Del Castillo hace balance
de la gestión del MECD

La ministra destaca el enorme esfuerzo realizado en la reforma educativa

Acompañada de su equipo, la ministra de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo, ha hecho balance de su gestión en materia educativa a lo largo de esta legislatura, poniendo el énfasis en la aprobación de la Ley Orgánica de Calidad de la Enseñanza (LOCE), de la Ley Orgánica de Universidades (LOU) y de la Ley de Cualificaciones y Formación Profesional, así como en los decretos que las desarrollan, especialmente en el de Enseñanzas Mínimas, todos ellos encaminados a la mejora de la calidad de la enseñanza.
La Ley de Calidad fue uno de los aspectos que destacó la ministra durante su intervención ante
los medios. (Fotos: Rafael Martínez)

Madrid. MARGARITA GIRON
La ministra de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo, ha destacado el “trabajo titánico” de su Departamento para sacar adelante en esta legislatura las reformas educativas y, aunque matizó, que “seguro que hay cosas que podíamos haber hecho mejor”, se mostró convencida de la “extraordinaria utilidad” de estos cambios.
Del Castillo, quién compareció junto a todo su equipo para hacer balance de la legislatura que ahora culmina, calificó estos cuatro años como “el período más importante de mi vida”, y aunque no precisó cual será su futuro, manifestó que “siempre me interesará la política”.
Tras repasar el trabajo del Ministerio en este período político, en el que se ha reformado íntegramente el sistema educativo con tres Leyes Orgánicas y los Reales Decretos de Enseñanzas Mínimas, lamentó no haber conseguido el consenso de las fuerzas políticas debido a la autoexclusión de las mismas. No obstante, subrayó que sí ha habido un acuerdo muy amplio en el conjunto de las asociaciones profesionales y que, en lo “sustantivo”, los cambios son compartidos por la gran mayoría de la sociedad.

Oposición frontal

Insistió en que “se ha encontrado por parte de algunos partidos políticos con una negativa radical”, lo que atribuyó a una “falta de claridad” sobre lo que realmente sucede en las aulas y a una estrategia política de “oposición frontal” al Gobierno.
Para la ministra, la “virtud” de esta legislatura ha sido situar el debate sobre la Educación en el “punto de mira”, lo que ha permitido al conjunto de la sociedad centrarse en la importancia de la enseñanza para el futuro de las personas.
Sobre el desarrollo de las tres leyes Orgánicas aprobadas, la de Universidades, la de Educación y la de Formación Profesional, destacó que buena parte de los Reales Decretos han sido ya aprobados, y que de aquí hasta marzo procurará que el “máximo” de los que faltan reciban luz verde.
Además, el Gobierno llevó adelante, en diciembre de 2000, los Reales Decretos de Enseñanzas Mínimas. El contenido de esta reforma significó el refuerzo de las asignaturas científicas y de las materias de Humanidades (Historia, Filosofía, Literatura, Cultura Clásica y Latín); la creación de nuevas asignaturas y la actualización de los currículos de todas ellas; la potenciación del estudio de las nuevas tecnologías y de las lenguas extranjeras; y el incremento de horas anuales de lengua y de Matemáticas, ya que los horarios establecidos por la LOGSE habían dado lugar a la pérdida de más de 500 horas de Lengua y más de 200 horas de Matemáticas en la formación del alumno entre los 6 y los 16 años.

Formación Profesional

En cuanto a la Formación Profesional, la ministra recordó las bases de la Ley Orgánica que la regula, elaborada conjuntamente por los Ministerios de Educación, Cultura y Deporte y de Trabajo y Asuntos Sociales, y que fue presentada ante el Consejo General de la Formación Profesional en diciembre de 2000. La aprobación definitiva se llevó a cabo en el Parlamento en junio de 2002. El objetivo de esta ley es adaptar la FP a las cambiantes demandas del mercado laboral, facilitando una formación dirigida al empleo y posibilitando la formación a lo largo de toda la vida.
Entre sus medidas principales destacan la creación de un Sistema Nacional de Cualificaciones y FP; la integración de las tres modalidades de FP (reglada, continúa y ocupacional); la homologación de las titulaciones españolas a las existentes en la Unión Europea, facilitando la movilidad de alumnos y trabajadores en España y Europa; el reconocimiento de las competencias profesionales adquiridas a lo largo de la experiencia laboral y del aprendizaje no formal; la creación de un Sistema de Información y Orientación para alumnos, familias y trabajadores; y la creación de un sistema de evaluación y calidad externo para adecuar el sistema de FP a las necesidades de la sociedad.

Dictamen favorable

La Ley, que fue debatida durante más de un año con todos los agentes sociales y las Comunidades Autónomas, contó con el dictamen favorable del Consejo Económico y Social, del Consejo Escolar del Estado y del Consejo de Estado, así como del Consejo General de la Formación Profesional.
Durante el 2002 y 2003 se ha procedido al desarrollo reglamentario de esta Ley, con medidas como la aprobación del Real Decreto por el que se regula el Catálogo Nacional de las Cualificaciones Profesionales y el Real Decreto por el que se determinan las condiciones que deberán reunir las pruebas para la obtención de los títulos de Técnico y Técnico Superior de Formación Profesional.
Asimismo, en el 2002 se procedió a la adscripción al MECD del Instituto Nacional de las Cualificaciones. Por otra parte, y en desarrollo de la Ley, el Gobierno ha aprobado, a iniciativa de Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, el Real Decreto por el que se regulan los certificados de profesionalidad.
Además, en esta legislatura el MECD ha aprobado seis nuevas titulaciones de FP destinadas a satisfacer nuevas demandas sociales y ha firmado un convenio de colaboración con el Ministerio de Defensa por el que se establece un procedimiento de equivalencias entre las enseñanzas de Defensa y las de Formación profesional.

Participación empresarial

En este período, el MECD ha firmado también convenios de colaboración con la CEOE y con las organizaciones sectoriales más representativas con el objetivo de favorecer la participación de las empresas en el desarrollo del Sistema Nacional de las Cualificaciones Profesionales.
También se ha continuado promocionando estos estudios a través de diversas campañas de publicidad, destinadas a incrementar el prestigio social de los mismos entre los estudiantes y sus familias. Durante los últimos años, la FP ha venido aumentando progresivamente su número de alumnos, acercándose a las cifras de la Unión Europea, y han mejorado sustancialmente sus perspectivas de inserción laboral.

Prevenir el fracaso escolar

En cuanto a la Ley Orgánica de Calidad de la Educación, tiene como objetivos prevenir y combatir el fracaso escolar, que actualmente es del 25% en nuestro país, por encima de la media de la Unión Europea; elevar el nivel de formación y de conocimientos de los alumnos que, según informes nacionales e internacionales, presenta carencias básicas en aspectos como habilidades lectoras y cálculo matemático; impulsar un sistema efectivo de oportunidades para todos, que garantice el máximo grado de integración; fomentar la cultura del esfuerzo y de la evaluación; y mejorar las condiciones para el desarrollo de la función docente.

Innovaciones educativas

Las principales novedades de esta Ley son, entre otras, la gratuidad de la Educación Infantil (3-6 años); la supresión de la promoción automática; la implantación de itinerarios para satisfacer las necesidades y expectativas de los alumnos; el establecimiento de una Prueba General de Bachillerato para homologar los conocimientos de los alumnos, como ocurre en la mayor parte de los países de la Unión Europea; la creación de Programas de Iniciación Profesional para dar más oportunidades a aquellos alumnos que presentan más dificultades de aprendizaje; el establecimiento de una verdadera carrera docente con mayores posibilidades de promoción; el refuerzo de las competencias de los directores y de la autonomía de los centros; la adopción de medidas para mantener la convivencia en las aulas; el adelanto del estudio de los idiomas extranjeros; y el refuerzo de la lectura y de las materias instrumentales en todos los niveles educativos.
En los últimos meses, el MECD ha aprobado los principales decretos de desarrollo de esta Ley, lo que ha permitido la aplicación de sus primeras medidas ya en el presente curso escolar. Ha desaparecido la promoción automática y se han recuperado los exámenes extraordinarios. Además, ha comenzado la aplicación de la gratuidad en Educación Infantil y han entrado en vigor los nuevos criterios de Evaluación.

Gasto en educación

Por otra parte, en los últimos diez años, el gasto público en educación ha subido un 26’9% en términos reales mientras que, en el mismo período, el número de alumnos ha disminuido casi un 11%. Estas cifras sitúan a España en el grupo de cabeza de todos los países de la OCDE en cuanto al incremento del gasto educativo por alumno.
En cuanto a las becas y ayudas al estudio, tanto el importe por convocatoria como el número de becarios han aumentado significativamente desde 1994, a pesar del descenso en el número de alumnos, pasando de los 800.000 becarios de entonces a los 1.281.000 de hoy día; y de los 491 millones de euros a los 785 millones actuales de inversión en este capítulo.
En el área de nuevas tecnologías, el programa “Internet en la Escuela”, desarrollado conjuntamente por los Ministerios de Ciencia y Tecnología y de Educación, Cultura y Deporte, fue presentado en abril de 2002 y se dirige a los 17.500 centros educativos de Primaria, ESO, Bachillerato y FP sostenidos con centros públicos. La inversión estimada es de 272 millones de euros en los períodos 2002-2005.

Acceso a Internet

Al final del programa, los centros contarán con acceso a Internet de banda ancha y alta velocidad y con redes de área local, lo que permitirá crear Intranets y conectar a Internet muchos equipos que ahora no tienen esa posibilidad. “Internet en la escuela” está sirviendo para instalar más de 150.000 nuevos equipos para conexión a Internet. En este aspecto hay que destacar que el CNICE (Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa) ha formado por Internet a un total de 13.600 profesores solo durante el año 2003, habiendo alcanzado la cifra de 24.605 profesores a los que el CNICE ha facilitado formación entre los años 2000-2003 y un número total de 286 ediciones de sus cursos en más de 20 modalidades distintas.
En cuanto a la formación abierta por Internet de personas adultas, el Proyecto Aula Mentor ha alcanzado en 2003 los 20.895 alumnos activos formados por Internet en 76 cursos distintos.

Formación docente

También en el tema de la formación docente, la ministra destacó la creación, en el año 2000, del Instituto Superior de Formación del Profesorado, a través del cual se han canalizado los cursos que se han impartido a un total de 169.908 profesores de toda España, con un número de horas de docencia cercanas a las 212.000. La ministra ha anunciado la puesta en marcha de un Plan Especial de Formación del Profesorado, que tendrá una duración de cinco años y un presupuesto de diez millones de euros.

Fomento de la lectura

La titular de Educación también señaló las actuaciones derivadas del Plan de Fomento de la Lectura, presentado en en 2001, como la mejora de la red de bibliotecas públicas y escolares, el fortalecimiento de las campañas de promoción de la lectura y la firma de acuerdos de colaboración con numerosas entidades, tanto públicas como privadas, para conseguir los objetivos del Plan. En este contexto, el MECD organizó el Primer Encuentro Nacional de Animación a la Lectura en marzo de este año, y lanzó también la primera convocatoria del Concurso Nacional para la Mejora de Innovación de las bibliotecas escolares.
En materia de necesidades educativas especiales, en diciembre de 2002, el MECD y el Comité Español de Representantes de Minusválidos (CERMI) constituyeron el Foro para la atención educativa de las personas con discapacidad. Por otra parte, el Ministerio organizó también el primer Encuentro Nacional de Alumnos Superdotados, en el que se abordaron las cuestiones relacionadas con la atención educativa a estos alumnos. Además, en el año 2002 se firmaron dos importantes convenios con los gobiernos de Ceuta y Melilla para el desarrollo de programas y acciones de compensación educativa y de formación e inserción laboral de jóvenes y adultos en situación desfavorecida.

 

arriba