CC.OO quiere que todos los docentes sean licenciados
Sus propuestas sobre formación del profesorado incluyen un cuerpo único para la enseñanza no universitaria
Es necesaria
una red institucional
de formación abierta a las necesidades de los docentes.
(Foto: Rafael Martínez)
CC.OO reclama un cuerpo único de todo el profesorado de enseñanza no universitaria, y el grado de licenciatura para los estudiosa de Magisterio. Esta organización ha planteado sus propuestas sobre formación inicial y permanente de los docentes, que considera como un derecho y un deber, así como parte de la jornada laboral y la función docente.

Madrid. G. A.
La Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras (CC.OO) ha elaborado un documento sobre Las políticas de formación permanente del profesorado. Reflexiones y propuestas, que parte de un análisis de la situación actual “enmarcada en un mundo globalizado”, y pretende deducir “las transformaciones que deben sufrir tanto los perfiles profesionales como las instituciones escolares, para adaptarse a las necesidades requeridas por una sociedad en constante cambio”. Y todo ello porque dicha formación “constituye un instrumento clave para garantizar un servicio educativo de calidad en todo momento, pero aún más en éste en que los requerimientos del profesorado cambian de forma continua, porque son incesantes las transformaciones sociales y la respuesta educativa que les corresponde”.
Pero, tal y como se afirma en la introducción del trabajo, la formación inicial y permanente de los profesores es “una de las más significativas asignaturas pendientes que tiene el sistema”. Además, se hace referencia a “la táctica del PP de dejar morir de inanición un modelo de formación cuya puesta en práctica estaba ya desacreditada”. Y también a “la falta de atención de las administraciones educativas que asumían las competencias en educación, y consideraban prioritarios otros aspectos relacionados con la implantación y ordenamiento del sistema en sus respectivos territorios”.

Problemas sin resolver

En este sentido, el secretario general de esta organización, Fernando Lezcano, ha afirmado en la presentación del trabajo que “éste es un tema permanentemente mal resuelto, y prueba de ello es que hace casi tres décadas que se está hablando de la necesidad de reformar la formación inicial y, sin embargo, ésta permanece inalterada”. Reconoce que la formación permanente ha sufrido “cambios más sustanciales”, pasando desde “su práctica inexistencia como expresión organizada a las muy sugerentes escuelas de verano y cursos organizados por los MPRs de mediados los años 70, hasta llegar a la institucionalización de la red de formación creada a partir de los 80”. Pero ha añadido que “cuando requería un serio replanteamiento, el actual Gobierno ha hecho gala de un nulo interés por revisar su funcionamiento y dotarla del necesario estímulo y proyección”.
En definitiva, ha denunciado la “doble moral de quienes alaban el papel de los docentes, pero en la práctica se olvidan de ellos y los abandonan a su suerte. Nosotros -ha añadido- sí creemos que la formación inicial y permanente del profesorado es esencial, y por ello hemos elaborado este documento. No hemos querido pontificar, sino ofrecer nuestras aportaciones de cara a un posible debate, que consideramos muy necesario”.

Orientación

CC.OO plantea una formación inicial “dirigida no tanto a la transmisión de conocimientos como a la orientación del alumno en su propio proceso de aprendizaje”. Y propone un cuerpo único de todo el profesorado de enseñanza no universitaria, con el grado de licenciatura para los estudios de Magisterio y “licenciatura especializada” para la docencia en Educación Secundaria. Y reclama de las administraciones educativas el reconocimiento de la formación permanente del profesorado como “derecho y deber”, como parte su jornada laboral, como parte de la función docente y, en definitiva, “como elemento fundamental para favorecer la autonomía pedagógica”.
Esta organización plantea la constitución de una red institucional de formación “abierta a las necesidades de los profesionales, participativa y democrática”, y el establecimiento de unas plantillas de centros de profesores “flexibles y adaptadas a las necesidades del medio”. Y pide un “compromiso decidido por la formación permanente del profesorado de FP Reglada a través de estancias formativas en empresas, participación en proyectos de I+D contextualizados en el tejido productivo de cada zona, e intercambio formativo con los docentes de FP Ocupacional y Continua”.

 

arriba