España alcanza un registro histórico en el gasto de I+D, que se sitúa en el 1,03% del PIB

Madrid. El dato global que representa el esfuerzo español en investigación y desarrollo tecnológico, el gasto en I+D como porcentaje del PIB, se sitúa en el 1,03% en el año 2002, según ha hecho público en un comunicado el Ministerio de Ciencia y Tecnología, que hace referencia a datos proporcionados por el INE (Instituto Nacional de Estadística). Este porcentaje representa el valor más alto alcanzado nunca en España y, por primera vez, se supera la tasa del 1% en este apartado.
Asimismo, este dato supone la consolidación de la tendencia al crecimiento sostenido, tras la grave crisis que afectó al sistema de I+D, entre 1994 y 1996, período en el que el gasto en I+D bajó al 0,81-0,83 del PIB.
Según se indica en el comunicado ministerial, “el dato es especialmente significativo, dado que, en los ejercicios anteriores, España ha tenido una de las mayores tasas de crecimiento del PIB de los últimos años, y de las más altas de la Unión Europea”.
Este esfuerzo queda reflejado en los indicadores europeos, donde se aprecia que España ha realizado un impulso mayor que el del resto de los países europeos en I+D. Según datos del tercer Informe sobre Indicadores de Ciencia y Tecnología de la UE, referidos a 2003 y proporcionados por la Comisión Europea, el gasto total de España en I+D como porcentaje del PIB ha experimentado un crecimiento medio anual del 2,9% entre 1995 y 2001, frente al 0,4% de la media de la UE. Además, el crecimiento anual de España en gasto total de I+D ha sido del 6,7% entre 1995 y 2001, frente al 3,4% de media en la UE.
La cantidad dada a conocer por el INE en su informe, 7.193 millones de euros destinados en el año 2002 a I+D, supone un aumento del 10,5% sobre los resultados del año 2001.

El Congreso de los Diputados aprueba
la Ley de Firma Electrónica

Madrid. El Congreso de los Diputados aprobó, el pasado día 11 de diciembre, la Ley de Firma Electrónica, que ha sido elaborada por el Ministerio de Ciencia y Tecnología en estrecha colaboración con los Ministerios de Administraciones Públicas, Economía, Interior y Justicia. La nueva Ley tienen por objeto promover un uso más generalizado de la firma electrónica como instrumento generador de confianza en las comunicaciones telemáticas y como dinamizador de la administración y el comercio electrónicos, así como proporcionar seguridad a los ciudadanos y empresas en la tramitación electrónica de sus gestiones.
La nueva normativa recoge la experiencia y los avances constatados en las prácticas de la Administración desde la entrada en vigor del real decreto-ley de firma electrónica de 1999. La incorporación de las tecnologías de firma electrónica permitirá solicitar y finalizar los trámites, a través de Internet, con la Administración y con las empresas, y aporta a los procedimientos electrónicos las cualidades de autenticidad, integridad y no repudio que éstos requieren para ofrecer las garantías adecuadas en la Red.

Más de un 70% de los niños europeos enfermos de cáncer sobrevive a la enfermedad

Madrid. Más de un 70% de los niños europeos que enferma de cáncer sobrevive a la enfermedad cinco años después de emitido el diagnóstico y recibir tratamiento, según indica el estudio Eurocare-3 “Supervivencia en Europa a finales del siglo XX”, cuyos datos referidos a población adulta fueron dados a conocer en septiembre durante la celebración, en Copenhague, de la Conferencia Europea de Cáncer.
En el apartado del estudio dedicado a oncología infantil, dado a conocer recientemente, se ofrecen datos relativos al análisis de más de 24.000 tumores en niños menores de 15 años y procedentes de 20 países europeos.
Entre los datos relativos a la supervivencia cinco años después de que se les diagnosticase la enfermedad figuran los porcentajes referidos a los distintos países en los que se efectuó el estudio, que oscilan entre un 90% en Islandia y un 45% en Estonia.
Los países con mejores porcentajes de supervivencia son, tras Islandia, Finlandia, Noruega, Suecia y Suiza. España figura con una tasa de supervivencia del 70,8%, ligeramente por debajo de la media, que se sitúa en un 71,8%.

 
arriba