En un trayecto que no excede los diez minutos a pie, en pleno centro de la ciudad y bordeados del Madrid urbanístico que Carlos III ideó en su reinado, empieza ya la cuenta atrás para lo que será en el 2004 el futuro Paseo del Arte.
El Paseo del Prado se configura como el gran circuito español dedicado a la cultura
Imágenes digitales
de la ampliación del museo del Prado y del museo Thyssen.

Madrid. JULIA FERNANDEZ
Consagrar la ya significada dedicación al arte del eje Cibeles-Atocha a través de la potenciación del carácter especial de cada uno de sus museos es el resumen de la  actuación conjunta e individualizada que el Museo Nacional del Prado, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía y el Museo Thyssen-Bornemisza  han acometido desde el apoyo estructural que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte dio a sus proyectos de ampliación. En su espíritu se encuentra el hecho ya experimentado en países como EEUU, Alemania e Inglaterra en los que la concentración de índole complementaria de museos ha dado como resultado una más fluida, rica y compleja relación entre su oferta cultural y el visitante. En este caso, además, se contará con la reordenación urbana que el Ayuntamiento está preparando para el mismo Paseo del Prado y que prevé una menor incidencia del tráfico rodado y del ruido, en la idea de recuperación de lo que se tituló con rigor “Paseo”.

Ampliación y mejora

Una excepcional inversión por parte del Gobierno de 147 millones de euros y un total de 64.713 m2 de superficie -29.400 m2 del Museo Nacional del Prado, 26.892 m2 del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía y 8.421 m2 del Museo Thyssen-Bornemisza- es el espacio que se prepara como ampliación de los 96.817 m2 que suman en conjunto los tres museos entre salas y oficinas: una ampliación de más del 50 por ciento de sus espacios que potenciará su ya amplio número de visitantes de tres millones anuales permitiendo a la vez una menor masificación en el recorrido de sus propuestas culturales.
Rafael Moneo, encargado de la ampliación del Museo Nacional del Prado; el Estudio Bopbaa, diseñador de la actuación en el Museo Thyssen-Bornemisza; y Jean Nouvel, responsable del nuevo edificio del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, han sido los elegidos para acometer la compleja actuación que en estos momentos se lleva a cabo: tres reconversiones museísticas que conservando al completo el actual estado de sus edificios y cometidos incorporen aspectos y ofertas que la sociedad española progresivamente viene demandando.

Recuperación del Claustro

El Museo del Prado es el que en mayor medida ve transformada su presencia en este conjunto de actuaciones al conseguir aunar en un mismo complejo el extraordinario edificio de Villanueva con una construcción de nueva planta y el claustro de los Jerónimos, recuperado para la sociedad: “La ampliación –afirmaba Rafael Moneo- se encuadra en el marco de un proyecto que entiende el Museo del Prado como un campus, como un conjunto de edificios en torno al que construyó Villanueva”. En la práctica habrá más espacio para salas de exposiciones temporales, un auditorio, talleres de restauración, una cafetería, un restaurante y oficinas.
Por su parte, el nuevo Museo Thyssen –Bornemisza tendrá dieciséis nuevas salas de exposición dedicadas a la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, continuación de la colección histórica del Museo, una nueva sala de exposición temporal y otros nuevos espacios de uso público como una terraza-mirador, restaurante, aulas didácticas y una sala de conferencias.
Por último, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía “para extenderse ha desplegado un ala –resume Jean Nouvel-, un ala ligera del color de los tejados, un ala protectora y amistosa para expresar mejor al visitante que vela por él”. Un ala que sorprende por la magnitud del vuelo que puede llegar a tener en esta nueva acepción de un Centro que ya ha comenzado a ser multidisciplinar: a la sombra del sobrio y espléndido edificio “Sabatini”, cerrando el Paseo del Arte, se levanta el espacio del nuevo pabellón que amplía las funciones y ofertas de este Museo y que se estructura en tres edificios con funciones diferenciadas de exposiciones temporales, biblioteca y auditorio.

 

arriba