Nombramiento de altos cargos en el MEC
Salvador Ordóñez y Jaime Lissavetzky, secretarios de Estado de Universidades e Investigación y de Deporte, respectivamente

Madrid. REDACCIÓN
El Consejo de Ministros ha nombrado a Salvador Ordóñez Delgado secretario de Estado de Universidades e Investigación. En el acto de toma de posesión, declaró que “la LOU nace con la oposición de todos los claustros universitarios, que supuso un retroceso importante en  la  au-

tonomía universitaria”. En este sentido, destacó como aspectos que han generado no pocas disfunciones, “la selección del profesorado, el funcionamiento de los órganos de gobierno y, en especial, de los claustros”. Ordóñez se mostró partidario de “analizarlos y, en su caso, corregirlos”. En este proceso recabó la participación de “las comunidades autónomas, la Conferencia de Rectores y las asociaciones de estudiantes y trabajadores de la Universidad”.
También hizo referencia a la convergencia europea en enseñanza superior que se traduce en “impulsar la adecuación de las universidades españolas a la sociedad del conocimiento”. “Es la hora de la flexibilización y la armonización de los currícula, para garantizar la libre circulación de los profesores y los estudiantes. Así como, de la implementación de una política de ayudas al estudio, progresista, y de los nuevos métodos docentes”, afirmó.
Ordoñez es Doctor en Ciencias Geológicas por la Universidad Complutense de Madrid, con Premio Extraordinario; este asturiano nacido en 1946 es catedrático de Petrología y Geoquímica y desde 2001 rector de la Universidad de Alicante. Durante veinte años ha desarrollado su actividad docente en la Universidad Complutense, como profesor adjunto y vicedecano de la Facultad de Geológicas. Posteriormente, se incorporó a la Universidad de Alicante, donde ha desempeñado diversos cargos, como director de la Escuela de Gemología, vicedecano de la Facultad de Ciencias y vicerrector de Ordenación Académica. Ordóñez ha realizado 122 publicaciones en revistas y libros científicos españoles y extranjeros.

Presidente del CSD

Por otra parte, Jaime Lissavetzky ha sido designado presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD). Durante la toma de posesión, basó su modelo de trabajo en “el respeto, diálogo, colaboración y apertura a todos los sectores deportivos”. En su intervención reconoció “la importancia del deporte, desde la vertiente social ligada a la educación, a la salud y a la cohesión social”, y valoró la relevancia de sus aspectos económicos, “generadores de empleo”. También hizo referencia a la transmisión de unos valores que “tienen que ver con la solidaridad, la superación y con el trabajo en equipo”. A su juicio es fundamental desarrollar el concepto de “juego limpio”.
Madrileño de 52 años, doctor en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense de Madrid, Lissavetzky fue consejero de Educación y Cultura en el Gobierno regional madrileño con Joaquín Leguina y secretario general de la Federación Socialista Madrileña. El nuevo presidente del Consejo Superior de Deportes fue profesor adjunto de Química Orgánica en la Universidad de Alcalá de Henares y colaborador del Instituto de Química Médica del CSIC. Diputado socialista en la presente legislatura por la Comunidad de Madrid, se verá obligado a renunciar al acta de diputado por incompatibilidad de funciones.
Por su parte, Fernando Gurrea Casamayor ha sido designado subsecretario de Educación y Ciencia. Licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza, Gurrea Casamayor, nacido en Zaragoza en 1961, está casado y es padre de dos hijos. Hasta ahora era secretario general técnico de la Presidencia del Gobierno de Aragón, tras haber sido letrado-Jefe del Gabinete Jurídico de la Universidad de Zaragoza y profesor asociado de Derecho Administrativo. En su dilatada carrera profesional destaca su participación como técnico en distintas administraciones públicas, en las que ha desempeñado tareas de asesoramiento jurídico o de dirección y administración de personal, gestión y coordinación administrativa: Diputación General de Aragón, Delegación de Gobierno en Aragón, Gobierno de La Rioja, Diputación Provincial de Zaragoza, Delegación Provincial del MEC, Ministerio de Cultura, así como en distintos ayuntamientos y universidades públicas (Almería, Politécnica de Madrid, Valladolid y Zaragoza). Gurrea Casamayor ha editado, asimismo, una treintena de publicaciones sobre temas jurídicos.

Secretario general de Educación

Asimismo, el nuevo secretario general de Educación es Alejandro Tiana Ferrer (Madrid 1951). Presidente de la Asociación Internacional para la Evaluación del Rendimiento Educativo, hasta su nombramiento ocupaba la Dirección General de Innovación y Desarrollo de la Organización de Estados Iberoamericanos. Doctor en Filosofía y Letras, en la sección de Pedagogía, por la Universidad Complutense de Madrid, es catedrático en la Facultad de Educación de la UNED, donde dirigió el Instituto de Ciencias de la Educación y fue vicerretor desde 1999 a 2003. Alejandro Tiana empezó su trayectoria como profesor de Matemáticas y Ciencias Sociales de la antigua EGB en un centro madrileño.
Para dirigir la nueva secretaría general de Política Científica y Tecnológica del MEC ha sido nombrado Salvador Barberá Sandez, nacido en Barcelona en 1946, casado y padre de dos hijos, licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Bilbao y Master y Doctor en Economía por la Northwestern University.
Barberá Sandez ha sido profesor titular interino de la Universidad Autónoma de Madrid, catedrático de la Universidad del País Vasco y de la Universidad Autónoma de Barcelona, miembro del Consejo de Universidades y secretario del programa Propio del MEC.
Barberá es catedrático de Fundamentos del Análisis Económico de la Universidad Autónoma de Barcelona y director de la Institució Catalana de Recerca y Estudis Avancats. Salvador Barberá fue distinguido en el año 1996 con el Premio de Economía Rey Juan Carlos.

 

Tras la ministra,
de derecha a izquierda, Salvador Ordóñez, Jaime Lissavetzky, Fernando Gurrea, Salvador Barberá
y Alejandro Tiana.
(Foto: Rafael Martínez)
arriba