Tres escuelas de

Argentina, Chile y

España comparten

una iniciativa

pedagógica a

través de Internet

Esta sección está abierta a todos aquellos profesores que realizan trabajos de innovación en el aula, unidades didácticas, proyectos interdisciplinares o que pongan en marcha nuevos métodos de aprendizaje en clase. Los textos, de una extensión máxima de tres folios, deben llegar en disquete a COMUNIDAD ESCOLAR (Alcalá, 34. 6ª planta. 28071 Madrid), o a nuestra dirección de correo electrónico.

Las posibilidades que ofrecen las nuevas herramientas telemáticas, y en concreto Internet, y sus aplicaciones en el mundo de la enseñanza, encuentran en esta experiencia, desarrollada entre tres escuelas de Argentina, Chile y España, un ejemplo de aprovechamiento pedagógico y una invitación a nuevos y múltiples proyectos de colaboración internacional entre centros, docentes y alumnos.

Acabo de recibir la autorización de mi amigo y colega Daniel. ¡Qué increíble decir “mi amigo Daniel”!, teniendo en cuenta que él vive en España y yo en Argentina. Pero es así, la tecnología permite estas cosas y mucho más.
Me es grato comentar la experiencia que tuve este año a través de Internet. A través de un portal educativo de mi país, Argentina, es posible ponerse en contacto con docentes de distintos lugares del mundo para poder desarrollar  clases  paralelas, de

las diversas áreas curriculares, adaptando los contenidos a los respectivos países, para poder establecer un intercambio cultural y una rica experiencia pedagógica, no sólo para los alumnos sino también para los docentes, a quienes nos permite abrirnos a los demás y así obtener las más hermosas, como diría mi amigo Daniel, “gotas de felicidad pedagógica”.
En esta oportunidad voy a narrar mi primera experiencia con esta herramienta. Soy maestra de escuela primaria, tengo a cargo 5º año de EGB con las áreas Matemática y Ciencias Naturales. Trabajo junto a una compañera, Lidia, quien está a cargo de las áreas Lengua y Ciencias Sociales. Los grupos de alumnos con los que trabajamos son bastante buenos en aprendizaje y sumamente abiertos a todo lo que se le proponga. Por eso es que me interesó mucho intentar desarrollar una experiencia de Clases Gemelas. Demás está decir que a mi compañera Lidia también le gusta experimentar nuevos emprendimientos y estuvo de acuerdo conmigo en esto.
Fue así como a fines del mes de marzo del pasado año me subscribí al proyecto. La respuesta fue inmediata. Tuve varias ofertas, pero solamente elegí dos: un proyecto de Lengua con alumnos de 4º grado de una escuela de España, y otro de Ciencias Naturales con alumnos de 5º año de EGB de una escuela de Chile. Estas dos elecciones las hice durante los tres días siguientes de mi suscripción al proyecto.
El inicio del proyecto con España era urgente, puesto que ellos terminarían su ciclo lectivo el 20 de junio, y debíamos comenzar lo antes posible. En cuanto a Chile había tiempo, ya que el proyecto elaborado estaría para mediados de año y su ciclo lectivo es similar al nuestro.

Una grata propuesta

A pesar de mi orgullo por haber participado de en el este grato proyecto, voy a tratar de ser modesta y confesar que todo fue producto de la obra creativa de mi colega Daniel, docente de escuela primaria, a cargo de 4º grado de una escuela de Balmaseda, País Vasco, España. Luego de establecer contacto a través de Clases Gemelas, me hace la siguiente propuesta:
“Este proyecto que comento ofrece muchas oportunidades al grupo y profesorado. Su resultado está contrastado y puede darse por exitoso, es lo suficiente concreto para no dispersarse y a la vez lo suficiente abierto para no  sentirse "atado". Puede realizarse con pocos medios informáticos (procesador de texto, disquetes 3 y medio, Paint o similar, módem) y no requiere detraer del horario habitual de clases mucho tiempo, pues al ser tareas de Lengua y educación Plástica puede integrarse en las actividades cotidianas.
Si os gusta, consistiría en elaborar dos pequeñas historias o cuentos, cada una en cuatro capítulos, de forma que el gran grupo (o parte de él, según interés del alumnado) de cada escuela comience (capitulo 1) uno de los cuentos, la otra escuela lo continúa (capitulo 2), lo retoma la primera con la aportación recibida (capitulo 3) y lo envía a la otra escuela para que elabore su final (capitulo 4). A su vez y de modo paralelo la otra  escuela había comenzado su primer capítulo, retomado por la otra, etc. Al concluir el proceso cada una de las dos escuelas ha redactado cuatro capítulos, dos de su propio cuento y otros dos del otro cuento. Al interactuar los dos grupos de "escritores" en dos cuentos diferentes se produce un enriquecimiento mutuo, por una parte es creación libre y por otra está limitada por la aportación del otro grupo de escritores. Cada grupo inicia una historia y concluye otra, participando en el "nudo" de ambas. Para no perder el interés ambos capítulos se redactarían a lo largo de la semana, enviándolos al final, el viernes,  así al lunes siguiente se dispone de material para continuar.
Como tarea complementaria final se puede elaborar las ilustraciones de cada capítulo para integrarlas en el texto a la hora de editarlo y elaboración de copias para que cada alumna y alumno se lleve a su casa esas ilustraciones pueden ser elaboradas de dos modos: con el Paint o como a nosotros nos va bien que es preparar sobre papel el dibujo de contorno en línea negra, escanear ese dibujo para digitalizarlo y colorearlo en el paint (queda muy luminoso para verlo en pantalla) o, si no, dibujarlo coloreado y digitalizarlo para insertarlo en el texto.
Cada uno de los cuentos corregidos, armonizada la letra, espacios, márgenes e ilustraciones se envían a la otra escuela para que los edite a papel.”
De más está decir cuál fue mi respuesta inmediata. Luego de consultar telefónicamente a mi compañera Lidia, pues estábamos en el feriado largo del 2 de abril, le di el OK a Daniel para comenzar con el proyecto. Esto se convirtió en el inicio de “una gran experiencia internacional”.

Nuevos amigos... un país lejano...

Recuerdo que todo esto sucedió en un tramo de tres días: sábado, domingo y lunes (feriado). Pero... ¿y el martes?. El martes se convirtió en un día cargado de expectativas, pues debíamos comunicar a nuestros alumnos el inicio de este proyecto. ¿Se mostrarían tan interesados como nosotras? Todo el mes de abril estaba destinado a la parte comunicativa entre los alumnos. ¿Cómo nos arreglaríamos?. Era poco el equipamiento informático de la escuela. Simplemente una sala de computación con cuatro PCs, sin Internet, sin un docente de Informática para que colabore con la parte técnica, la mayoría de los alumnos sin el mínimo conocimiento de computación.
Bueno, sea como sea, todo fue sucediendo de a poco. Cuando le hicimos la propuesta a nuestros alumnos se mostraron muy conformes pero cargados de dudas: ¿queda lejos España?, ¿qué idioma hablan los chicos?, ¿qué le podemos decir?, ¿qué le podemos preguntar?. Esta y muchas más fueron las primeras expresiones de nuestros alumnos, señal de que la semilla del interés estaba sembrada.
En cuanto a la parte técnica lo solucionamos así: escribirían los mensajes en papel borrador, luego de corregidos los transcribirían en formato Word, utilizando las computadoras de la escuela, y lo grabarían en un disquette, que luego enviaría como archivo adjunto desde mi casa, a través del e-mail. Las respuestas y mensajes de España serían impresas y luego leídas en clase para continuar con la comunicación establecida. Se hizo todo, como diría el cantautor argentino Alejandro Lerner, “Todo a pulmón...”, pero con la convicción de que era algo pedagógicamente rico.
De esta manera, se logró una cálida comunicación entre los alumnos, a tal punto que hasta se logró en ambos países despertar hermosas emociones y reacciones de los alumnos, con las que luego disfrutábamos los docentes. Así como era continua la comunicación entre los chicos, para saciar los distintos intereses creados en cada uno, también lo era entre Daniel y yo, quienes debíamos encargarnos de la concreción del proyecto de la manera más productiva posible.
Ni qué hablar de la experiencia informática de los chicos. La mayoría desconocía el manejo de un procesador de textos. Comenzaron redactando sus primeros mensajes buscando letra por letra en el teclado, luego los signos de puntuación y las mayúsculas. Así progresivamente hasta variar el formato de las letras para expresar mejor lo que querían comunicar a sus compañeros de España. ¡Todo una experiencia!

La hora de los cuentos

Así llegó el mes de mayo, en donde comenzaba la redacción de los capítulos de los dos cuentos, que luego serían editados en papel con sus respectivas ilustraciones,  e incorporados a una página Web preparada por Daniel desde su escuela.
En esta parte del proyecto quedo en segundo plano, pues la parte principal le corresponde a mi compañera Lidia, quien es la docente del área Lengua, y por lo tanto la encargada de hacerles elaborar estos capítulos a los chicos. Mi único aporte, además del técnico, es la sugerencia de redactar un cuento de ciencia ficción, teniendo en cuenta el gran interés que mostraban los chicos por las cosas del Universo cada vez que abordaba estos temas en mi área de Ciencias Naturales.
Fue como así como surge el primer capítulo de “Guerra entre planetas”. A la vez los chicos de España, según me contaba Daniel, luego de un gran debate, elaboran el primer capítulo de “Lucía”. Ambos capítulos fueron intercambiados para elaborar su continuación en el otro país, y así sucesivamente hasta terminar los cuatro capítulos, de cada cuento, según lo establecido en el proyecto.
Era lindo ver con qué entusiasmos los días viernes los chicos, luego de elaborar el capítulo que sería enviado a los chicos de España para su continuación, esperaban el día lunes para ver qué habían redactado los chicos de España para ellos continuar con la historia. Fue un trabajo sumamente creativo.

El arte y la tecnología

A comienzos de junio ya estaban elaborados los cuentos, pero faltaba algo importante. Eran las ilustraciones de cada capítulo. Daniel contaba con más recursos informáticos que yo, ya que sus chicos manejaban muy bien el Paint y disponían del tiempo destinado a esa tarea. Mis alumnos no conocían el Paint, ni tampoco disponían del área Dibujo. Por lo tanto Daniel me sugirió varias posibilidades como la de dibujar y pintar en papel y luego escanear los dibujos. Por su parte sus alumnos dibujarían en papel los bosquejos que luego grabarían en el Paint para ser contorneado y coloreados con esta herramienta.
Por una cuestión práctica se decidió que cada país dibujara y pintara las secuencias de un solo cuento. Nuestros chicos ilustraron el cuento iniciado por nosotros “Guerra entre planetas”, y los chicos de España el cuento iniciado por ellos “Lucía”.
Los resultados fueron óptimos. Por ambas partes se podía apreciar la habilidad y creatividad de los chicos, con ilustraciones ricas en detalles, y con un sello personal en cada una de ellas. En esta ocasión la tecnología se alejó para dar la entrada principal al arte, que era el protagonista.
A mediados de junio, pues el 20 de junio culminaban las clases en España, ya estaban listos los cuentos y sus respectivas ilustraciones. Era el turno de su publicación. Fue así, que con la colaboración de nuestra vicedirectora Graciela y a través de una imprenta local, logramos publicar ambos cuentos con el formato de un Libro de Cuentos titulado “Travesuras... aventuras y algo más”.
Fue emocionante ver el interés con que los alumnos recibieron ese libro, en donde figuraban sus nombres y el nombre de los chicos de España. Lo primero que hicieron fue ver los dibujos para reconocer los autores. Luego se armaron espontáneamente pequeños grupos y se pusieron a leer los cuentos. Estaban orgullosos de sus obras, pero más orgullosas estábamos nosotras de haber compartido con Daniel esta maravillosa experiencia.
A fines de junio ya estaba lista la página Web, confeccionada por Daniel, con los cuentos “Guerra entre planetas” y “Lucía” incluidos en él. Para leer ambos cuentos se puede ingresar a través de esta dirección de Internet, eligiendo la opción “VARIOS”, de la siguiente página:

María de Jesús Cejas
http://perso.wanadoo.es/cmendia2/marcos/grupo%20de%20marcos.htm

 

arriba