El astronauta Pedro Duque regresa
a España tras la misión Cervantes

Madrid. El astronauta Pedro Duque ha regresado a España después de participar en la Misión Cervantes y visitar la Estación Espacial Internacional. Ha sido la primera vez que un español participaba en un vuelo programado por la Agencia Espacial Europea (ESA), cuyos principales objetivos han sido reemplazar la cápsula Soyuz, que había permanecido anclada en la Estación durante seis meses para un eventual rescate de la tripulación residente; su intercambio por una tripulación de refresco; y la ejecución de un programa científico que ha incluido diversos experimentos españoles.
Pedro Duque ha sido recibido en audiencia por los Reyes de España y por el presidente del Gobierno, y se ha entrevistado igualmente con el ministro de Ciencia y Tecnología y con los máximos responsables de las comunidades autónomas de Madrid, Castilla-La Mancha, Murcia y Canarias. También ha visitado las instalaciones de la ESA en la localidad madrileña de Villafranca del Castillo, que tuvieron un papel relevante en el seguimiento el pasado mes de octubre del citado viaje de la nave Soyuz, y el Observatorio Europeo del Norte (ENO), ubicado en la isla de La Palma.
España contribuye con 668 millones de euros al presupuesto de la Agencia Espacial Europea, correspondiente al periodo 2002-2006, cantidad que representa un 4,4% del total y el 80% de los recursos que el Gobierno dedica al espacio. De ellos, se han destinado 12,81 millones al vuelo de Pedro Duque en la Misión Cervantes. Nuestro país participa asimismo en otras iniciativas como el Programa Galileo, sistema de navegación por satélite bajo control civil e internacional; o en la Organización Intergubernamental para la Explotación de Satélites Meteorológicos (EUMETSAT); y gestiona los retornos industriales de los satélites Hispasat a través de distintas empresas aeronáuticas.

Japón confía en obtener la sede del proyecto ITER

Madrid. El ministro japonés de Educación, Ciencia, Deportes y Tecnología, Takeo Kawamura, ha manifestado la convicción de su Gobierno de conseguir para este país la sede del proyecto internacional de reactor experimental de fusión nuclear ITER, por el que compite con la candidatura europea de Cadarache, al sureste de Francia. El ministro ha mostrado ante la prensa extranjera en Tokio su convencimiento de que si la decisión se hace sobre “criterios objetivos y meramente científicos”, la localidad de Rokkasho será la elegida para acoger el multimillonario proyecto para estudiar las reacciones solares, y obtener energía limpia a partir del hidrógeno.
El ITER moverá una inversión de 10.500 millones de euros en 30 años, y la decisión sobre su emplazamiento se pospuso en diciembre hasta el presente mes de febrero, por la falta de acuerdo entre los socios del proyecto: Estados Unidos, Japón, Corea del Sur, Rusia, China y la Unión Europea. Los tres primeros se manifestaron entonces a favor de la candidatura de Rokkasho y los restantes por Cadarache, mientras que el mandatario japonés cree que la propuesta de su país es superior, y ha justificado sus afirmaciones en base a los resultados de la investigación realizada el pasado año por expertos de ambas localidades.
En cualquier caso, ha manifestado la disposición de su Gobierno para alcanzar un compromiso que incluya un reparto entre Francia y Japón, de las principales instalaciones que requerirá el ITER. En este sentido, ha añadido que si en la próxima reunión de los países implicados no se decide la ubicación, Japón propondrá dividir entre las dos naciones la construcción del laboratorio de fusión nuclear, y el centro de análisis de datos y control a distancia.

Un biochip genético permitirá un diagnóstico precoz del exceso de colesterol

Madrid. Se ha presentado recientemente un biochip para diagnosticar, antes de que se presenten los primeros síntomas, la Hipercolesterolemia Familiar o HF, según informa la Agencia Efe. Esta enfermedad hace que quienes la padecen tengan el doble de concentración de colesterol que la población normal, disparando el riesgo de que padezcan accidentes cardiovasculares prematuros. En su variante más frecuente, denominada Heterocigota, se manifiesta en una de cada quinientas personas desde la infancia, pero la inmensa mayoría de los pacientes están por diagnosticar.
Investigaciones recientes estiman que el 75% de los afectados por la HF sufrirán un infarto de miocardio antes de cumplir 60 años de edad, si no se les diagnostica esta dolencia de forma temprana ni siguen un tratamiento adecuado, y muchos de ellos morirán entre los 35 y los 65 años. El método que se ha presentado ahora confirma en dos semanas, y sin lugar a dudas, si una persona porta la mutación genética que produce la HF, aunque no tenga síntomas. Así permite prevenir de forma radical los efectos de una enfermedad que sólo en España afecta a unas 100.000 personas, y que suele descubrirse demasiado tarde.

 
arriba