Un centenar de instituciones desarrollan el Plan de Fomento de la Lectura
La mejora de las bibliotecas representa una de las principales apuestas del MECD
La ministra presenta la memoria del Plan, acompañada de Isabel Couso, secretaria general de Educación y FP, y Fernando de Lanzas, director general del Libro, Archivos y Bibliotecas.
(Foto: Rafael Martínez)
El Plan de Fomento de la Lectura pondrá en marcha más de 90 actividades educativas y culturales, en el presente año. Desde 2001, el MECD ha invertido más de 125 millones de euros, además de las aportaciones del centenar de instituciones colaboradoras. Las bibliotecas han experimentado un impulso con la construcción de nuevos centros y la renovación de infraestructuras y equipamientos.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
Elaborar instrumentos que faciliten el acceso a la lectura y desarrollar nuevas iniciativas de promoción lectora son los objetivos del Plan de Fomento de la Lectura, que puso en marcha el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en 2001. Además, se pretendía aumentar la presencia de la lectura y los lectores en los medios de comunicación y en el sistema educativo. Desde su inicio, el presupuesto ha superado los 125 millones de euros, a los que se suman las aportaciones realizadas por instituciones privadas y otros organismos, que se estima en unos 14 millones de euros. Desde las 35 que se llevaron a cabo en 2001, el número de actividades se ha incrementado hasta más de 90, previstas para el presente año 2004.
Otra de sus actuaciones se concreta en potenciar el papel de las bibliotecas, como centro de fomento de la lectura, y el MECD está invirtiendo en la construcción de nuevos centros y en la renovación de las infraestructuras y dotación de equipamientos, especialmente informáticos. 

Balance

La ministra de Educación, Cultura y Deporte realizó un balance del Plan de Fomento de la Lectura, que su Departamento concibió, como una de las líneas fundamentales de su política cultural y que ha generado un clima social más favorable en torno a la lectura.
En el acto de presentación de la Memoria 2001-03, celebrado en la Biblioteca Nacional de Madrid, Pilar del Castillo subrayó que este Plan constituye “un ejemplo del papel que debe desempeñar la Administración General del Estado, además de dinamizar al conjunto de la sociedad y está en línea con las iniciativas más avanzadas que se desarrollan en Europa”.

Líneas de actuación

Desde su inicio, este programa ha promovido numerosos estudios, publicaciones y congresos nacionales e internacionales sobre los hábitos lectores y nuevos programas de animación lectora, como las campañas publicitarias en televisión, radio, prensa, marquesinas, salas cinematográficas y estadios de fútbol.
Entre sus actividades también figuran la elaboración de una guía de padres para la iniciación a la lectura, las rutas literarias para alumnos de Secundaria y encuentros sobre literatura en institutos y universidades. Por su parte, las bibliotecas públicas ofrecen acceso gratuito a Internet y han mejorado la dotación de nuevas tecnologías para su gestión.
Mientras “Pasaporte a la Lectura” o “Viaje por el mundo de los libros” constituyen iniciativas para fomentar los hábitos lectores entre los escolares, “Libros a la Calle” se dirige a favorecer la lectura en los transportes públicos. Así como, profesores y estudiantes de Magisterio han tenido acceso a programas de formación en técnicas de animación lectora.
De igual modo, se han convocado diversos certámenes, como el Premio de Fomento de la Lectura en institutos y centros de Primaria y el concurso para la mejora en la gestión y uso de las bibliotecas escolares y el Concurso nacional de Teatro Infantil y Juvenil “Pequeño Teatro”.

Proyección internacional

Durante este acto, Pilar del Castillo constató la repercusión de este proyecto en Iberoamérica, tanto en el diseño del futuro Plan Iberoamericano de Lectura, como en Planes Nacionales de Países como México, Chile, Uruguay, Perú, Colombia, entre otros. “Esta situación heterogénea no ha impedido que desde el Ministerio se hayan compartido las experiencias obtenidas, tras los primeros años de vida del Plan o incluso se hayan cedido herramientas específicas de promoción de la lectura, como los anuncios emitidos en televisión, para su emisión en México, o la campaña “Libros a la calle”, reveló.
En su intervención, Isabel Couso, secretaria general de Educación y Formación Profesional, definió la lectura, como “una herramienta básica del aprendizaje, un elemento clave para la formación integral del individuo y una vía de acceso al conocimiento y la cultura”. Entre sus objetivos señaló “fomentar el hábito lector entre los ciudadanos, especialmente niños y jóvenes, y convertir la lectura en un asunto de interés general, presente en la vida cotidiana de la sociedad”. Además, valoró especialmente la colaboración de la Secretaría de Estado de Cultura y de Educación y Universidades, para la puesta en marcha de este Plan, en el que han participado el sector del libro y otras áreas de la Administración.

 

arriba