Los Reyes inauguran en Sevilla el curso académico universitario 2004-2005

La Universidad española contará con 20.000 alumnos menos y con presencia mayoritaria femenina

Los Reyes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía, presidieron el pasado martes, día 5, en Sevilla, el solemne acto de inauguración oficial del curso académico 2004-2005 de la Universidad española, que inicia su actividad con 1.462.000 alumnos, 20.000 menos que el pasado curso, y cerca de 100.000 profesores. 
Casi la mitad del alumnado universitario español cursa estudios de la rama de Ciencias Sociales y Jurídicas. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
Los Reyes, acompañados  por el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, y la ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo, inauguraron el nuevo curso universitario en la Iglesia de la Anunciación, primera sede de la Universidad de Sevilla, institución creada por maese Rodrigo Fernández de Santaella en 1505 y que en el próximo año celebrara su V Centenario.
Al acto inaugural asistieron los rectores de la mayoría de las universidades españolas, y en el transcurso del mismo el Rey Juan Carlos, según informa Efe, recordó “a los universitarios que fueron víctimas de la barbarie terrorista el pasado 11 de marzo en Madrid, que siempre estarán en nuestra memoria”.
Tanto Don Juan Carlos como Manuel Chaves y María Jesús San Segundo hicieron referencia en sus intervenciones al reto que supone para la Universidad española la convergencia universitaria europea y su integración en el Espacio Europeo de Educación Superior, que deberá completarse antes del año 2010.
El Rey, en su discurso, animó a la Universidad española “a alcanzar la convergencia de la Enseñanza Superior europea con ilusión y confianza”, y resaltó que “el proceso de unificación de titulaciones favorecerá una mayor movilidad y competencia”. Asimismo, Don Juan Carlos hizo referencia a la importancia de la formación en nuevas tecnologías en la Universidad, “pero sin perder nunca de vista que su objetivo último sigue siendo la formación integral, científica y humanística de nuestros estudiantes”.

Apuesta por la investigación e innovación

Por su parte, el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, significó en su intervención que “la combinación de ciencia, investigación y una apuesta clara por la innovación nos asegura que podamos mantener y mejorar, en España y en Andalucía, los niveles de vida y bienestar alcanzados en el período democrático”, y resaltó que “desde Andalucía, estamos dispuestos a incrementar el esfuerzo público y privado, duplicando en los próximos cuatro años el gasto dedicado a investigación, desarrollo e innovación”.
Manuel Chaves recordó asimismo “el especial compromiso de Andalucía con el Magreb e Iberoamérica, porque mayores niveles de conocimiento mutuo y de convivencia intercultural llevarán a un horizonte de paz y estabilidad, en el que tienen un papel decisivo la Universidad y los universitarios”.
El rector de la Universidad de Sevilla, Miguel Florencio, resaltó en su intervención que la Universidad es “una escuela de valores para la sociedad”, y añadió que el sentido de la Universidad, y de la propia Universidad de Sevilla, “proviene no sólo de su antigüedad, sino de su capacidad para dar respuestas válidas a las demandas de la sociedad y a los problemas de su tiempo”.
La lección inaugural del curso académico universitario 2004-2005 fue impartida por Juan Antonio Carrillo Salcedo, catedrático de Derecho Internacional Público y ex magistrado del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, quien pidió “un esfuerzo por humanizar la globalización”, fenómeno que, a su juicio, “está agrandando el foso entre los ricos y los pobres”.

Mayoría de alumnado femenino

La Universidad española inicia el nuevo curso académico 2004-2005 con una ligera disminución de su alumnado, que las previsiones establecen en 1.462.000 alumnos, 20.000 menos que en el pasado curso. La incidencia del descenso demográfico en la población universitaria española viene progresivamente repercutiendo en un descenso de la misma desde el curso académico 1999-2000, en el que la Universidad española superó los 1.589.000 alumnos.
La presencia de la mujer en el alumnado de la Universidad española continuará siendo mayoritaria en el próximo curso, como viene sucediendo desde hace una década, y se situará, globalmente, en torno a un 53,6%, pero con una distribución muy desigual según estudios y ramas de enseñanza.
Las mujeres representan el 68% del alumnado de diplomaturas y casi el 60% del alumnado de licenciaturas, pero únicamente el 25% en ingenierías y arquitectura técnicas y el 29% en ingeniería y arquitectura.
La población universitaria femenina se concentra en las ramas de enseñanza de Ciencias de la Salud (72%), Humanidades (64%) y Ciencias Sociales y Jurídicas (61%), mientras que representan tan sólo el 26% en las carreras técnicas.
Casi 100.000 profesores atenderán a los 1.462.000 alumnos que cursarán estudios universitarios este año, y en este colectivo la presencia de la mujer es notoriamente baja, significando poco más del 34% del profesorado universitario.
En la Universidad española, el alumnado se concentra en la rama de enseñanza de Ciencias Sociales y Jurídicas, con el 48,7% del total, tanto en estudios de ciclo corto y de ciclo largo, mientras que las carreras técnicas representan el 40% del alumnado de ciclo corto y un 17,6% de ciclo largo. Humanidades contiene algo más del 15% del alumnado de ciclo largo, y las Ciencias Experimentales cuentan con un 11,2% del alumnado de ciclo largo y con un 1,8% de ciclo corto. Las Ciencias de la Salud de ciclo corto cuentan con un 8,7% del alumnado, mientras que suponen el 7,2% en los estudios de ciclo largo de esta rama.

 

arriba