Los niños españoles ven la televisión más de tres horas y media al día
Un informe de la CEACCU resalta que un 45% de los padres no ven riesgo alguno para la formación de sus hijos en el consumo de televisión
Los niños españoles, cuya jornada escolar es de 300 minutos (5 horas), ven la televisión una media de 218 minutos al día (3 horas y 38 minutos por jornada), según un sondeo sobre hábitos de consumo de televisión y nuevas tecnologías de la infancia y juventud realizado por la Confederación Española de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU). En los países que integran la Unión Europea, sólo los niños británicos pasan más horas ante el televisor que los españoles.
Con una estancia media ante el televisor de 218 minutos al día, los niños españoles son los segundos mayores consumidores televisivos de la UE. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
Con el título “Informe sobre los hábitos de consumo de televisión y nuevas tecnologías de la infancia y la juventud”, la presidenta de CEACCU, Isabel Ávila, presentó en Madrid un estudio en el que se destaca que los niños españoles ven la televisión una media de 218 minutos diarios, así como que cerca del 45% de las familias no perciben riesgo para los niños de unos malos hábitos de consumo televisivo, lo que muestra “la desorientación y permisividad de los padres”, que a su vez denuncian, en una proporción del 90%, “la falta de colaboración de las televisiones en la emisión de programas adecuados”.
En el estudio, según informaciones de agencias, se resalta asimismo que “800.000 niños menores de 14 años ven la televisión después de las 10 de la noche, y que el 10% de los niños menores de 6 años está delante del televisor después de las 9 de la noche”.
El 40% de los niños menores de 6 años comenzó a ver la televisión entre los 2 y 3 años de edad, según el citado informe, en el que se resalta que “la gran mayoría de los niños ven la televisión por la tarde”. Un 92% de los niños prefiere ver la televisión al volver del colegio antes que salir a jugar, merendar o hacer los deberes; sin embargo, al preguntarles cuál es su actividad favorita para los ratos libres, los niños sitúan a la televisión en tercer lugar, tras jugar con los amigos y hacer deporte.
En el estudio se apunta asimismo que los niños ven la televisión cada vez en mayor medida en soledad, hasta el punto de que un 12% de los mayores de 12 años ven más la televisión en su cuarto que en salón.

Series televisivas nocturnas

Los programas más vistos por los niños la pasada temporada, según se precisa en el informe, son las series televisivas “Ana y los siete”, “Los Serrano”, Aquí no hay quien viva” y “Gran Hermano”, todos ellos de programación nocturna. A este respecto, Isabel Ávila señaló que “hasta los 6 años son los dibujos animados la opción elegida por los niños, pero a partir de esa edad van ganando terreno las series, concursos y programas juveniles”, y resaltó que “nueve de cada diez familias denuncian que las cadenas de televisión no se preocupan por colaborar con ellas, pues no emiten programas adecuados para los niños”.
En rueda de prensa posterior a la presentación del informe, la presidenta de la CEACCU subrayó que “el estudio confirma la realidad de la ‘situación alarmante’ denunciada por el Defensor del Pueblo (Enrique Múgica) ante los ‘evidentes perjuicios’ que tienen sobre los menores unos contenidos televisivos repletos de zafiedad y violencia”.
Isabel Ávila denunció asimismo “la escasez y falta de calidad de la programación infantil”, y significó que “se ha observado un desplazamiento de la audiencia televisiva infantil a programas aparentemente dedicados a adultos, como concursos y series que se emiten a partir de las 10 de la noche “cuando la legislación ya no les protege”.
Cerca del 80% de las familias creen que la creación de un Consejo Audiovisual ayudaría a mejorar la protección de la infancia en este ámbito, pero, sin embargo, casi cuatro de cada diez padres reconocen que no ponen límite al tiempo diario de consumo televisivo de sus hijos, y en más de la mitad de los casos se reconoce también “tener la televisión encendida en casa aunque no se esté viendo”.

Permisividad y desorientación paterna

En el informe se señala que el 40% de los padres de los niños menores de 12 años considera que sus hijos ven la televisión “poco” o “muy poco”, que un 45% de los padres opina que “los programas de televisión no tienen efectos ni buenos ni malos para la formación de los niños”, y que no llegan a tres de cada diez las familias que “de forma habitual” tienen conversaciones sobre los programas que ven los hijos. “Estos datos reflejan la llamativa permisividad y desorientación de los padres”, precisó al respecto Yolanda Quintana, responsable de prensa de la CEACCU y autora de la guía “¿Pantallas amigas?”, presentada junto con el informe y editada con la finalidad de sensibilizar a las familias “en un consumo más crítico y racional de los medios audiovisuales”. En la citada guía se recomienda “la selección razonada de los programas; equilibrar su consumo con el tiempo que los niños dedican a otras actividades, como la lectura o el deporte; cuidar que la televisión no se convierta en la única fuente de información; promover un espíritu crítico necesario para interpretar los mensajes recibidos, y tomar conciencia de sus derechos como consumidores”.

 

arriba