2000 profesores participan en la Universidad de Otoño del CDL
Uno de los seminarios abordará el binomio Democracia-Constitución

Madrid.
Unos 2000 profesores, en su mayor parte de Secundaria y Bachillerato, participarán en la Universidad de Otoño 2004, que tendrá lugar entre los días 23 y 29 de septiembre, organizada por el Colegio de Doctores y Licenciados (CDL).
En estos cursos, que se celebrarán en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid, son abordados aspectos como la prevención de la violencia en la escuela, la educación para la salud, reflexiones en torno a la democracia y la constitución, la educación ambiental y distintos ámbitos de la psicopedagogía.
En esta XXV edición de la Universidad de Otoño destaca el seminario de Filosofía, donde reflexionará sobre el binomio Democracia-Constitución con la presencia de alguno de los ponentes de nuestra Carta Magna, como Santiago Carrillo, Gabriel Cisneros o Gregorio Peces Barba. Otro aspecto relevante estará centrado en las II Jornadas de Formación sobre Indicadores de la Educación, organizadas dentro del encuentro en colaboración con el Instituto Nacional de Evaluación y Calidad del Sistema Educativo (INECSE) y el Institutito Superior de Formación del Profesorado. En ellas tomarán parte administradores de la educación, directivos y profesores de todas las Administraciones educativas, expertos en indicadores de la educación españoles y extranjeros y representantes de los diferentes sectores de la comunidad educativa.

Leyes educativas

Durante la presentación del encuentro, el decano del Colegio de Doctores y Licenciados, José Luis Negro, pidió a la Administración educativa que las leyes orgánicas de educación permanezcan vigentes más de 5,3 años, que es el promedio actual. “Esto no puede ser, pedimos a los políticos que no nos usen para sus peleas y que se llegue a un pacto educativo entre todos los sectores de la enseñanza”, explicó. Según José Luis Negro, es necesario anteponer a cualquier politización “la capacidad que tiene la escuela para formar individuos, desarrollando sus capacidades cognitivas y afectivas. “Hoy en día no es posible cambiar muchas cosas en el sistema educativo español de una forma drástica. Ninguna ley puede pretender esto”, agregó.
Por su parte, Roberto Salmerón, secretario del CDL, señaló que actualmente “se tiende a atribuir a los docentes funciones propias de los padres. Los alumnos deben llegar aprendidos al aula porque sus padres deben educarles, por ejemplo, un alumno al que sus padres no le inculcan el respeto a la mujer, no obedecerá a su profesora”, prosiguió. “Debemos realizar un cambio de la pedagogía utópica a la científica”, dijo Salmerón.

 

arriba