La CRUE presenta un estudio académico, financiero y productivo de la Universidad pública española

La ministra de Educación y Ciencia anuncia
la creación de una comisión que analizará
el sistema de financiación universitaria

La Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) ha presentado un estudio que, con el título “La Universidad española en cifras 2004”, proporciona información estadística del sistema universitario público español . Por otra parte, la ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo, anunció en el Senado la creación de una comisión
que analice el sistema de financiación de la Universidad y el desarrollo,
en los próximos meses, del modelo de referencia establecido en la LOU para conseguir la equidad del sistema de enseñanza superior. 
La presencia de la mujer en la Universidad se incrementa año
tras año, y en el pasado curso suponía el 55% del alumnado de
nuevo ingreso. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
El informe “La Universidad española en cifras (2004)”, elaborado por el Observatorio Universitario de la CRUE bajo la dirección de Juan Hernández Armenteros, gerente de la Universidad de Jaén, incluye 1.040 datos e indicadores distintos por universidad, duplicando en este aspecto los 700 conceptos diferentes examinados en la edición del estudio correspondiente al año 2002, y reúne y expone la información académica, productiva y financiera de las universidades públicas españolas, ofreciendo “una visión multidimensional de la actividad universitaria” articulada en los ámbitos nacional, autonómico y por universidades. El estudio abarca datos e información relativa al período comprendido entre el curso 1996-97 y el año 2003.
En la presentación del estudio, el presidente de la CRUE y rector de la Universidad de Oviedo, Juan Antonio Vázquez, resaltó que “en este informe podemos encontrar información agregada vital para justificar ante los gobiernos y la sociedad el papel y las necesidades de una Universidad que quiere anticiparse al cambio con responsabilidad y compromiso para adaptarse al desafío del Espacio Europeo de Educación Superior”.
Vázquez precisó asimismo que “los materiales incluidos en este estudio deberán analizarse detalladamente, y, con seguridad, serán fuente de inspiración, en los próximos meses, de monografías y reuniones sobre gestión y financiación universitarias, así como un instrumento importante para los poderes públicos en su definición de políticas de apoyo a la enseñanza superior y a la investigación científica basadas en información fiel sobre las magnitudes financieras que desean comprometer”, y explicó que con la publicación de este trabajo “la CRUE no persigue otra cosa que prestar un servicio y una contribución al conocimiento más amplio y profundo de la Universidad española y al análisis riguroso de su situación y sus perspectivas”.

Más de un millar de indicadores

 En esta tercera edición del estudio auspiciado por la CRUE, datos como la demanda de nuevo ingreso, alumnos que hay en la Universidad, ayudas al estudio, egresados, tasas de abandono, personal docente investigador y personal de administración y servicios aparecen desagregados por sexo, y se incorpora, por primera vez, información relativa al grado de inserción laboral de los alumnos y a la estructura económica del gasto en investigación, que se describe no sólo con datos relativos a ingresos sino también a la aplicación de éstos.
Asimismo, en el informe de la CRUE se incluye un estudio sobre “Las universidades en la sociedad del conocimiento: la financiación de la enseñanza superior y la investigación”, realizado por Francisco Pérez, catedrático de la Universidad de Valencia y director de investigación del IVIE.
Entre la exhaustiva información incluida en el informe se constata el paulatino y constante descenso en el número de matriculaciones, si bien la tasa de escolarización universitaria se mantiene en torno a un 45%, y la consolidada mayoría de la mujer en el alumnado universitario, que alcanzaba en el curso 2002-2003 un 53,89% del total de matriculaciones y un 55,76% entre las matriculaciones de nuevo ingreso.
Otro aspecto destacado del informe hace referencia al descenso en el número de becarios universitarios, que alcanza una proporción del 24,84% entre 1996 y 2002, al pasar de un total de 252.825 alumnos becados en 1996 a 190.011 estudiantes becados en 2002.
En el informe se constata asimismo que los recursos del Estado destinados a ayudas al estudio ha experimentado un descenso de un 28%, pasando del 0,075% del PIB en 1996 al 0,054% en 2003. A este respecto, el presidente de la CRUE, tras apuntar que las referencias internacionales que se manejan como necesarias se sitúan en torno al 0,20% del PIB en ayudas al estudio, solicitó “un mayor esfuerzo inversor en becas”.
La CRUE incluirá y ofrecerá próximamente la totalidad del estudio “La universidad española en cifras (2004)” en su página web, disponible en la dirección: http://www.crue.org .

Creación de una comisión sobre financiación

La ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo, anunció el pasado día 17 de junio, durante su comparecencia en la Comisión de Educación del Senado, la creación de una comisión que analizará el modelo de financiación de las universidades públicas, y expresó su interés por “mejorar la eficiencia y la calidad del sistema universitario”.
La ministra recordó en su intervención que la Ley Orgánica de Universidades (LOU) instaba al Gobierno a elaborar un modelo de referencia de financiación, y, tras lamentar “que todavía no se haya materializado”, aseguró que “el Ejecutivo subsanará este olvido en los próximos meses”.
La ministra de Educación explicó a este respecto que la comisión anunciada “realizará un diagnóstico de la situación para identificar los principales problemas y apuntar las posibles soluciones”, y precisó, que en los países desarrollados las reformas que se están produciendo en el ámbito de la enseñanza superior tratan de potenciar la rendición de cuentas, la evaluación de las actividades y la adopción de medidas que refuerzan la confianza en el funcionamiento de los centros públicos de enseñanza y en el uso de los fondos públicos.
San Segundo recalcó en su intervención la necesidad de “definir el papel de las universidades en el desarrollo cultural, social y económico de los territorios”, y precisó que “de ese papel se tienen que derivar las conclusiones acerca de los recursos que necesitan y sus fuentes de financiación”.

 

arriba