Nuevo sistema de homologación de los títulos universitarios extranjeros

El Gobierno aprueba un real decreto que regula las condiciones de convalidación y agiliza los trámites del proceso de homologación de estudios

Las condiciones de homologación y convalidación de títulos y estudios extranjeros de enseñanza universitaria quedan reguladas por un real decreto aprobado en la reunión del Consejo de Ministros celebrada el viernes 20 de febrero. Este nuevo sistema permitirá agilizar los trámites y reducir el tiempo de concesiones de las homologaciones, cuyas solicitudes se han incrementado notablemente en los últimos años.

Madrid.
El Consejo de Ministros, en reunión celebrada el viernes 20 de febrero, aprobó, a propuesta de la ministra de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo, el real decreto por el que se regulan las condiciones de homologación y convalidación de títulos y estudios extranjeros de enseñanza universitaria. El texto del real decreto ha sido informado favorablemente por el Consejo de Coordinación Universitaria y por el Consejo de Estado.
Este nuevo procedimiento para la homologación de los títulos extranjeros de educación superior a los títulos universitarios españoles responde al compromiso adquirido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de mejorar este procedimiento para adaptarlo a las nuevas demandas.
El notable aumento de las solicitudes de homologación de títulos extranjeros, tanto de españoles que cursan parcial o totalmente sus estudios en sistemas educativos extranjeros como de nacionales de otros Estados que solicitan la homologación de su formación superior a los títulos españoles, hacía necesaria una reforma del actual sistema, con objeto de simplificar los trámites y de reducir el tiempo de espera para obtener, en su caso, la concesión de la homologación.
El aumento en el número de solicitudes de homologación queda reflejado en los datos proporcionados por el MECD sobre la evolución registrada en este apartado desde el año 1997, en el que se cursaron 6.064 solicitudes, al año 2001, con 14.703 solicitudes, y a 2002, con 19.027 solicitudes.
“Agilidad y flexibilidad son las notas esenciales de este nuevo procedimiento -según explica el MECD en una nota informativa-, todo ello sin merma de las garantías para que la incorporación de los titulados extranjeros se produzca en pie de igualdad con las exigencias de los titulados españoles”.

Nuevo procedimiento

Con el real decreto aprobado por el Consejo de Ministros, la homologación se concibe no como una absoluta equiparación en cuanto a las denominaciones, contenidos o asignaturas de los programas, sino como una “equivalencia” entre la formación adquirida en el extranjero y la requerida por la Universidad española.
Además de la homologación a los títulos concretos del Catálogo Oficial de Títulos (por ejemplo, licenciado en Derecho o licenciado en Periodismo), se introduce la homologación a Grado Académico (es decir, se va a poder reconocer que el solicitante tienen el nivel y los derechos correspondientes a un título de Licenciado o Ingeniero, sin especificar la disciplina en la que ha obtenido la Licenciatura o la Ingeniería).
Este nuevo sistema va a agilizar el proceso de homologación para todos aquellos que necesitan ver reconocidos su nivel de estudios sin la especificidad concreta de la disciplina académica que han cursado. Por ejemplo, esto es de suma utilidad para aquellos ciudadanos de la Unión Europea que necesitan presentarse a oposiciones para las que se exige un determinado grado académico (Licenciado o Diplomado) o cuando se precise la homologación únicamente a efectos académicos para continuar estudios, por ejemplo de Doctorado en una universidad española. Así, el MECD procederá entonces a la homologación a Grado Académico, sin que haga falta la homologación a los títulos concretos del Catálogo Oficial de Títulos.

Informe previo

Con el nuevo sistema, la resolución de las solicitudes irá precedida de un informe elaborado por un comité técnico. Estos informes pueden ser específicos, para una solicitud concreta, o genéricos, sobre determinadas titulaciones que serán de aplicación directa por el órgano instructor, lo que agilizará notablemente el procedimiento.
Hasta ahora, la homologación podía concederse, no concederse o, en el caso de que los estudios acreditados por el solicitante no fuesen suficientes, condicionarse a la superación de una prueba de conjunto en una universidad española sobre conocimientos básicos de la formación española requeridos para la obtención del correspondiente título.
Con el nuevo procedimiento, cuando se detecten carencias en la formación acreditada la Comisión podrá condicionar la homologación a la superación de unos requisitos formativos complementarios, que podrán consistir en una prueba de aptitud (como hasta ahora) o en la realización de unas prácticas, el desarrollo de un proyecto o trabajo, o la asistencia a cursos. De este modo se da una mayor flexibilidad al sistema y se permite una mejor adaptación de esta exigencia de formación complementaria a la heterogeneidad de los diferentes sistemas educativos.
Finalmente, en el texto del real decreto se aborda también una nueva regulación de la convalidación parcial de estudios universitarios extranjeros.

 

En el año 2002 se registraron más de 19.000 solicitudes de homologación de títulos universitarios extranjeros, mientras que en 1997 se presentaron poco más de 6.000 solicitudes. (Foto: Rafael Martínez)
arriba