El documento propone fomentar entre los alumnos una conciencia social para lograr un clima de convivencia y respeto, y un rechazo a las actitudes xenófobas. (Foto: Rafael Martínez)
Una educación intercultural
La integración de los inmigrantes pasa por una enseñanza intercultural, que desde el pluralismo siente bases comunes para lograr una convivencia
El Foro “Calidad y Libertad de Enseñanza” plantea sus propuestas para una escolarización integradora de los inmigrantes
basada en el respeto y el enriquecimiento mutuo, según un documento elaborado por un grupo de expertos. También proponen que la escuela fomente los valores  de la "ciudadanía democrática y la igualdad de oportunidades, junto a la renovación continua del profesorado y la dotación de medios suficientes".

Madrid. G. A.
El Foro “Calidad y Libertad de Enseñanza” ha elaborado el documento “Educar en la interculturalidad”, con el fin de promover una reflexión ante la problemática que plantea hoy en nuestro país la escolarización de inmigrantes. Se trata de “una situación nueva que tiene previsiones de crecimiento y de larga duración, y que no deja de provocar distorsiones en la escuela como consecuencia de la falta de adaptación del sistema educativo, y del uso político y a menudo demagógico que se hace de la cuestión”. Este Foro está integrado por reconocidos profesionales, algunos de ellos responsables de organizaciones vinculadas a la enseñanza privada, como la FERE, la patronal Educación y Gestión, o los sindicatos FSIE y USO.
Durante la presentación de este trabajo, el director general de Cooperación Territorial y Alta Inspección del MECD, Juan Ángel España, ha manifestado que el curso pasado el alumnado extranjero en España representó el 4,5% del total, aunque dicho porcentaje se duplicaba en comunidades como Madrid (8,9%) o Baleares (8,7%), y superaba ampliamente la media en Navarra, la Rioja y Murcia. Además, los 297.262 estudiantes inmigrantes escolarizados en el último ejercicio en nuestro país suponen un 48% con respecto al precedente, “por lo que estamos ante un fenómeno creciente”. En cualquier caso, ha dicho que no podemos limitarnos a “la frialdad de las estadísticas, porque la rigidez es mala consejera y los datos no deben usarse como arma arrojadiza”.
Por su parte, el presidente del Foro, Juan Velarde, ha advertido que a mediados del presente siglo el 25% de la población española será de origen inmigrante, según las previsiones de los expertos en demografía. Por ello, ha pedido a las administraciones y a la sociedad que no ignoren dicha circunstancia, pues sería una “actitud casi suicida”.
El secretario general de la FERE, Manuel de Castro, ha afirmado que este documento pretende ser “una aportación no dogmática” sobre la educación de inmigrantes, y ha añadido que “el camino correcto es ofrecer una visión serena y positiva de este fenómeno, que sufre un debate sesgado”. En este sentido, ha rechazado “las duras críticas y acusaciones poco rigurosas que recibe la escuela concertada, por no escolarizar inmigrantes”, y ha destacado el compromiso de este sector con “la integración de las minorías, y de los alumnos con necesidades educativas especiales”.

Enriquecimiento mutuo

Los autores del documento han querido “colaborar en la búsqueda común de pistas que faciliten la efectiva integración de los inmigrantes en la escuela y, a través de ella, en nuestra sociedad”. Y proponen “pasar de un modelo escolar multicultural, estructurado a partir de la mera yuxtaposición de individuos con procedencias y pertenencias culturales diversas, al modelo intercultural donde, admitiendo el pluralismo, se va tras el ideal de culturas que se comunican, buscan, afirman y comparten unas bases comunes, para lograr una convivencia basada en el respeto y en la posibilidad de enriquecimiento mutuo a partir de las diferencias”.
El estudio analiza la situación actual de la escolarización de inmigrantes en nuestro país, y detecta las primeras causas que influyen negativamente en el rendimiento de estos alumnos, como las dificultades con el español, incluso en el caso de muchos latinoamericanos que tienen el mismo “idioma base” pero desconocen los giros y expresiones cotidianas. También se registran problemas de desinterés, disciplina y menor reconocimiento de la autoridad del profesor, especialmente en Secundaria; conflictos religiosos, de comidas, horarios, calendario, etc., más frecuentes entre los musulmanes; escasa escolarización anterior; y poca implicación familiar en las tareas escolares.

Ciudadanos democráticos

Ante posibles situaciones de desarraigo y falta de integración social, el documento plantea fomentar un “aprendizaje de la ciudadanía democrática”, a través del conocimiento de las instituciones y el respeto de sus normas de funcionamiento. O la creación de “una conciencia social en los alumnos”, que se refleje en un clima de convivencia y respeto de la escuela y en los criterios de participación y de igualdad de oportunidades. O también “la ruptura y la actitud crítica con cualquier planteamiento de xenofobia, derivado a menudo de la sensación de injusticia que tienen muchos ciudadanos que llegan a ver recortados sus propios derechos (elección de centro, atención sanitaria, becas, etc.) respecto a las ventajas y posibilidades que reciben, de hecho, muchos inmigrantes”.
Por ello, pide a las administraciones educativas que favorezcan “la igualdad de oportunidades y el respeto escrupuloso a los derechos de las personas y de los grupos, tanto de los inmigrantes como de los del país de acogida”. Y que promuevan el trabajo interdisciplinar, la flexibilidad organizativa de los centros, la revisión y adecuación de los planes de formación y la renovación continua del profesorado, y los servicios de formación de adultos dirigidos a padres y madres. Todo ello con “la dotación de los recursos humanos y materiales precisos para atender a la diversidad”.

 

arriba