La Universidad alcanza su techo de crecimiento y su matrícula se estabiliza

El alumnado femenino supera ya en 7 puntos porcentuales al alumnado masculino en la Universidad española, en la que sólo un 8% de los estudiantes cursan estudios en centros privados, con un incremento más que notable de los estudios de tercer ciclo, que se han duplicado en los últimos años, según se señala en un informe sobre “Evolución del alumnado universitario” elaborado por el Consejo de Coordinación Universitaria.

Tras el progresivo aumento del alumnado universitario desde los años 70, la Universidad española parece estabilizar su matrícula, y afronta ahora el reto de la mejora de la calidad. (Foto: Rafael Martínez)

Un informe sobre la evolución del alumnado, realizado
por el CCU, constata la presencia mayoritaria de la mujer y
el incremento de los estudios de tercer ciclo

Madrid.
La Vicesecretaría de Estudios del Consejo de Coordinación Universitaria (CCU), ha elaborado y hecho público recientemente un informe sobre “La evolución del alumnado universitario” en el período transcurrido de 1994-95 a 2001-02, que analiza la realidad de la Universidad española en esos 8 años y proporciona una base de datos útil para la identificación de tendencias de futuro.
En el primer apartado del informe, reservado a la matrícula de alumnos y la demanda de estudios, se constata que desde 1994 a 2002, la Universidad española aumentó en casi 80.000 alumnos, de 1.446.472 matrículas en el curso académico 1994-95 a 1.525.989 matrículas en el curso 2001-02. Sin embargo, esta aparente estabilidad en la matrícula, ligeramente al alza, guarda en su seno dos tendencias enfrentadas: un crecimiento sostenido en el alumnado universitario hasta el curso 1999-2000, en el que se alcanza el techo histórico de la Universidad española, con 1.589.473 matrículas, y un descenso leve, pero progresivo, en la matrícula de los últimos años.

Techo de crecimiento

En el resumen final del informe, se precisa a este respecto que “de acuerdo con los datos de la matrícula, parece que la Universidad ha alcanzado su techo de crecimiento y, mientras no se dé una nueva coyuntura, la matrícula global de primer y segundo ciclo se mantendrá en 1.500.000 alumnos, y el nuevo acceso anual en torno a 225.000 matriculaciones”.
La evolución de la matrícula, según se especifica en el informe, “sigue tendencia distinta según la titularidad de las universidades: el sector público tiene una curva ascendente y descendente (que se corresponde con los datos globales citados), mientras que el sector privado crece a lo largo de la serie”. En los ocho años analizados, el porcentaje de matrícula en las universidades privadas se ha incrementado del 3,60% en el curso 1994-95 al 8,02% del total en el curso 2001-02. “De todos modos –se precisa en el informe- a pesar del fuerte crecimiento del sector privado, con la creación de 14 universidades privadas desde el año 1994, su repercusión en el total de alumnos no se percibe en la misma intensidad, ya que sólo representan el 8,02% del total de la matrícula en el curso 2001-02”.

Demanda de nuevo ingreso

Una manera más ajustada de observar la evolución de la matrícula es proceder al análisis de la demanda de nuevo ingreso, es decir, “las cohortes que acceden por primera vez a la Universidad”, y a este respecto se señala en el informe que “con oscilaciones de un año a otro, observamos un estancamiento del nuevo acceso alrededor de los 225.000 alumnos”, y se concluye que “no se observa aquí una tendencia a la baja, sino oscilaciones alrededor de un cierto volumen; podemos explicarnos este estancamiento del nuevo ingreso no sólo por la llegada a la Universidad de las cohortes procedentes de la caída de la natalidad en la década de los años 70, sino también por un cierto descenso de la tasa de estudiantes de Bachillerato”.
De acuerdo con las estadísticas disponibles de la ESO, hay un crecimiento de la demanda de Formación Profesional y una disminución de alumnos de Bachillerato: alrededor de un 4% de crecimiento en el alumnado de FP, en detrimento del volumen de alumnado de Bachillerato, y en el informe se apunta que “parece ser que el paro juvenil de las décadas pasadas y una oferta de Módulos de Formación Profesional más atractiva ha tenido sus efectos en la orientación profesional de los jóvenes de Secundaria”.

Modalidad de acceso

A la Universidad se puede acceder por seis vías distintas, según se recuerda en el informe del CCU, y la vía más habitual ha sido la superación de las Pruebas de Aptitud Universitaria (PAU), conocidas como “selectividad”. El porcentaje de alumnos que ingresan en la Universidad vía PAU no sólo es el más alto, sino que ha ido creciendo con los años hasta situarse, en el año 2001-02, en un 85%. Sin embargo, el porcentaje de alumnos procedente de la Formación Profesional, que en el curso 1997-98 era de un 9,12%, ha disminuido hasta reducirse a un 6,76% en el último año del estudio (2001-2002), y asimismo se ha producido una pérdida porcentual de matrícula entre los alumnos procedentes del segmento “mayores de 25 años”, que ha pasado en esos años citados del 2,04% al 1,10%, y de los procedentes de “titulados universitarios”, que han disminuido del 2,72% al 0,56%.

Presencia mayoritaria de la mujer

La igualdad de acceso de la mujer a los estudios universitarios es ya una realidad, según constata el estudio del Consejo de Coordinación Universitaria, en el que se precisa que “del total de la matrícula de primer y segundo ciclo, el 53,58% del alumnado es femenino”, y resalta incluso que “empieza a haber descompensación a favor de las mujeres” en el alumnado universitario español. Sin embargo, la distribución del alumnado femenino por ramas de estudio presenta fuertes diferencias, ya que, en el curso 2001-02, las mujeres representaban sólo el 27,14% del alumnado en los estudios técnicos, mientras que alcanzaban el 72% en los estudios correspondientes al área de Ciencias de la Salud.
En los estudios de tercer ciclo (Doctorado), que han experimentado un incremento considerable en los últimos años, duplicando el número de alumnos, la presencia de la mujer es asimismo mayoritaria, con una proporción del 52%. En este tipo de estudios, se destaca, en el informe, la participación de alumnado extranjero, que ha triplicado su presencia en los ocho años analizados en el estudio, alcanzando un porcentaje del 15,6% de la matrícula total, y el descenso en el número de matrículas de tercer ciclo en el área de Ciencias de la Salud, mientras que se incrementan apreciablemente las matrículas en Humanidades y estudios técnicos.

 

arriba