándose, ampliamente, todos los objetivos planteados.

José Luis Ortega Jaldo
Profesor en Educación de Adultos de Granada

 

arriba