Los Reyes presiden la inauguración
de curso en Cáceres
Don Juan Carlos recuerda
a las víctimas del terrorismo
“Educar es la mejor forma de preparar el futuro”, manifestó el Rey Don Juan Carlos en la inauguración oficial del curso 2004-05, que tuvo lugar en la localidad cacereña de Zarza de Granadilla. En su discurso, habló de justicia y solidaridad y recordó a las víctimas del terrorismo.
El Rey observa a dos niñas manejando el ordenador,
en presencia de la Ministra de Educación.
(Foto: EFE)

Madrid.
Durante el acto de apertura de este año académico Don Juan Carlos expresó su confianza en el sistema educativo para alcanzar “una sociedad más justa, solidaria y cohesionada”, en la que “el conocimiento sea vía de realización personal, de promoción social e instrumentos de bienestar colectivo”.
En el transcurso de su intervención, recordó a los niños fallecidos en la escuela rusa de Beslán y a los alumnos que “no podrán iniciar el nuevo curso a causa del brutal atentado del 11 de marzo en Madrid”.
“Nada puede justificar la barbarie terrorista. Siempre reclama nuestra más enérgica condena, más hondo desprecio y más firme reacción solidaria”, afirmó el monarca tras guardar un minuto de silencio por las víctimas del terrorismo, a propuesta del presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, que también asistió al acto.
Acompañados de la ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo, los Reyes visitaron el colegio “Ambroz” y el Instituto de Educación Secundaria de esta localidad cacereña, donde se interesaron por el modelo educativo que desarrolla la Junta de Extremadura, basado en la utilización de las nuevas tecnologías, con un ordenador por cada dos alumnos, y la enseñanza de idiomas.

Modelo extremeño

En su discurso, la titular del MEC señaló Extremadura, como un claro ejemplo de los cambios educativos y culturales que se han sucedido en nuestro país en los últimos 25 años. Para María Jesús San Segundo, las familias españolas están convencidas de que la escuela no sólo debe proporcionar conocimientos científicos y profesionales, sino también “esos principios y valores en los que se fundamenta la ciudadanía y que han de encontrar su reflejo en nuestra vida cotidiana”.
De igual modo, indicó que el comienzo de un nuevo curso es “un buen momento para hacer una reflexión serena, para analizar el camino recorrido, evaluar nuestra situación actual y para identificar nuevos retos y hablar de futuro”. Además de señalar, como objetivo común, “el logro de una educación de calidad para todos los ciudadanos”. A su juicio, la mejora del sistema y la superación de sus disfunciones requiere, sobre todo, un compromiso de toda la sociedad con el sistema educativo, con los maestros, con los centros y con su actividad educadora y socializadora, “que no puede concebirse aislada de toda nuestra realidad”.

Apoyo al profesorado

Asimismo, tuvo palabras de reconocimiento para los profesores, que “tienen que enfrentarse a objetivos educativos y sociales apasionantes, pero complejos y exigentes, y que deben saber cuánto valoramos su tarea y conocer nuestra disposición a colaborar para construir ese sistema educativo que soñamos”.
Por su parte, Juan Carlos Rodríguez Ibarra centró su intervención en “la sociedad de la imaginación”, protagonizada por los jóvenes y por un sistema educativo “que evolucione, evitando que los alumnos pierdan la capacidad para la imaginación, que poseen cuando inician su etapa escolar”. Para el presidente extremeño, los ordenadores constituyen una herramienta básica, aunque subrayó que lo verdaderamente importante es la labor de los profesores.

 

arriba