Educación en valores para
prevenir el consumo de drogas
La nueva campaña de la FAD va dirigida a las familias
“Da poder a tus hijos frente a las drogas”, es el lema de la nueva campaña de prevención de la FAD, dirigida a los padres. Esta iniciativa incide en la importancia de la educación en valores y en fomentar una actitud crítica, ante los riesgos relacionados con el consumo de drogas.
Cartel de la nueva campaña de la FAD.

Madrid. ROSAURA CALLEJA.
La Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) presentó, en rueda de prensa, su nueva campaña de sensibilización social para prevenir el consumo de drogas. Dirigida a padres y madres, consta de un spot de televisión, una cuña de radio y una publicidad gráfica para los medios impresos. Esta campaña será emitida gratuitamente por los medios de comunicación nacionales, autonómicos y locales.
Ignacio Calderón, director general de la FAD, subrayó la importancia de la educación en valores, como base indispensable para prevenir los problemas derivados de los consumos de estas sustancias. A su juicio, los padres, y la sociedad en general, deben concienciarse de que los estilos educativos son decisivos para evitar conductas de riesgo. Además, esta formación “no debe centrarse únicamente en la transmisión de normas de urbanidad, sino que debe tener en cuenta la educación en valores, dentro de un diálogo bidireccional entre padres e hijos”. En esta línea, hizo hincapié en desarrollar acciones encaminadas a fomentar en el adolescente una actitud crítica frente al consumo de drogas.

Habilidades sociales

Según la FAD, estas conductas de riesgo están relacionadas con el aprendizaje previo de ciertos valores, actitudes y habilidades, que actúan como elementos protectores en la adolescencia, como el desarrollo de la empatía, establecimiento de límites, actitudes negativas ante el consumo, capacidad de esfuerzo y sacrificio, manejo satisfactorio de la frustración, actitud dialogante y tolerancia.
Con el mensaje “Da poder a tus hijos frente a las drogas”, se pretende transmitir que la familia no puede limitarse a educar con un discurso unidireccional de criterios y normas ya construidos, sino que lo importante es inculcar la capacidad crítica suficiente, para el adolescente decida con responsabilidad, manifestó Ignacio Calderón.
“Los jóvenes y adolescentes viven en una sociedad compleja, en continuo cambio, donde un medio de comunicación es más influyente que las familias”, reconoció.
Según la investigación de la FAD “Hijos y Padres: comunicación y conflictos”, uno de cada tres padres confiesa que “no sabe educar”. No obstante, “su labor es indispensable, ya que el contexto social actual transmite a los adolescentes una imagen ‘positiva’, e incluso amable, del consumo de drogas”, asegura el director general de esta Fundación.

Programas educativos

En esta ocasión, el diseño de la campaña corre a cargo de la agencia de publicidad Arnold Spain y se difundirá a través de los medios de comunicación durante un periodo mínimo de seis meses.
La Fundación de Ayuda contra la Drogadicción desarrolla diversos programas educativos como “Prevenir para vivir”, dirigido a la promoción de las capacidades afectivas, intelectuales y sociales en alumnos de 3 a 16 años, donde se involucran padres y profesores. Durante el pasado curso 2003-04 han participado 251.795 estudiantes, 11.318 docentes y 1.489 centros de distintas comunidades autónomas.
De igual modo, el programa de familias consiste en delimitar los factores de riesgo propician el consumo de drogas, conocer los factores de protección y estudiar las estrategias para potenciarlos dentro del entorno familiar. Este año, más de 9.000 padres han desarrollado 497 cursos de formación.
Asimismo, la FAD ha elaborado un DVD, patrocinado por la Obra Social de Caja Madrid, que incluye información especializada sobre drogas. Por último, en colaboración con el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, esta Fundación ofrecerá a ONGs, que trabajen con colectivos desfavorecidos, la posibilidad de incorporarse a un programa de Educación para la Salud y Educación para la participación ciudadana.

 

arriba