Alerta y condena

Controlados por las mafias y ambicionados por expertos, instituciones y coleccionistas, los bienes culturales precolombinos y coloniales de América Latina han sufrido durante años el expolio y la diseminación criminal. La Lista Roja elaborada por el Consejo Internacional de Museos alerta y condena este comportamiento depredador.
Llega a España
la Lista Roja de los bienes culturales latinoamericanos en peligro

Madrid. JULIA FERNANDEZ
Hace ahora dos años y medio el International Council of Museums (ICOM) daba la voz de alarma a la comunidad internacional sobre la desaparición de los bienes arqueológicos africanos en manos de un mercado ilegal del arte en el que el saqueador nativo era sólo una débil y sustituible pieza de un largo encadenado criminal. Se trataba de la primera Lista Roja confeccionada por el organismo supremo de las instituciones encargadas de proteger bienes que son constitutivos de la identidad cultural humana: bienes que hablan del universo simbólico de comunidades  en  el  tiempo,

que tienen la memoria de sus miedos, esperanzas, deseos, que son el reflejo de su alma. Su publicación creó el estado de opinión que hacía censurable al coleccionista, comerciante de arte, casas de subastas o, incluso, museos que adquirían piezas de dudosa procedencia. Era una primera victoria que tuvo su gran contrapartida en  la gran derrota que supuso hace unos meses el saqueo del Museo de Bagdad con la diseminación de sus piezas y la destrucción de gran parte de la colección que guardaba la huella de nuestros orígenes como seres civilizados. Un fracaso en la guerra sin cuartel que asola el patrimonio cultural del mundo en vías de desarrollo y que el ICOM ha querido enfrentar con la publicación en el 2003 con la difusión en todos los medios de una Lista Roja de emergencia de antigüedades iraquíes en peligro.

Áreas remotas

El 80% de todos los sitios arqueológicos conocidos en la península de Yucatán han sido saqueados; los antiguos cementerios de algunas regiones de Perú semejan un paisaje lunar lleno de cráteres realizados por saqueadores clandestinos; las zonas más inaccesibles del Amazonas son esquilmadas sin posibilidad de control policial; los monumentos y tumbas de México, Belice, Guatemala y Honduras son robadas y destrozadas; se sustraen los cuadros, esculturas y objetos santuarios de las Iglesias y conventos de Perú, Guatemala, Paraguay o México. El panorama que el ICOM ha trazado estos días con el informe sobre los bienes culturales prehispánicos y coloniales de América Latina en peligro de extinción es auténticamente sobrecogedor porque los saqueos no sólo esquilman el patrimonio común sino que destruye o daña el lugar en el que se encuentran los objetos, recortan las pinturas de sus bastidores y las enrollan, o desmiembran los frontales hechos de láminas de plata trabajada que cubren los altares para poder vender las piezas por separado e impiden la identificación científica de un asentamiento: robo físico, saqueo de la memoria y destrucción de la historia.

Demanda criminal

Los veinticinco ejemplos de categorías de bienes culturales precolombinos y coloniales sistemáticamente saqueados en América Latina que recoge la Lista Roja fabricada por el ICOM, y que en días recientes ha sido presentada en el Museo de América, son los objetos más codiciados por una criminal demanda internacional que alumbra con su deseo la compleja red que tiene en el propio indígena –son los que buscan los objetos con hachas, tractores y explosivos, en áreas remotas y poco pobladas sin control policial- su paradójico punto inicial y que se alarga hasta museos, casas de subastas, comerciantes y coleccionistas de arte. Es a estos últimos, junto a la policía y agentes de aduanas, a los que está dirigida esta Lista Roja de bienes culturales latinoamericanos en peligro que es un Alto al tráfico ilícito del patrimonio cultural.
Sus familias de objetos recogen veinticinco categorías de piezas en mayor peligro de extinción: 1.-Cerámica: Vasijas policromas mayas; Urnas amazónicas; Vasijas Moche (Perú); Figuras Nayarit (México) y Figuras y vasijas Jama Coaque (Ecuador); 2.- Lítico: Piedras de moler escultóricas; Estelas mayas; Máscaras teotihuacanas (México) y Estatuas de San Agustín (Colombia); 3.- Jade: Colgantes hacha; Figurillas olmecas (México) y Colgantes placa mayas; 4.- Metales: Máscaras Tumaco-Tolita y Colgantes águila; 5.-Metales: Keros incas; Tabletas para alucinógenos y remos labrados (Perú); 6.- Textiles: tejidos de plumas Nasca, Chimú y Wari (Perú) y Telas Paracas, Wari, Chimú y Chancay (Perú); 7.- Escultura: Esculturas religiosas coloniales; Cristos de marfil (México) y Estatuas de pasta de maíz (México); 8.- Pintura: Cuadros de escuela mexicana y guatemalteca; Cuadros religiosos cuzqueños y quiteños; y 9.- Platería: Platería religiosa.
En el mundo de la naturaleza, una Lista Roja es una llamada de atención sobre aquellas especies en peligro de extinción. La Lista Roja que ahora nos llega es un llamamiento a la propia extinción cultural de nuestra especie.

 

arriba