En la presente colaboración, su autor analiza la función de la didáctica en el tratamiento de los valores sociales dentro del ámbito educativo, y abre un espacio de reflexión sobre la orientación que en el futuro, y ante los retos de nuestra realidad social, puede, y quizá deba, adoptar la “nueva didáctica”.

Los valores sociales, tema
nuevo de la didáctica

Horacio Ramón Suárez
Profesor de Pedagogía, egresado de la Universidad Nacional
de Tucumán (Argentina)

UVE  la  inquietud  de  conocer

acerca de los valores sociales como tema nuevo de la didáctica a partir de una reunión del Programa de Investigación “Una nueva agenda para la didáctica”, en la que la Dra. Edith Litwin, directora del mismo, con asiento en el Instituto de Investigaciones de Ciencias de la Educación de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (UBA), informó acerca de los temas tratados, entre ellos el de los valores, en las Jordanas de Didáctica llevadas a cabo en diversos países.
Desde una dimensión relacional en el intento de conocer los valores sociales como formadores de la persona, pregunto ¿por qué impacta el tratamiento de los valores sociales en la educación, y más precisamente en el campo de la didáctica?; ¿es conveniente explicitar los valores sociales como tema de la didáctica a diferencia de la agenda didáctica tradicional cuyo tratamiento son los objetivos, contenidos, metodología y evaluación?; ¿la aparición de los valores sociales en jornadas y congresos como tema nuevo de la didáctica responde a la necesidad de que ésta colabore para satisfacer las demandas sociales de la sociedad, de las comunidades educativas y consecuentemente del quehacer en el aula?; ¿qué es enseñar valores en la escuela?; ¿el conocimiento y la práctica de los valores sociales pueden ayudar a la buena enseñanza y por ende al crecimiento como personas humanas de los actores de la educación? 
Mi profesora de “Didáctica General” de la Carrera de Ciencias de la Educación en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Tucumán, Josefa M. Sastre de Cabot, a principios de los 70 escribió un valioso artículo titulado Ubicación y sentido  de la didáctica  en un enfoque actualizado  de ciencias de la educación (didáctica y curriculum). (Ficha del Departamento de Ciencias de la Educación, Sección Didáctica, de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Tucumán). En dicho trabajo menciona a “Las tres dimensiones del proceso de enseñanza y aprendizaje”. En el proceso de enseñanza y aprendizaje aparecen de manera interrelacionada la dimensión témporo-espacial, la dimensión psico-social, y la dimensión didáctica como columna vertebral.

Dimensión psico-social

Aunque la dimensión didáctica es la columna vertebral del proceso de enseñanza y aprendizaje, sin embargo, la dimensión psico-social juega un papel decisivo para que la enseñanza por parte del docente cumpla su cometido y se produzca el aprendizaje en el estudiante. La dimensión psico-social es la que crea el ambiente, el clima, el ámbito propicio con la mira de que el proceso de enseñanza y aprendizaje dé frutos abundantes tanto para el docente como para el discente y de suyo para la comunidad educativa. Si en la dimensión témporo-espacial el tiempo está calculado convenientemente y el espacio es el adecuado, y si en la dimensión didáctica sus elementos constitutivos funcionan coherente, complementaria y sincronizadamente, pero en la dimensión psico-social la relación entre los intervinientes (docente y estudiantes en el aula, autoridades y personal en el marco institucional) es tirante y distante, entonces se corren serios riesgos para la obtención de una buena enseñanza y de un aprendizaje correcto y significativo.
Pareciera que a la Didáctica se le está requiriendo algo más que el conocimiento técnico de la enseñanza. Pareciera también que la sociedad está acudiendo a la comunidad educativa para que los “miembros maduros” (docentes) se ocupen de la formación de los “miembros inmaduros” (estudiantes), (John Dewey), mediante la incorporación en el curriculum de contenidos (valores sociales) de  manera explícita a fin de potenciar la formación recibida tradicionalmente por el aprendizaje de las ciencias y las artes.
La formación que puede dar la escuela, en todos los ciclos del Sistema Educativo Argentino, es una oportunidad incomparable para que los estudiantes provenientes de hogares con diferentes y similares normas, costumbres, hábitos y creencias se encuentren en las comunidades educativas con un ambiente facilitador del conocimiento y desarrollo personal y colectivo de los valores sociales. Desde tal perspectiva los valores  sociales se constituyen en soporte de la Didáctica, de manera que ésta pueda dar respuesta a la solicitud de la sociedad a través de la orientación otorgada a las comunidades educativas para la enseñanza de las ciencias y las artes. Así la Didáctica acepta el desafío de la sociedad e incorpora a su corpus el tema de los valores sociales con la intención de ensanchar el camino por el que transitan las didácticas especiales.

Integración de lo cognitivo, afectivo y social

Se tiene la esperanza que el conocimiento explícito y reflexivo, y el desarrollo de la dimensión psico-social (relacional) va a coadyuvar a la integración de lo cognitivo, afectivo y social como elementos complementarios, necesarios y suficientes para la formación de los estudiantes y docentes en seres humanos en todo sentido de la expresión.
A continuación propongo la Tabla de los Valores Sociales, organizada sobre la base de las categorías Respeto, Responsabilidad, Solidaridad y Humildad. Si bien la categoría Responsabilidad apunta al desarrollo del referente cognitivo, es indudable que su aplicación influencia definitivamente sobre las otras tres categorías y éstas, a su vez, afectan a aquélla. Ello es así puesto que se establece una interconexión indisoluble entre las categorías  Respeto, Solidaridad y Humildad cuya base  es lo social/relacional, y la categoría Responsabilidad que se asienta en lo personal/cognitivo. Se establece una interconexión indisoluble porque en la medida en que se desarrolla la categoría Responsabilidad se favorece la expansión de las otras tres categorías y viceversa. Es como que las tres categorías contenidas en el referente relacional/social por un lado y la categoría situada en el referente personal/cognitivo por otro lado constituyen dos caras de una misma realidad. Si falta alguna de las caras, en este caso, la realidad psico-social considerada deja de existir. La mutua alimentación entre ambas caras va a tende  a la mejor evolución posible en lo personal de cada uno de los actores para su  realización particular y desde lo colectivo para el buen funcionamiento de la comunidad educativa como institución. Si tal alternativa se concretara sería sumamente alentador el poder comprobar que a mayor número de realizaciones personales, teniendo en cuenta la interconexión entre las cuatro categorías propuestas, la producción colectiva estaría permanentemente enriqueciéndose, ya que la cantidad en el presente contexto aumenta la calidad. La siguiente Tabla de los Valores Sociales está en permanente construcción y es susceptible de infinito perfeccionamiento.

 

TABLA DE LOS VALORES SOCIALES
Dimensiones
Categorías
Indicadores
Consideración hacia el próximo
Respeto
- Respeto por la dignidad del otro.
- Buenos modales hacia el otro.
- Agradecimiento por lo que el otro me brindó.
- Reconocimiento de las virtudes y progresos del otro en las áreas cognitiva, afectiva y social.
- Respeto por las ideas del otro.
- Respeto por el trabajo y la producción intelectuales del otro.
- Integridad para rehusar la discriminación, el racismo y la xenofobia: políticas, religiosas, condiciones laborales, condiciones sociales, roles sociales, etc.
Cuidado en las decisiones personales
Responsabilidad
- Capacidad de tomar decisiones y saber responder de ellas.
- Cumplimiento del deber.
- Prolijo en la presentación de los trabajos escritos o gráficos.
- Ortografía, caligrafía, y redacción apropiada.
- Hábito de lectura comprensiva diaria.
- Desarrollo del pensamiento crítico y creativo.
- Perseverancia para la obtención de la meta valiosa deseada.
- Perfeccionamiento permanente en el trabajo intelectual.
Adhesión a la causa del próximo
Solidaridad
- Comprensión del otro.
- Comprensión del otro por sus errores en su esfuerzo por aprender pues "la Didáctica se ocupa de los procesos de enseñanza-aprendizaje". (José Contreras Domingo).
- Predisposición para que el otro crezca cognitiva, afectiva y socialmente.
- Generosidad para compartir con el otro información (bibliografía) obtenida.
- Cortesía.
- Espíritu servicial en el trabajo personal y grupal.
- Integridad para evitar aprovecharme del otro.
Conocimiento
de las limitaciones personales
Humildad
- Capacidad de escucha.
- Empeño para el trabajo intelectual mediante el desarrollo de hábitos intelectuales.
- Predisposición para el otro me ayude a crecer cognitiva, afectiva y socialmente.
- Autocontrol (Sócrates: "sólo sé que no sé nada").
- Autoconocimiento (Sócrates: "conócete a ti mismo").
- Empatía.
- Competencia (José de San Martín: "querer es poder").
- Habilidad social.

 

GLOSARIO.
Real Academia Española. (1992). Diccionario de la Lengua Española. Madrid.Espasa-Calpe.
respeto. (Del lat. respectus, atención, consideración.) m. Veneración, acatamiento que se hace a uno.  ||  2. Miramiento, consideración, deferencia.
responsabilidad. f. Calidad de responsable.
responsable. (Del lat. responsum, responder.)  adj.  Obligado a responder de alguna cosa o por alguna persona.  ||  2. Dícese de la persona que pone cuidado y atención en lo que hace o decide.
solidaridad. (De solidario.)  f.  Adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros.
humildad. (Del lat. humilitas, -atis.)  f.  Virtud que consiste en el conocimiento de nuestras limitaciones y debilidades y en obrar de acuerdo con este conocimiento.

BIBLIOGRAFÍA.
Bernstein, B. (1993). La estructura del discurso pedagógico. Madrid. Morata.
Bruner, Jerome. (1997). La educación, puerta de la cultura. Madrid. Visor.
Camilloni, Alicia.  De herencias, deudas y legados. Una introducción a las corrientes actuales de la didáctica. En Camilloni, Alicia y otras. (1996). Corrientes didácticas contemporáneas. Buenos Aires. Paidós.
Camps, Victoria. (1994). Los valores de la educación. Madrid. Grupo Anaya.
Carpio, Adolfo P. (1991). Principios de Filosofía. Buenos Aires. Glauco.
Contreras Domingo, José. (1994). Enseñanza, curriculum y profesorado. Madrid. Akal.
Csikszentmihalyi, Mihaly. (1998). Creatividad. Barcelona. Paidós.
Díaz Barriga, Ángel. (1984). Didáctica y curriculum. México. Nuevomar.
Díaz Barriga, Ángel. (1994). Docente y programa. Buenos Aires. Aique.
Eisner, Elliot W. (1998). El ojo ilustrado. Barcelona. Paidós.
Gimeno Sacristán, José. (1988). Teoría de la enseñanza y desarrollo del currículo. Buenos Aires. REI.
Lipman, Mathew. (1997). Pensamiento complejo y educación. Madrid. Ediciones de La Torre.
Litwin Edith. La tecnología y sus desafíos en las nuevas propuestas para el aula. En Litwin, Edith (1997). (Coordinadora). Enseñanza y tecnología en las aulas para el nuevo siglo. Buenos Aires. El Ateneo.
Litwin, Edith. (1997). Las configuraciones didácticas. Buenos Aires. Paidós.
Litwin, Edith. (1998). Directora del equipo de investigación “Una nueva agenda para la didáctica”.
Perkins, David. (1995). La escuela inteligente. Madrid. Gedisa.
Sastre de Cabot, Josefa M. Ubicación y sentido  de la didáctica  en un enfoque actualizado  de ciencias de la educación  (didáctica y curriculum). Ficha del Departamento  de Ciencias de la Educación,  Sección Didáctica,  de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Tucumán.

Horacio Ramón Suárez 
Profesor en Pedagogía, egresado de la Universidad Nacional de Tucumán.
E-mail: didaskalia@fibertel.com.ar

 

arriba