“Con muy poco, se puede vivir muy bien”, aseguran cinco alumnos del colegio madrileño Punta Galea, que han diseñado una granja autosuficiente, donde seis personas, sin ayuda exterior, pueden subsistir. Este proyecto ha obtenido el primer premio en la I Bienal Científica de ACADE.
El trabajo
de investigación se
materializó con la construcción y montaje
de esta reproducción a escala
de la
granja. (Fotos: Rafael Martínez)
Alumnos de ESO madrileños ganan el primer premio de la Bienal Científica de ACADE
Una granja autosuficiente

Madrid. ROSAURA CALLEJA
El trabajo en equipo y la originalidad en la presentación son los aspectos que el Jurado de esta I Bienal Científico-Tecnológica de la Asociación de Centros Autónomos de Enseñanza Privada (ACADE) ha destacado en el proyecto ganador.
Según Javier Fábregas, jefe de estudios de ESO del colegio madrileño Punta Galea, decidieron conjugar el agua, la ecología y la nutrición, que eran los temas propuestos en el certamen. “En esta granja podrían sobrevivir seis personas adul-

tas, sin ayuda exterior prácticamente”. En el diseño de este proyecto tuvieron en cuenta todo lo necesario para que un grupo de adultos pueda subsistir de forma autónoma.
Estos granjeros virtuales disponen de productos agrícolas, ganadería y pesca para alimentarse, pero también tienen los elementos necesarios para confeccionar prendas de vestir. Además, en este espacio se obtienen energías renovables y se depuran aguas residuales. Para hacer más gráfico el proyecto, este equipo de alumnos construyó una maqueta de 200 por 100 cm., que reflejaba a escala el contenido del trabajo de investigación, así como fotografías y carteles explicativos.

Método científico

“Con la puesta en marcha del proyecto, los alumnos han aprendido a utilizar el método científico y han asumido la necesidad de concienciar a la sociedad de no malgastar el agua, de consumir una dieta sana y equilibrada y de preservar el medio ambiente, para frenar el deterioro progresivo de nuestro planeta y de nuestras vidas”, señala Fábregas.
Dentro del grupo, cada uno de los estudiantes se responsabilizó de un apartado. A Alvaro del Pino, de 13 años, le correspondió la dieta de los habitantes y tomó como referencia la mediterránea, porque considera que engloba todos los nutrientes necesarios para una alimentación sana. Por su parte, David Campa reconoce que se divirtió mucho con la construcción y montaje de la maqueta. Mientras que Angel Castaño se encargaba del estudio sobre los metros cuadrados de cultivos y plantaciones necesarios para la supervivencia de los seis habitantes, Ferrán Biosca estudiaba las distintas texturas para confeccionar vestidos y el hilado de las lanas. Las instalaciones para el ganado y la pesca fueron las competencias de Ignacio Ramos, quien asegura que “ha sido un trabajo muy interesante, en el que hemos tenido que investigar y consultar diferentes fuentes de información como Internet, revistas, libros, enciclopedias...”.

Equipo docente

Javier Fábregas, coordinador del trabajo, imparte clases de Matemáticas y Tecnología en el Colegio Punta Galea, que escolariza a 900 alumnos desde 2 años hasta 2º de Bachillerato. Este profesor valora especialmente la colaboración que ha prestado el equipo docente del centro en el desarrollo del trabajo, desde biólogos, hasta responsables de Ciencias Naturales, Plástica o Informática.
Con motivo de la celebración de su XXV aniversario, la Asociación Española de Centros de Enseñanza Privada (ACADE) organizó el Primer Certamen Científico-Tecnológico, dirigido a alumnos de 1º de Educación Secundaria Obligatoria, y que contó con la colaboración de la Fundación Europea Educación y Libertad (FUNDEL) y el Museo de las Ciencias de Valencia.
Este certamen constaba de un periodo intracolegial en el que los grupos de alumnos realizaban un trabajo de investigación, sobre el agua, Ecología y Medioambiente o Nutrición y alimentación. En el centro Punta Galea desarrollaron 10 trabajos de los que seleccionaron tres para presentar al concurso. A partir del 15 de junio pasado se abría el periodo intercolegial para que los centros inscritos remitieran sus trabajos.

Segundo premio

El jurado, integrado por miembros del equipo técnico del Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, y por expertos designados por ACADE, FUNDEL y Santillana, estuvo presidido por el científico Santiago Grisolía.
El segundo premio fue un equipo de cinco alumnas del colegio Montfort de la localidad madrileña de Loeches, que había presentado un trabajo sobre la nutrición desde el planteamiento de una vida saludable. El estudio se estructuraba en torno a la pirámide de la alimentación, la nutrición de las células, la vida sedentaria, la dieta desintoxicante, los alimentos funcionales, las carnes alternativas, la anorexia, la bulimia, la deshidratación, el exceso de azúcar o el valor de la alimentación.

 

arriba