El Gobierno aprueba el real decreto que establece y regula la Prueba General de Bachillerato

La PGB tendrá carácter externo a los centros escolares y homologará los conocimientos adquiridos por los alumnos en esta etapa educativa

El Consejo de Ministros, en reunión celebrada el pasado 19 de diciembre, aprobó, a propuesta de la ministra de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo, el real decreto de desarrollo de la Ley Orgánica de la Calidad de la Educación por el que se regula la Prueba General de Bachillerato (PGB), cuya superación concede el Título de Bachiller y posibilita el acceso a la Universidad -regulado por otro real decreto aprobado en la misma reunión- y a la Formación Profesional de Grado Superior.
La PGB constará de dos partes, una común, aplicable a todos los alumnos, y otra específica, en función de la modalidad de Bachillerato cursada. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
El borrador del real decreto por el que se regula la PGB fue presentado por el MECD el día 30 de junio de 2003, y desde esa fecha sus contenidos han sido debatidos con las distintas Comunidades Autónomas, en el seno de la Conferencia Sectorial de Educación, y con la comunidad educativa, a través del Consejo Escolar del Estado. Asímismo, el texto ha contado con el informe favorable del Consejo de Estado.
El real decreto aprobado por el Consejo de Ministros establece que, al finalizar los dos cursos del Bachillerato, y una vez aprobadas todas las asignaturas de los mismos, los alumnos realizarán la denominada Prueba General de Bachillerato, cuya superación será requisito para la obtención del título de Bachiller, que da acceso a los estudios universitarios y a los estudios de Formación Profesional de Grado Superior.

Título de Bachiller

La PGB, según se precisa y establece en el citado real decreto, será de carácter de externo a los centros educativos, y servirá para homologar los conocimientos adquiridos por todos los alumnos en esta etapa educativa. Esta prueba, la PGB, será un elemento de estímulo y motivación, tanto para alumnos como para profesores, y servirá asimismo para homogeneizar la obtención del Título de Bachillerato, ya que hasta ahora no existía una prueba externa vinculada a la obtención de este título.
Según se establece en la norma, en cada curso académico habrá dos convocatorias de la PGB, una ordinaria y otra extraordinaria, en las fechas que establezcan las CC.AA. En cada Comunidad Autónoma se constituirá una comisión para la organización y desarrollo de la prueba, que será responsable, dentro de su ámbito de competencia, de la organización y aplicación de la PGB. Cada una de estas comisiones estará compuesta por un representante de la administración educativa, que actuará como presidente; un inspector de educación, con una de las especialidades de la Educación Secundaria; un catedrático de Educación Secundaria, y cuatro profesores designados entre el Cuerpo de Profesores de Educación Secundaria y entre otros profesores que impartan enseñanzas en el mismo nivel. Además, y para el ejercicio de las funciones atribuidas a la Alta Inspección, participará en estas comisiones un representante de la Alta Inspección en la Comunidad Autónoma correspondiente.
La introducción de la Prueba General de Bachillerato en nuestro sistema educativo, prevista para el curso 2005-06, supone un acercamiento a la realidad de la mayor parte de los países de la Unión Europea; en la actualidad, sólo España y Grecia no tienen una prueba de esta naturaleza al final del Bachillerato. De esta forma, la introducción de la PGB homologará nuestro sistema educativo con Europa, lo que facilitará una mayor movilidad a los estudiantes.

Composición de la prueba

La PGB tendrá una parte común, para todos los alumnos que concurren a ella, y una parte específica, dependiendo de la modalidad de Bachillerato que se haya estudiado (Artes, Ciencia y Tecnología o Humanidades y Ciencias Sociales).
La parte común de la prueba tendrá como objetivo comprobar la formación general y la madurez de los alumnos, y evaluará el grado de adquisición de conocimientos y capacidades básicas, como el uso del lenguaje, la comprensión y relación de conceptos, la capacidad de análisis y síntesis, y el conocimiento y expresión, oral y escrita, de una lengua extranjera. Esta parte común se articulará en tres ejercicios, o cuatro en el caso de que deba incluirse la lengua cooficial propia de la Comunidad Autónoma.
El primer ejercicio consistirá en el análisis y comentario de un texto o de otras fuentes, de tipo histórico o filosófico, y en la respuesta a una serie de cuestiones que se planteen al respecto.
El segundo ejercicio será el análisis de un texto literario en lengua castellana; el alumno deberá elaborar un resumen del mismo, realizar un comentario sobre la estructura y una crítica del contenido del texto, y deberá responder a cuestiones de lengua y literatura relacionadas con él, incluyendo aspectos léxico-semánticos.
El tercer ejercicio versará sobre un idioma extranjero, e incluirá una parte escrita y otra parte oral (hasta ahora inexistente), con el objetivo de mejorar los conocimientos y resultados académicos de los alumnos en lengua extranjera.
La segunda parte de la prueba, la específica, constará también de tres ejercicios, y tendrá como objetivo comprobar los conocimientos adquiridos en las asignaturas específicas de cada modalidad de Bachillerato.

Calificación

Cada una de las dos partes de la PGB recibirá una calificación independiente, que será la media de las puntuaciones de los respectivos ejercicios que las integran. Cada ejercicio de estas pruebas será valorado y puntuado de 0 a 10, y la calificación global de la prueba será el promedio de las calificaciones obtenidas en las dos partes que la integran.
En aquellos casos en los que un alumno haya suspendido el conjunto de la PGB pero haya aprobado una de sus dos partes, con cinco o más puntos, se incluye la novedad de que esta calificación de la parte aprobada tendrá validez para las siguientes convocatorias a las que se presente el alumno.
La nota final del Título de Bachiller, con la que los alumnos titulados podrán optar al acceso a la Universidad, estará compuesta en un 60% por las notas obtenidas en los dos cursos de Bachillerato que han realizado, y en un 40% por la nota global final obtenida en la PGB, tal y como solicitó en su momento el Consejo Escolar del Estado. Para hacer esta ponderación será requisito imprescindible haber obtenido en la PGB un mínimo de 5 puntos.
Finalmente, en el texto del real decreto se establece que para aquellos alumnos que en el momento de su inscripción para la realización de la prueba justifiquen alguna discapacidad que les impida realizar la prueba con los medios ordinarios se tomarán las medidas oportunas para que puedan realizarla en las condiciones más favorables.

 

arriba