Las Rosas Inglesas
Madonna.
Ediciones Destino, 2003.
En la presentación de este libro, Madonna reconoció que se había inspirado en su hija Lourdes y sus compañeras de colegio. Este cuento, el primero de una serie de cinco con la que la cantante y actriz debuta como autora de literatura infantil. La amistad, la generosidad, pero también la envidia y las falsas apariencias condicionan la vida de las protagonistas de este relato, con final feliz, en la más clásica tradición de los cuentos infantiles.

 
 

¿Hace un buen día? ¡Ideal para jugar!
Oriol Ripio.
Editorial Molino, 223.
Los niños menores de 8 años podrán disfrutar de esta recopilación de 18 juegos y compartirla con la familia, los amigos o en la escuela. Teniendo en cuenta las características propias de la edad, el libro propone diferentes juegos, que sirven para descubrir y hablar sobre la primavera y sus elementos representativos. La guía para los padres ofrece pautas para extraer más posibilidades a cada juego, adaptándolo o elaborando actividades paralelas.

   
 

Sueños de mariposa negra
Elena Santiago.
Editorial Everest, 2003.
"En la diversidad está la belleza", esta es la conclusión a la que llega la protagonista de este relato, tras diversos avatares. El sueño de la mariposa negra es ser amarilla igual que sus compañeras. Así que, ayudada por un mirlo, decide emprender un largo viaje al País Amarillo con la esperanza de impregnarse del color que allí reina. En aquel lugar comprenderá que en la diversidad está la belleza, y que cualquier color es maravilloso si se luce con alegría.

   
 

La montaña de los ratones
José González Torices.
Editorial CCS, 2003.
Estos ratones son tan buenos que tienen el corazón de azúcar. Son aquellos que encerró el flautista de Hamelin, hace cientos de años y que ahora están arrepentidos por todo lo que hicieron. Todo su empeño está puesto en salir de la montaña, en disfrutar de las maravillas de la Naturaleza, incluso en ser amigos de todos los gatos. Pero deben encontrar la flauta maravillosa del mago y entonar la melodía que aquel tocó.

   
 

Palabras manzana
Jorge Luján.
Grupo Anaya, 2003.
"Las palabras son alimentos sutiles, a veces dulces, a veces ácidos", asegura el autor de este conjunto de poemas singulares, evocadores y lúdicos. En sus versos, los niños mayores de 8 años encontrarán divertidas reflexiones sobre lo cotidiano, paisajes de ensueño, aromas de flores, sonidos de animales, juegos de palabras y un sinfín de sensaciones a las que no se podrán resistir.

   
 

Los Lagartijos pasan miedo
Alejandra Vallejo-Nágera.
Alfaguara, 2003.
El peligro y el misterio vuelven a cruzarse en el camino de Los Lagartijos que, en esta ocasión, tendrán que vérselas con un siniestro chico de dientes rojos y con su estrafalaria abuela, una anciana con un deportivo. El texto de este libro plantea una serie de enigmas, cuyas pistas hay que buscar en las ilustraciones. La autora propone al lector que observe despacio los dibujos, encuentre las pistas y se convierta en un Lagartijo más.

   
 

Isis y Osiris
Béatrice Bottet.
Ediciones Akal, 2003.
Basado en la mitología popular, este relato recoge la leyenda de Osiris, a quien su hermano Seth asesinó dos veces. Isis lo resucitó y, tras haber sido el dios de la vida, Osiris se convirtió en el dios de la muerte. Cada capítulo incluye juegos para activar la atención del lector y comprobar su comprensión del relato y del vocabulario. Además, las páginas de documentación enriquecen su cultura y su conocimiento de la época. Las soluciones a los juegos y el índice de nombres facilitan su utilización, tanto en el aula como en casa.

   
 

El caso de la profesora desaparecida
Joachim Friedrich.
Edebé, 2003.
La banda formada por cuatro amigos y medio (el perro) debe enfrentarse a un nuevo caso. Fede observa en la profesora de Naturales un comportamiento extraño. En los últimos días ha cambiado los vaqueros por vestidos caros y un cacharro de coche por un Porsche cabriolé. Para este alumno, no se trata de una maestra más, sino que es un ser extraordinario, un ángel que irradia algo sobrenatural.

   
arriba