“El Lápiz Mágico”
recrea la línea y el color de un mundo
de fantasía
“Magic Péncil” ofrece un recorrido por el mundo imaginario de la literatura infantil y juvenil. Esta exposición interactiva recoge casi 400 obras de 13 ilustradores británicos contemporáneos.

La Biblioteca

Nacional reúne

392 obras de los

mejores

ilustradores

británicos de

literatura infantil

y juvenil

En el transcurso de la visita, los alumnos pueden ojear libros ilustrados por los creadores, que protagonizan esta muestra. (Fotos: Rafael Martínez)

Madrid. ROSAURA CALLEJA
Hasta el próximo 14 de marzo, la Biblioteca Nacional acoge “El Lápiz Mágico”, una exposición interactiva, que reúne 392 obras de los 13 artistas británicos más prestigiosos, en el campo de la ilustración de libros infantiles y juveniles.
Desde el nacimiento hasta la muerte, desde lo mundano a lo fantástico, “Magic Péncil” gira en torno al dibujo como forma de arte expresiva. Las obras expuestas resultan familiares a los visitantes, porque figuran en los libros que se utilizan en las aulas escolares de todo el mundo.
“Poder contemplar las ilustraciones originales, en lugar de verlas en los libros impresos, es como estar con alguien en una habitación, en lugar de verlo en una foto”, afirma Andrea Rose, comisaria de la exposición y directora de Artes Visuales del British Council, que organiza la muestra en colaboración con la Biblioteca Nacional.
Para esta experta, “El Lápiz Mágico” constata cómo los ilustradores actuales siguen reflejando las preocupaciones contemporáneas con idéntica fuerza y originalidad y cómo su trabajo, de manera incuestionable, convierte a nuestra época en una segunda edad dorada de la ilustración británica”.

Selección

Quentin Blake, autor galardonado con el “Children’s Laureate”, prestigioso premio británico otorgado a escritores de literatura infantil, ha seleccionado las obras, con dibujos y cuadros acabados, junto con ejemplos de bocetos, estudios, maquetas de trabajo y demás materiales.
A esta exposición acuden diariamente unos 170 estudiantes de 8 a 16 años. En este sentido, Isabel Fernández, del Departamento de Artes y Literatura del British Council, subraya que la muestra conjuga diversos elementos interesantes para un amplio espectro de público, ya que atrae a lectores de todas las edades, pero también a los interesados por el diseño gráfico o por el arte de la ilustración. Asimismo, revela que la demanda de visitantes ha obligado a ampliar el horario y que han recibido solicitudes de universitarios, como es el caso de los alumnos de Bellas Artes.

Proyecto bilingüe

Un grupo de cincuenta escolares de 3º de Primaria del Colegio Público “Comuneros de Castilla” se ha desplazado desde Avila, para recorrer esta exposición. Este centro desarrolla un proyecto bilingüe, que pusieron en marcha el British Council y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en 1996 y que se desarrolla en 88 centros españoles y británicos. Desde los 3 años, los escolares estudian un currículo bicultural y bilingüe, impartido por profesores de ambos países. Además, British Telecom Spain organiza una “comunidad virtual”, que comunica a través de Internet a los 88 centros que desarrollan este proyecto bilingüe. Este portal permite a alumnos y profesores intercambiar materiales didácticos y participar en chats, foros, grupos de trabajo y sesiones de videoconferencia.
Según Beatriz Armesto, profesora de 3º de Primaria del colegio “Comuneros de Castilla”, la visita a esta exposición forma parte de las actividades de fomento de la lectura que se realizan en su centro. “En esta línea de trabajo, recibimos las visitas de ilustradores o cuentacuentos y los profesores leemos libros en clase, para que cada alumno realice un resumen o dibujo de un capítulo, con los que se confecciona un nuevo libro”.

Diversidad de técnicas

Durante el recorrido, los alumnos comprueban como los tradicionales cuentos de hadas y fábulas comparten espacio con los dibujos “cross-section” (dibujos en sección transversal) de Stephen Biesty.
De igual modo, observan diversas técnicas como el uso del collage y el ordenador de Lauren Child, la combinación de fotografía y el dibujo fresco de John Burningham, las estilizadas composiciones de Sara Fanelli y el trabajo de Posy Simmonds, que combina textos inteligentes con un contenido social.
En esta muestra también tienen cabida artistas como Patrick Benson, Angela Barrett o Charlotte Voake, que conservan el sabor de la ilustración infantil y juvenil tradicional. Por lo que se refiere a los temas, algunos no son únicamente para el público infantil, como “War Boy” de Michael Foreman, que refleja la infancia y adolescencia del artista en Lowestoft durante la Segunda Guerra Mundial, o “When the Wind Blows” de Raymond Briggs, una parábola visual contra la guerra nuclear.
Para completar el recorrido, la exposición ofrece un espacio dedicado a la proyección de un video y un rincón de lectura, donde los visitantes tienen la oportunidad de consultar una selección de libros con ilustraciones de estos artistas. Además de divertidos juegos informáticos, acompañados de unas fichas de actividades especialmente diseñadas para el público más joven, que les acercan al tema central de la exposición de una forma activa y creativa.

 

arriba