Imagen de Louise Bourgeois y su obra «Arch of Histeria»
(2000).

Emoción y fuerza

El hallazgo visual de las formas creadas por Louise Bourgeois y Barbara Hepworth centran el comienzo del curso artístico

Dos creadoras de espacios y formas que modelan una autóctona vivencia del arte y dos mujeres
que rompen el silencio de la femineidad en la escena artística internacional hacen desde el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga y el Institut Valencia d´Art Modern las dos propuestas simbólicas más sugerentes del momento
.

Málaga. JULIA FERNÁNDEZ
Con una retrospectiva en el pasado reciente en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía y el constante recordatorio que en los últimos años han realizado de su trabajo las galerías comerciales en nuestro país Louise Bourgeois mantiene el interés a sus 93 años que en términos generales le presta la escena que conforman medios, crítica, salas de exposición y público a un novísimo creador que trascendiera el propio espacio de la escena artística: rara ave humana; vanguardista sin escuela nominada; conciencia sin banderas. Una atracción que es reproducida en cada lugar y momento en que esta persona frágil de 93 años e importantísima mujer creadora expone sus tesis artísticas al calor de un inconsciente en constante ebullición: Louise Bourgeois, la primera mujer artista a la que el más influyente e importante museo de arte contemporáneo internacional (MOMA, Nueva York 1982) ha dedicado una muestra retrospectiva y a la que en esta última fase de su trayectoria reconocen como origen de uno de los ingredientes fundamentales de la expresión escultórica –la instalación- en las últimas décadas.

Gritos y susurros

Dolor, distancia, ternura, silencio, elaboración, memoria, dolor...y arte: el grito de angustia del ser Bourgeois y el cálido susurro de su arte pivotan el extraordinario discurso que la muestra Tejiendo el tiempo despliega hasta el 9 de noviembre en el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga. Sus veinte esculturas, seleccionadas por las comisarias Frances Morris, Brenda McParland y Helena Juncosa de entre la producción de esta artista en los últimos tres años, recuperan de nuevo el hilo de reflexión sobre el legado familiar y su deuda dolorosa para con la personalidad adulta que Bourgeois realiza constantemente en su exorcismo contra esa experiencia de negación paterna a la madre que vivió en su infancia: mujer-niña hablando con sus fantasmas y haciendo de su diálogo restrictivo el valiosísimo discurso creativo que expresa el amor frustrado, la desesperación, el amparo del objeto que sí está disponible y nos pertenece inequívocamente; creadora espléndida que organiza estos alientos simbólicos en el escenario del arte y regala una auténtica expresión de vida. Son pequeñas figuras, bustos cosidos a tamaño real, figuras totémicas y celdas-vitrinas, realizadas con la materia que esta artista ha venido usando a lo largo de toda su carrera creativa. Mantas, sábanas, telas troceadas encerradas entre acero, madera y materiales de demolición, en un difícil equilibrio que manifiesta el grado de depuración y sabiduría a la que su mente y sensibilidad han logrado llegar.
El recorrido organizado por el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga se cierra con tres series de grabados, pertenecientes a distintas épocas creativas: What is the Shape of the problem? (1999), Toriapy, The Art of Improving nature (1998) y He Disappeared into Complete Silence (1947), construidos con dibujos enigmáticos y breves textos que hablan de la incomunicación y el desamor.

Resplandor abstracto

Menos conocida en vida y sin embargo no menos influyente en el quehacer artístico de su generación es la producción escultórica de Barbara Hepworth (1903-1975), de la que estos días el Institut Valencia d´Art Modern, exhibe una selección de 54 obras que además de aportar una visión cronológica –están fechadas entre 1932 y 1974- ilustran tanto sobre los diferentes materiales que utilizó en sus obras –piedra, mármol, madera y bronce- como el universo temático que abordó a lo largo de su trayectoria artística. Con préstamos procedentes del Legado de Barbara Hepworth en Londres y de los más prestigiosos museos, esta exposición antológica permite por vez primera el conocimiento completo de su trabajo y del hallazgo visual que supuso para una vanguardia que incluía nombres tan sonoros artísticamente como Henri Moore o John Skeaping o el de su propio marido, Ben Nicholson. Artista con una visión  propia que ayudó a revelar el lenguaje de la abstracción y mujer en un coto cerrado masculino de la expresión creativa, Barbara Hepworth es en esta exposición del IVAM un contundente manifiesto de la realización escultórica de la corriente abstracta. Sus naturalezas, sus maternidades y, sobre todo, sus acercamientos materiales al vacío y a lo pleno nos entregan el discurso social, estético y biográfico de una de las más grandes creadoras del siglo XX.

 

Obra de Barbara Hepworth expuesta en el IVAM.
arriba