El nuevo Gobierno creará una comisión para reformar la LOCE

La educación figura como prioridad en el programa electoral de los socialistas

La enseñanza pública es considerada como el eje vertebrador del sistema educativo en el programa socialista. (Foto: Rafael Martínez)
Aprobar una moratoria que suspenderá el calendario de aplicación de la LOCE por dos años y crear una comisión para acometer su reforma urgente constituyen las primeras medidas en materia de educación, que pondrá en marcha el nuevo Consejo de Ministros.

Madrid. R.C.
Según informaciones publicadas en diversos medios de comunicación, el nuevo Ejecutivo no reformará la Ley Orgánica de Calidad de la Educación (LOCE) en su totalidad. Al parecer, las modificaciones se dirigen a los itinerarios en la ESO, el carácter voluntario  y  no evaluable de la

Religión y las pruebas de Bachillerato. Algunas comunidades autónomas han decidido paralizar el calendario aplicación de la LOCE ya que, en su opinión, no tiene sentido poner en marcha una ley cuya reforma es una de las prioridades del próximo Gobierno.
Entre otras medidas, los socialistas han anunciado la modificación de los itinerarios de Secundaria. La LOCE determinaba que los estudiantes de 3º de la ESO deberían elegir entre las opciones técnico-profesional y científico-humanístico, mientras que en 4º la oferta se concretaba en tres: técnico-profesional, científico y humanístico. En Bachillerato, los alumnos pueden decantarse por tres modalidades Arte, Ciencia y Tecnología, Ciencias Sociales y Humanidades.
Otra de las medidas que había suscitado mayores discrepancias era la Prueba General de Bachillerato, que sustituía la selectividad y que conducía a la obtención del título de Bachiller. La calificación final de esta etapa se obtendría de un 40% la nota final de la PGB y un 60% la nota media del expediente académico.
Según el calendario de aplicación de la LOCE, el próximo curso 2004-05 se incorporaba la asignatura de Sociedad, Cultura y Religión de carácter obligatorio y evaluable, en sus versiones confesional y aconfesional. El PSOE ha manifestado reiteradamente que eliminaría su carácter obligatorio, así como que computara en la nota media del alumno.

Paralización en varias CC.AA.

El anuncio de la paralización del calendario de aplicación de la LOCE efectuado por el PSOE, así como las manifestaciones realizadas por dirigentes de las Comunidades Autónomas de Canarias, Cataluña y País Vasco en el sentido de no aplicar determinados aspectos de la citada Ley en sus ámbitos de gobierno, ha suscitado una situación de creciente polémica en el mundo educativo y en la sociedad española.
La Generalitat de Catalunya anunció a finales del pasado mes de marzo su decisión de no aplicar los puntos de la LOCE cuya entrada en vigor estaba prevista para el próximo año 2005, como son la realización de la Prueba General de Bachillerato (reválida) o la repetición de curso con dos asignaturas suspendidas. En este sentido, la consellera de Enseñanza de la Generalitat, Marta Cid, expresó la intención de su Departamento de “no aplicar las modificaciones que contempla la LOCE, a la espera de una decisión del nuevo Gobierno.
Por su parte, la consejera de Educación del Gobierno vasco, Anjeles Iztueta, ha manifestado a este respecto que “considera irresponsable hacer cambios en el sistema educativo en un momento de cambio político”, y reiteró la intención de su Departamento de crear una normativa propia en materia de Educación “en las áreas en las que vamos por delante”, afirmando que “el Estatuto de Autonomía otorga a Euzkadi competencias exclusivas en educación, por lo que podemos organizar nuestro sistema educativo.
La ministra en funciones de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo, ha expresado, en declaraciones efectuadas en Onda Cero, su preocupación por la situación educativa, y precisó a este respecto que “no aplicar la Ley de Calidad puede generar inseguridad entre alumnos, profesores y padres”, responsabilizando al PSOE de “la incertidumbre” creada, “porque anunció que iba a dar una moratoria”. Pilar del Castillo afirmó asimismo que “hay que dar un margen de tiempo para ver si la LOCE resuelve los problemas que tiene nuestra enseñanza”, y resaltó que, “en cualquier caso, es necesario dar una cierta estabilidad al sistema educativo”.

Compromiso social

Por otro lado, el programa educativo socialista pretende “alcanzar un gran compromiso social, que abarque a todos, para hacer de la educación la primera prioridad de España”, según destacó en su presentación, a mediados de febrero, José Luis Rodríguez Zapatero. El secretario general del PSOE articuló su propuesta en diez reformas educativas “radicales”, sobre la base de “una adecuada financiación”, que garanticen “la igualdad de oportunidades” y contribuyan “a la cohesión social y territorial de España, así como la desarrollo económico del país”.

Formación común

Prevenir el fracaso escolar, educar entre todos y otorgar mayor autonomía a los centros, para una educación más personalizada y no segregadora” constituyen, para Zapatero, los tres grandes principios de estas reformas. A su juicio, “la educación puede contribuir, como ningún otro factor, a la cohesión social de España y a nuestro desarrollo económico”. “También tiene cosas que decir en la cohesión territorial de la España autonómica, porque supone la garantía de una formación común para todos los españoles, dentro de la España plural a la que queremos dar un nuevo impulso” especificó.
El secretario general del PSOE hizo hincapié en que los alumnos manejen con fluidez la lengua inglesa al concluir la educación obligatoria y en que dispongan de un ordenador para cada dos escolares mayores de 8 años. En esta línea manifestó la intención de incrementar la becas de acceso a la Universidad, “para que un 40% de los estudiantes esté becado en los niveles postobligatorios” y de limitar a 15 el número de estudiantes por aula, en los centros ubicados en zonas desfavorecidas.

Ampliación de horario

Para atender las necesidades de las familias, Zapatero es partidario de ampliar el horario en centros escolares hasta once meses al año, siete días a la semana y doce horas al día. También expresó su propósito de alcanzar una tasa de escolarización del 85% en Formación Profesional o Universidad para el año 2010. También se acordará con las comunidades autónomas el incremento de plazas en el primer ciclo de Educación Infantil hasta lograr las 300.000 familias, así como ampliar el horario de clase en una hora al día en la Primaria y en tres horas semanales en Secundaria.
Rodríguez Zapatero reveló pretende también garantizar que los centros privados concertados “atenderán a los alumnos sin ningún tipo de discriminación” y de elaborar un nuevo Estatuto de la Función Docente. Por último, reiteró que una financiación adecuada hará que España “abandone el furgón de cola de la UE en inversión en educación”, así como un modelo de financiación universitaria “que alcance el 1,5% del PIB”.

Igualdad de oportunidades

Según figura en su programa electoral, los socialistas pretenden garantizar el mayor grado de calidad en la enseñanza y la mayor igualdad de oportunidades para acceder a ella, “porque creemos que sin igualdad no hay calidad éticamente defendible y sin calidad no puede hacerse efectiva la igualdad”.
De igual modo, puntualizan que “la mejora de la calidad exige el compromiso y apoyo de los poderes públicos, especialmente en la enseñanza pública”, considerada eje vertebrador del sistema educativo, y que exige que las administraciones educativas le otorguen una atención prioritaria, que permita ofrecer una enseñanza de calidad contrastada”.

 

arriba