Nuevos requisitos mínimos para los centros docentes
Habrá un máximo de 25 alumnos por unidad en Educación Infantil y Primaria, 30 en ESO y FP y 35 en Bachillerato
El porcentaje máximo de alumnos por unidad será de 25 en la Educación Infantil y la Primaria, 30 en la Secundaria Obligatoria y la Formación Profesional, y 35 en el Bachillerato, según el nuevo real decreto promulgado por el MECD
La nueva normativa también recomienda potenciar la dota- ción de bibliotecas y aulas de informática. (Foto: R Martínez)
para regular los requisitos mínimos que deben cumplir los centros docentes. También establece las condiciones arquitectónicas, higiénicas, acústicas y de habitabilidad de las instalaciones escolares, y la eliminación de barrearas para facilitar el acceso a los alumnos con problemas físicos.

Madrid. G. A.
El Consejo de Ministros ha aprobado dos reales decretos del Ministerio de Educación, que desarrollarán la LOCE en lo referente a los requisitos mínimos que deben cumplir los centros que impartan enseñanzas escolares de régimen general y a la inspección educativa, respectivamente. Ambas normas han sido debatidas previamente en el Consejo Escolar del Estado y en la Comisión General de Educación, en la que están representados los organismos competentes de las comunidades autónomas, y han sido informado favorablemente por el Consejo de Estado.
El decreto de requisitos de los centros docentes sustituirá al de 1991, y su principal objetivo es el establecimiento de unos mínimos que garanticen la calidad en la impartición de las enseñanzas, y permitan “la flexibilidad necesaria para adecuar la estructura y la organización de los centros a las actuales necesidades educativas”. Por ello, determina que “los centros deberán reunir las condiciones higiénicas, acústicas y de habitabilidad y seguridad establecidas, además de disponer de unas condiciones arquitectónicas que posibiliten el acceso de los alumnos con problemas físicos, de acuerdo con la legislación sobre accesibilidad y eliminación de barreras”.

Bibliotecas e informática

Los centros que impartan Educación Infantil deberán contar con un mínimo de tres unidades y un máximo de 25 alumnos por unidad. Las enseñanzas serán impartidas por maestros con la especialidad correspondiente. Los de Primaria contarán con una unidad por curso como mínimo, con un tope de 25 alumnos. Este nivel será impartido por maestros y se potenciará la biblioteca para que disponga “de fondos bibliográficos y de dotación de equipos informáticos suficientes para agilizar su gestión, y la animación a la lectura entre los alumnos”. También se contempla la existencia de un aula de informática para la utilización de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación (TIC).
Según este decreto, los centros que impartan la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) deberán tener, como mínimo, una unidad por cada curso de los que componen la etapa, mientras que los de Bachillerato ofrecerán, al menos, dos modalidades y dispondrán de cuatro unidades como mínimo. En número de alumnos por unidad será, como mucho de 30 y 35, respectivamente, y para impartir docencia en ambos niveles será imprescindible poseer la titulación de Doctor, Licenciado, Ingeniero, Arquitecto o un título declarado equivalente, y también el de Especialización Didáctica.

Bachillerato y FP

También se potenciarán en estos centros las bibliotecas escolares como elementos de información académica y de fomento de la lectura entre los jóvenes, y las aulas de informática para el trabajo con las TIC. Además, en la ESO se adaptarán los laboratorios de carácter experimental “a las necesidades surgidas por los nuevos itinerarios contemplados en la Ley de Calidad”. Y en Bachillerato se diferencia el tipo de instalaciones dependiendo de la modalidad.
Así, en Artes habrá dos aulas diferenciadas “dotadas con los medios necesarios, incluidos los informáticos, y las instalaciones adecuadas a las opciones que contempla esta modalidad. En Ciencia y Tecnología se establecen tres laboratorios diferenciados de Física, Química y Biología y Geología que permitan realizar simulaciones de experimentos, y un aula de Dibujo que disponga de las tecnologías de la información aplicadas al diseño. En Humanidades y Ciencias Sociales habrá un aula para prácticas de las diferentes asignaturas.
Las enseñanzas de Formación Profesional podarán ser impartidas en centros de Secundaria o en centros exclusivos, siempre con un número máximo de 30 alumnos por unidad escolar. Para impartirlas habrá que tener el título de Doctor, Licenciado, Ingeniero, Arquitecto o equivalente, y estar también en posesión del título de Especialización Didáctica. Aunque para determinados módulos, “las administraciones educativas podrán autorizar la docencia, como profesores especialistas, a profesionales que desarrollen su actividad en el campo laboral”.

Inspección educativa

El segundo real decreto aprobado por el gobierno regula las especialidades básicas de inspección, teniendo en cuenta los diferentes niveles educativos y especialidades docentes. A partir de ellas se realizarán los procedimientos de acceso y de movilidad, mediante concursos de traslados de ámbito nacional. De acuerdo con sus competencias, las administraciones autonómicas “podrán desarrollar las especialidades que se establecen, y regularán la estructura y el funcionamiento de los órganos oportunos para el desempeño de la inspección educativa en sus respectivos territorios”.
El texto del decreto especifica asimismo los aspectos relativos al asesoramiento que deben precisar los inspectores en su trabajo diario. Y también a su formación permanente, que “estará encaminada a su profesionalización y a la actualización de los saberes necesarios para desempeñar sus funciones”. Se llevará a cabo por las distintas administraciones educativas, en colaboración con las universidades e instituciones superiores de formación del profesorado.

 

arriba