La enseñanza madrileña se
moviliza por un pacto educativo
Los sindicatos promueven una huelga
para pedir negociaciones con los responsables educativos del Gobierno regional
Los trabajadores de la enseñanza madrileña iniciaron el pasado
1 de junio una serie de movilizaciones, que comenzaron con una huelga general y una
La huelga del día 1 culminó con una manifestación ante la sede de la Consejería de Educación, para pedir a sus responsables “un cambio de actitud”. (Foto: Rafael Martínez)
manifestación que han afectado a todos los sectores y niveles educativos. Están convocadas por los principales sindicatos y asociaciones de padres del sector público, que se oponen a la política del Gobierno regional, y reivindican el derecho a la negociación colectiva y un nuevo acuerdo escolar para toda la Comunidad.

Madrid. G. ARIANES
Los sindicatos ANPE, CC.OO, CSI-CSIF y UGT quieren alcanzar un pacto con la Consejería de Educación de la Comunidad Autónoma de Madrid, ya que el pasado 31 de diciembre dejó de tener vigencia el anterior “Acuerdo Sectorial docente” suscrito por ambas partes en 1999. Debería incluir un plan de escolarización y compensación educativa, la definición de la red de centros, y un acuerdo sobre interinidades, así como la homologación de las condiciones laborales para todos los trabajadores de los centros sostenidos con fondos públicos, en lo relativo a calendario, jornada, salarios, plantillas, jubilaciones, etc. Los citados sindicatos también se oponen a la “privatización de la educación madrileña” y al incremento de conciertos educativos, y rechazan “los desarrollos legislativos sin negociación”. Por último, quieren que se alcance “un consenso educativo básico para todo el Estado”.
Estas organizaciones se han “congratulado” por el “masivo seguimiento” de esta huelga, que cifran en el 85% y creen que refleja “el malestar de toda la comunidad educativa por la negativa de la Comunidad y la Consejería de Educación” a renovar el citado acuerdo. Por el contrario, los datos facilitados por esa Consejería hablan de una repercusión “muy escasa” que no supera el 25% entre el profesorado y de un seguimiento “residual” del 4% por parte del personal no docente.

Privada y universidad

Según estas mismas fuentes, el paro no ha tenido ningún apoyo en la enseñanza concertada, mientras que la patronal CECE afirma que la incidencia “ha sido completamente nula” en sus centros y afirma que los planteamientos que han originado estas movilizaciones “son más políticos e ideológicos que pedagógicos”. También el sindicato FSIE, cuya representatividad se circunscribe exclusivamente a la enseñanza privada, ha hablado de “huelga política” y ha afirmado que su seguimiento no ha superado el 5%.
El mismo día se celebró también una jornada de paro en las universidades públicas de la región convocada por las mismas organizaciones excepto ANPE, que no tiene presencia en este sector. CC.OO, CSI-CSIF y UGT reclaman una “financiación suficiente para estas instituciones; piden “el desbloqueo de la negociación colectiva” para todos los colectivos, sobre todo el Personal de Administración y Servicios (PAS); y exigen “el complemento retributivo del Personal Docente Investigador (PDEI) que fue un compromiso firmado por el anterior Gobierno de Alberto Ruiz Gallardón, pero que Esperanza Aguirre ha eliminado de un plumazo”.

Ahogo económico y precariedad

También solicitan más dotaciones para becas, rechazan “las políticas de ahogo económico y la precariedad laboral” y, en definitiva, se oponen a “la privatización de servicios”. Estos sindicatos estiman que la repercusión de este conflicto ha oscilado entre el 90 y el 100%, cifras que coinciden en líneas generales con las ofrecidas por los propios rectorados: 75% en la Universidad Rey Juan Carlos, 85% en la Politécnica, 90% en la Complutense y 95% en la Autónoma, en la de Alcalá de Henares y en la Carlos III.
Todas estas movilizaciones culminaron el mismo día 1 con una multitudinaria manifestación ante la sede de la Consejería, convocada por CC.OO y UGT junto con la federación madrileña asociaciones de padres “Giner de los Ríos (integrada en la CEAPA), con el apoyo del PSOE e Izquierda Unida. ANPE ha participado en la huelga pero se ha desmarcado de esta última convocatoria, por considerar que se ha realizado con “una intención exclusivamente política y partidista”. También ve motivos políticos la presidenta Esperanza Aguirre, quien ha afirmado que la huelga se debe a que “el PSOE quiere acabar con el bastión del PP que constituyen la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid. Por tanto -ha añadido- no puede sorprender a nadie que en plena campaña electoral se organice una huelga de este tipo, donde no hay reivindicaciones ni de tipo salarial ni sindical”.

Cambio de actitud

Por contra, los máximos responsables de enseñanza de CC.OO y de UGT en Madrid, Francisco García y José Vicente Mata, ha denunciado que el “endurecimiento” de la política educativa de la Comunidad “ha ido en aumento”, y ha instado a la presidencia regional para que estas protestas “no le sirvan para mantener un pulso con la sociedad, y atienda a los problemas que tiene la educación en Madrid, y han  pedido al consejero José Vicente Matas “un cambio de actitud” para negociara sobre dicha problemática”.
También han participado en la manifestación los rectores de la Complutense, Carlos Berzosa, y de la Autónoma, Ángel Gabilondo, junto con los líderes de la oposición en la Asamblea Regional, todos bajo el lema “Por un pacto educativo para la educación madrileña”. Rafael Simancas (PSOE) cree que Esperanza Aguirre “se ha echado al monte, se ha declarado insumisa y defiende la desobediencia civil en materia de educación, porque aspira a convertirse en una especie de lehendakari castiza”, mientras que Fausto Fernández (IU) considera que la huelga y la manifestación suponen “la primera desautorización social y masiva” al Gobierno de la Comunidad, a quien todos los convocantes han pedido que rectifique su política de “promover el derecho a la ignorancia frente a la educación de calidad para todos”.

 

arriba