Propuestas españolas ante la Cumbre Mundial
de la Sociedad de la Información

Madrid. El secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, Carlos López Blanco, ha presentado el libro “La Sociedad de la Información en el siglo XXI: un requisito para el des@rrollo”, que refleja la visión española sobre el tema de cara una cumbre mundial que se celebrará este mes en Ginebra, con el auspicio de las Naciones Unidas. El documento aborda algunas de las prioridades  más importantes en este campo, como son la inclusión electrónica (e-inclusión) y el aprendizaje electrónico (e-formación), a través de 30 artículos y 50 “ejemplos de buenas prácticas” a cargo de reconocidos expertos.
De este informe se desprende que la Sociedad de la Información no es un fin en sí mismo, sino un objetivo que pretende mejorar y aumentar la calidad de vida de los ciudadanos. Y que la e-inclusión, entendida como acceso a las tecnologías y adecuación a las necesidades de los colectivos más vulnerables, es el principal reto para evitar la brecha digital. Propone asimismo escoger la tecnología accesible económicamente para sus usuarios y, a la vez, apropiada a las necesidades locales donde se va a implantar, con la consiguiente formación sobre su uso.
También recomienda preservar la identidad sociocultural, potenciar la integración de los grupos con riesgo de exclusión, fomentar los contenidos en el idioma local, garantizar la privacidad y la seguridad, e integrar las tecnologías en la sociedad como un elemento más del entorno. Otro elemento importante para reducir la brecha digital es la e-formación, entendida como el desarrollo de capacidades que permiten acceder al conocimiento a través de nuevos instrumentos y, en este caso, a través de las nuevas tecnologías.

Aprobada la construcción de un buque
de investigación oceanográfica

Madrid. El Consejo de Ministros ha aprobado la suscripción de un convenio específico de colaboración entre el Ministerio de Ciencia y Tecnología, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Comunidad Autónoma de Galicia, para la construcción y gestión de un buque de investigación oceanográfica. Su coste ascenderá a 22 millones de euros, de los que 17,6 corresponderán a la financiación estatal (MCYT y CSIC conjuntamente).
El 28 de junio de 2001 se suscribió el Protocolo General por el que se establece al Acuerdo Marco entre dicho Departamento y la Xunta de Galicia, apara la coordinación de actuaciones en materia de Investigación, Desarrollo e Innovación Tecnológica, una de cuyas áreas de actuación conjunta, “con interés común y prioritario” son los recursos naturales. Además, el Consejo de Ministros celebrado el 24 de enero de 2003 aprobó el “Plan Galicia”, como un programa de actuaciones destinadas a revitalizar sectores productivos de la región, después de la catástrofe originada por el hundimiento del petrolero Prestige, contemplándose entonces la construcción conjunta del buque oceanográfico.

Canadá prevé probar una vacuna contra
el SRAS en los próximos 12 meses

Madrid. El Gobierno canadiense prevé realizar los primeros ensayos clínicos de una vacuna contra el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS) de aquí a un año y que esté disponible de cara a los afectados en 18 meses si resulta eficaz, según el director del proyecto.
No obstante, en caso de éxito, los expertos no saben si podrán producirla. "Nos mandaron desarrollar lo antes posible una vacuna", explicó el profesor de microbiología de la Universidad de la Columbia Británica y director científico del proyecto, Brett Finlay. El equipo investigador logró aislar anticuerpos contra el SRAS en conejos y ratones, y prevé probar tres vacunas diferentes en hurones y luego en monos. En Canadá, el protocolo para aprobar una nueva vacuna lleva entre 8 y 10 años. Pero las autoridades disminuyeron el plazo, temiendo un nuevo foco como el que este año dejó 44 muertos en Toronto.
Probablemente originado en China, el SRAS atacó a 9.000 personas en todo el mundo y dejó sin vida a unas 900 de ellas, principalmente en Asia, según la OMS. "Si el SRAS vuelve, no tendremos 8 o 10 años. Por tanto, prevemos los ensayos clínicos de aquí a un año. Si el SRAS vuelve antes, dejamos a los hurones y pasamos directamente a los monos", explicó Finlay. En caso de éxito, la vacuna podría estar lista para producirse a comienzos de 2005, agregó.

 
arriba