Christina Hoff Sommers aboga por una escolarización diferenciada entre niños y niñas
La doctora en psicología y líder feminista norteamericana Christina Hoff Sommers, autora del libro La guerra contra los niños, defendió, durante su participación en el acto conmemorativo del 40º aniversario de la constitución de Fomento de Centros de Enseñanza, la educación diferenciada como “clave para cubrir las necesidades de niños y niñas”.
La psicóloga norteamericana, autora de La guerra contra los niños, interviene en los actos del 40º aniversario de Fomento de Centros de Enseñanza
Christina Hoff.

Madrid.
“La clave para cubrir las necesidades, tanto académicas como éticas, de los chicos puede estar en la escolarización diferenciada niños/niñas; en muchos ámbitos está de moda y es políticamente correcto negar que existan diferencias significativas entre niñas y niños, se suele decir que las diferencias en aptitud o en el tipo de preferencias son ‘consecuencias culturales’, y esta postura se ha demostrado totalmente carente de fundamento científico, es, sencillamente, una ‘tesis ideológica’”, afirmó Christina Hoff Sommers, doctora en Psicología y líder feminista norteamericana, en su intervención durante el acto de conmemoración del cuadragésimo aniversario de la constitución de Fomento de Centros de Enseñanza, celebrado en Madrid el pasado 28 de abril.
Sommers, que participó en el acto conmemorativo como ponente junto con José Luis Garrido, catedrático de Educación de la UNED, y Juan José Javaloyes, director de Educación del Centro Universitario Villanueva, señaló asimismo que “la mayoría de las investigaciones, durante los últimos 40 años, en ámbitos como la neurología, endrocrinología, psicología y genética, sugieren que hay una base biológica para las diferencias entre sexos en todo lo concerniente a las aptitudes y las preferencias”, y especificó al respecto que “en general, los varones poseen mejores habilidades en razonamiento espacial, mientras que las mujeres superan a los hombres en las habilidades verbales”. Sommers, autora del libro La guerra contra los niños (The war against boys), del que se han vendido miles de ejemplares en Estados Unidos, defiende en él la educación específica por sexos, tanto para niños como para niñas, como medio para liberarlos de una competitividad entre sexos que no beneficia a nadie, y concluyó su intervención afirmando que “ignorar las leyes de la naturaleza humana es un camino que nunca llevará al éxito”.

Libertad de elección y de enseñanza

Fomento de Centros de Enseñanza celebró, el pasado día 28 de abril, un acto conmemorativo del 40º aniversario de su constitución, que contó con la asistencia de numerosos representantes de todo el sector educativo, entre quienes figuraban, entre otros, Ana Botella, concejala de Gobierno, Empleo y Servicios al Ciudadano del Ayuntamiento de Madrid; Juan Ángel de España, presidente del Consejo Escolar de la Región de Murcia; Isabel Couso (MECD); Isabel Bazo (CECE), Manuel de Castro (FERE), y Mariano Calabuig (COFAPA).
En la actualidad, Fomento de Centros de Enseñanza, según precisa en un comunicado, ayuda a sus familias en la educación de casi 20.000 alumnos, a través de 34 colegios de 11 Comunidades Autónomas españolas.
José María Ferre, consejero-director general de Fomento de Centros de Enseñanza, durante su intervención en el acto conmemorativo insistió, según se precisa en el citado comunicado, en la idea básica de “libertad como condición imprescindible para que los padres puedan ejercer su derecho inalienable de elegir la educación que desean para sus hijos según sus convicciones personales, como ampara nuestra Constitución”.
Ferre afirmó asimismo que “no existe, y no puede existir, una verdadera educación de calidad sin libertad; por eso es necesario que, entre todos (familias, políticos, representantes del sector educativo y sociedad en general) sepamos compaginar una exigente calidad, accesible a todos los alumnos, con la libertad de los padres para que sus hijos reciban una educación según sus principios”, y recordó que “los promotores de Fomento, con autonomía y sentido empresarial, constituyeron una institución educativa sobre dos fundamentos: el respeto a la libertad de cada alumno, concretado también en el ejercicio de la responsabilidad personal, y el papel activo que debía realizar la familia en el aprendizaje y formación de los hijos”.

 

arriba