La mayoría de padres y alumnos están contentos con los centros educativos
Un estudio de la Fundación Hogar del Empleado que existe una violencia oculta entre los estudiantes
El 76% de los alumnos y casi el 70% de los padres se muestran satisfechos con sus centros educativos, según demuestran los datos de una encuesta llevada a cabo entre 11.034 estudiantes de entre 12 y 16 años y 7.226 familias. Sin embargo, se aprecian diferencias si se tiene en cuenta la titularidad de los centros. En los públicos, un 20% de los padres cambiaría de instituto si pudiera, mientras que en los concertados esa cifra se queda en un 10%.
Ante los conflictos, los alumnos piden más participación, favoreciendo que se traten en el aula entre todos. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. MARGARITA GIRON
El estudio ha sido presentado por Roberto Rey, del Centro de Innovación Educativa de la Fundación Hogar del Empleado, patrocinadora del mismo, y el catedrático de Psicología Evolutiva Alvaro Marchesi, uno de los autores y director de Instituto de Evaluación y Asesoramiento Educativo (Idea). Del estudio se deduce que la convivencia en los centros escolares no se ha deteriorado en los últimos cuatro años, aunque persiste cierto grado de “maltrato oculto” entre los alumnos, sobre todo en forma de críticas e insultos que declaran sufrir casi la mitad.
Sin embargo, “las familias creen que hay menos maltrato del que declaran sus hijos, con lo cual los chavales sufren en silencio”, señalan los autores del estudio, que revela también que las agresiones físicas son las menos frecuentes.
Sólo el 24% de los padres y alumnos cree que ha aumentado la conflictividad últimamente, aunque el 79’4% de los chavales si afirma tener compañeros conflictivos. De hecho, el 32’6% sufre robos o rotura de materiales.

Agresiones docentes

Respecto a las agresiones del profesorado hacia sus alumnos, tenerles “manía” y ridiculizarles ante los demás son las más frecuentes. Existe disparidad de criterios con las familias, quizá porque no informan, por la dificultad de los padres de asociar estas conductas con los profesores, o porque le conceden un valor subjetivo a la apreciación de su hijo. Además, los alumnos manifiestan recibir una mayor agresión por los profesores que las alumnas.
Ante los conflictos, los alumnos piden más participación, oponiéndose a que se traten en la tutoría y favoreciendo que se traten en público, entre todos.
En cuanto a las causas de insatisfacción de los padres respecto a los centros educativos, destacan el ambiente de estudios (12’8%), la preparación que obtienen sus hijos (14’5%), y la actuación del equipo directivo (11’3%). Este último aspecto iguala en porcentaje a centros públicos y concertados, mientras que en los dos anteriores, los centros concertados reducen la incidencia a la mitad. La comunicación es uno de los aspectos que más falla en los centros públicos, según los padres (o que mejor funciona en los centros concertados).

Convivencia familiar

En cuanto a la convivencia en las familias, padres e hijos coinciden en señalar los estudios y las tareas domésticas como los principales temas que suscitan conflicto. Se presiona más a las hijas con las tareas domésticas y a los hijos con los estudios, advirtió Rey, quien llama la atención sobre la diferencia de percepción respecto a los deberes: el 45’4% de los alumnos afirman que sus padres colaboran con ellos, mientras que el 79’6% de las familias aseguran participar.
La opinión de los chicos y chicas es similar: se dialoga, se comparte el ocio, pero menos las tareas escolares. En el primer ciclo los padres ayudan más a sus hijos a realizar estas últimas, un 52’5% frente a un 38’3% en el segundo ciclo. Es curioso el dato de que los padres otorgan menos importancia que los hijos a temas como las drogas, los horarios de llegar a casa o las amistades de estos últimos.
El estudio también muestra que el carácter de los hijos es la razón fundamental que se maneja como causa de los conflictos familiares, si bien los padres lo indican en un porcentaje más alto. Los hijos admiten su posible responsabilidad, pero los padres no admiten la suya propia (intolerancia).

Conclusiones

En resumen, las conclusiones del estudio apuntan a que el clima de convivencia es positivo a juicio de alumnos y padres, y no se ha deteriorado desde el último estudio realizado por el Defensor del Pueblo hace cuatro años, aunque esto significa que tampoco ha mejorado y los problemas entonces detectados siguen sin resolverse.
Entre las propuestas presentadas por Alvaro Marchesi para abordar la situación, destacan la importancia de que los centros docentes faciliten la participación de padres y alumnos, así como cuidar especialmente la relación entre centros y familias. También aconseja cuidar el bienestar de los alumnos, no limitándose a la transmisión de saber y conocimiento sino teniendo en cuenta las relaciones personales y sociales.
De especial importancia considera Marchesi que los centros docentes y los profesores en concreto cuiden la coherencia de sus normas así como la justicia en la aplicación de las mismas. Igualmente, aconseja extremar la atención para detectar y atajar situaciones de violencia oculta entre los alumnos.

 

arriba