Integrante del capítulo más revulsivo del arte y entusiasta seguidor de las propuestas y actitudes que promovían el avance social, Juan Gris dejó en la prensa y las revistas de los primeros años del pasado siglo un espléndido testimonio que conjugaba ética y creatividad. Una muestra trae ahora su faceta de ilustrador al primer plano de la actualidad.

Arte en sociedad

El Museo Reina Sofía recoge el trabajo creativo de Juan Gris como ilustrador de prensa

Madrid. JULIA FERNÁNDEZ
Un Juan Gris no conocido para la España contemporánea pero extraordinariamente familiar para la sociedad de comienzos del siglo XX es el dibujante que asoma estos días su ironía, sutileza y arte en las salas del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía en la muestra “Juan Gris y la prensa”; un magnífico traductor en imágenes de las situaciones singulares que iban produciéndose poco a poco en el escenario social y cultural del nuevo siglo; un estilista depurado que navega entre el Simbolismo y su propia voz artística. “Estamos ante el Juan Gris antes de Juan Gris, en su prehistoria, en sus trabajos iniciales anteriores a su decisiva contribución al crisol del cubismo -afirmaba Juan Manuel Bonet, director del Museo, en la presentación- Hemos recogido de forma exhaustiva su trayectoria como ilustrador, en la que el pintor desarrolla su talento para la sátira y contribuye, como muchos humoristas, a la vanguardia. Es la prehistoria de un artista de honda raíz española olvidado por su país y consagrado luego en Francia”. Una prehistoria que completa una visión acerca del pintor y, también, de su época.

Estreno mundial

La exposición de estos trabajos del pintor como  ilustrador en los medios de prensa es la primera entrega del gran recorrido expositivo que prepara el Museo Reina Sofía sobre su trayectoria artística y que tendrá lugar en el 2005, bajo la dirección de Paloma Esteban, responsable también del montaje actual que ahora se nos presenta: 90 dibujos, realizados entre 1904 y 1912, sobre soporte de papel, y 90 números originales de las publicaciones para las que fueron realizados los dibujos, además de abundante documentación bibliográfica y revistas de la época en las que el artista colaboraba con sus obras. Un conjunto que nunca antes se había logrado reunir, estudiar y exponer y que representa en su estreno mundial una extraordinaria aportación al completar el bagaje que ya existía sobre Juan Gris.
Las piezas que conforman la muestra –que está financiada por Unicaja y viajará posteriormente a Málaga- proceden de colecciones privadas y museos españoles y franceses, con una aportación singular de Emilio Ferré –48 obras de las 90 expuestas-, el mayor coleccionista de la obra de Juan Gris en el mundo, y son una buena representación del total de los 650 dibujos y viñetas tipográficas que llegó a realizar el pintor en su colaboración con 22 periódicos diferentes, 9 españoles y 13 franceses.
Un montaje didáctico –que confronta los dibujos originales con las revistas en que fueron editados- refleja no sólo una época de grandes novedades sociales y culturales sino también el propio proceso de evolución del pintor, desde sus primeros dibujos a los 17 años en la revista literaria ilustrada editada en Madrid Papel de Estraza –en la que por primera vez utilizaría su seudónimo “Juan Gris”- a sus intuiciones precubistas que se hacen visibles en dibujos como uno publicado en la revista L´Assiette au Beurre, en una calle que está construida en un punto de inflexión entre su primer periodo y el cubista, pasando por sus aportaciones humorísticas, culturales y artísticas en las españolas Renacimiento Latino, Gran Mundo, Sport, ¡Alegría! Y las francesas Le Rire, Le Frou-Frou, Le Cri de Paris, Papitu, Le Témoin... Toda una pequeña gran historia de casi nueve años de trabajos en prensa, de 1904 a 1912, que han sido también el motivo de búsqueda, análisis y síntesis de Raymond Bachollet, autor del libro-catálogo Juan Gris, dibujante de prensa. De Madrid a Montmartre , dedicado por su autor a la memoria de Georges González-Gris, hijo del artista y autor del prefacio de esta obra, recientemente fallecido, al que Juan Manuel Bonet dedicó también la muestra.

Un artista de excepción

El hecho de ser el Museo Reina Sofía el que exhiba esta obra temprana de Juan Gris renueva su papel en la valoración de uno de los pintores centrales del siglo XX español e internacional, partícipe de la revolución que supuso el cubismo para la expresión artística y dueño de una prodigiosa manera de comprender el espíritu de los objetos que él representaba, pero que fue ignorado en su país natal siempre: hasta su muerte en 1927 nadie sabía casi de su existencia y tan solo en 1985 se le empieza a reconocer a través de una muestra que le dedicaría la Biblioteca Nacional, mientras era ya para el mundo del arte internacional uno de los más importantes pintores de su siglo, con obra en todos los mejores museos del mundo.
El Reina Sofía atesora en estos momentos 19 pinturas y cinco dibujos de José Victoriano González, Juan Gris, además de poseer en depósito otras 5  pinturas y un dibujo cedidos por Telefónica. En sus salas temporales guarda y muestra ahora la época en que Gris aún forjaba al pintor Juan Gris.

 

arriba