Cada año, 2.000 jóvenes españoles cursan estudios de Secundaria en otro país
Abierto el plazo de matrícula para realizar el curso 2004- 05 en el extranjero en los niveles de ESO y Bachillerato, opción que favorece el aprendizaje de idiomas
Los estudiantes españoles de edades comprendidos entre los 12 y los 19 años son los principales destina-tarios de los programas de “año académico en el extranjero”, cuyo plazo de matrícula ya está abierto, que promueven las organizaciones integradas en la Agrupación Educativa de Cursos Académicos en el Extranjero (AECAE), formada por 15 instituciones especializadas en estos cursos. Irlanda es uno de los países preferidos por los jóvenes españoles que cursan estudios de Secundaria en el extranjero. (Fotos: Rafael Martínez)

Madrid.
Cada año, unos 2.000 jóvenes españoles salen de España y estudian en centros docentes ubicados fuera de nuestras fronteras, especialmente en Irlanda, Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Suiza y Alemania, que ofrecen la posibilidad a estos alumnos y a sus familias de elegir entre colegio público o privado y el régimen de alojamiento durante su estancia.
Los programas para estudiar un año académico en el extranjero correspondientes a los niveles educativos de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) y Bachillerato, para los que ahora se abre la matrícula, tienen una duración media de entre 9 y 11 meses, y son totalmente convalidables en España, como dispone la normativa del MECD. En concreto, los cursos hasta 4º de ESO no necesitan convalidación en el ámbito de la Unión Europea. Esta es, sin duda, una de las razones, según apunta la AECAE en una nota informativa, “por las que cada vez es mayor el número de jóvenes estudiantes (12,13 y 14 años) que se desplazan al extranjero para realizar cursos correspondientes a la ESO, frente a lo que sucedía hace unos años, en los que la mayoría de los estudiantes españoles que salían al extranjero iba a cursar el último año de la Enseñanza Secundaria, previo a la selectividad”.

Estados Unidos, destino mayoritario

Estos cursos en el extranjero proporcionan además a los alumnos la posibilidad de aprender el idioma del país elegido como destino, ya que, según los expertos educativos, la inmersión en otra cultura es la mejor manera de aprender una lengua, y la más rápida.
Según datos ofrecidos por la AECAE, un 97% de los alumnos españoles que eligen cursar estudios de ESO o Bachillerato durante un año en el extranjero aprueban dichos estudios.
En cuanto a los destinos de estos 2.000 jóvenes españoles, el 70% del total de alumnos que se desplazan al extranjero, especialmente en el caso de los de más edad, eligen Estados Unidos, país en el que, mayoritariamente, cursan estudios en un colegio público y se alojan en el seno de una familia.
En los últimos años, Irlanda acoge un número creciente de alumnos españoles, especialmente de edades más jóvenes (de 13 a 15 años), debido, según AECAE, “al excelente nivel académico de sus centros educativos, que ofrecen incluso clases de apoyo a aquellos alumnos que lo necesitan, a la similitud de su cultura y su sistema de enseñanza, y a su proximidad geográfica”.
Otros programas bien acogidos por el alumnado español son los que se desarrollan en Gran Bretaña, por la excelencia, prestigio y tradición de sus centros de educación privada, y en Canadá, país de destino que incrementa año a año el número de estudiantes españoles.

Alojamiento familiar

Por lo que respecta al régimen de alojamiento elegido, la gran mayoría de los estudiantes españoles participantes en estos programas, un 86%, opta por la integración en familias, mientras que sólo un 14% de los alumnos prefiere la estancia en un internado.
Uno de los objetivos de las organizaciones que integran AECAE es asegurar que todas las familias seleccionadas para acoger a los alumnos participantes en estos programas cumplen con los requisitos necesarios para garantizarles una acogida y una estancia agradables. Asimismo, AECAE se asegura de que los progresos del alumno y el proceso de su adaptación al nuevo entorno sean los adecuados mediante la figura del “coordinador” o “tutor”, que convive con el estudiante en la misma localidad de destino.
Para la selección de uno de estos programas de estudios en el extranjero, AECAE facilita información sobre los diversos tipos de cursos, países de destino, regímenes de estancia y alojamiento, centros docentes y asesoramiento sobre financiación y gestión de préstamos preferenciales con entidades bancarias.
A título orientativo, la inversión media que supone para una familia española la enseñanza de un hijo durante un curso escolar en Estados Unidos o en Irlanda, en colegio público y en régimen de alojamiento familiar, se sitúa en torno a los 6.000-6.500 euros, una cantidad que, según Ana María Iglesias, secretaria general de AECAE, “resulta muy inferior a la gastaría una familia en clases para sus hijos, fuera del horario escolar, durante los muchos años necesarios para conseguir dominar un idioma”.

 

arriba