FETE pide departamentos
de educación intercultural
Reclama presupuestos, recursos, metodologías y nuevas figuras profesionales para la escolarización de inmigrantes

Madrid. G. A.
La Federación de Trabajadores de la Enseñanza de UGT (FETE-UGT) ha exigido a la administración educativa la creación de “departamentos específicos de educación intercultural dentro del organigrama del MECD”, para responder a las demandas del alumnado inmigrante. Esta organización ha difundido un comunicado, en el que recuerda que durante el pasado curso el número de estudiantes de origen foráneo se multiplicó por seis, y que los centros de titularidad pública concentran la mayor parte de la matriculación de estos escolares, por encima del 80%.
FETE afirma igualmente que la comunidad educativa se encuentra “sola, sin recursos, quemada y desorientada ante el aumento cuantitativo y cualitativo de la diversidad étnica y cultural de su alumnado, y frente al aumento de las desigualdades sociales y el avance de la exclusión social”. Y cree que “sin una política educativa intercultural, impulsada y presupuestada desde un departamento, resulta muy complicado reforzar el valor de esa diversidad, luchar activamente contra el racismo o ayudar a formar ciudadanos libres y responsables, que puedan convivir en una sociedad cada vez más diversa”.

“Centros gueto”

Por todo ello, reclama “la desaparición de los centros gueto, formados por la concentración artificial de alumnado inmigrante en determinados colegios de la red pública”. A cambio propone la posibilidad de contar con dos profesores por grupo para que puedan prestar atención individualizada; metodologías que impliquen el apoyo de todo el personal del centro en el aprendizaje o resolución de conflictos; y la flexibilización de horarios para que quienes lo necesiten puedan acudir a clases de refuerzo.
También solicita la incorporación de nuevas figuras profesionales, como mediadores, trabajadores sociales, traductores y psicólogos; y el desarrollo de programas, recursos pedagógicos y materiales, “para favorecer los aprendizajes instrumentales básicos de los alumnos con dificultades”. En este sentido, FETE considera que “la política educativa de la Administración funde y confunde diversidad con incapacidad, y desde esa lógica fomenta medidas que segregan a los alumnos extranjeros en aulas aparte, bajo la discutible intención de acelerar su aprendizaje desde el aislamiento, por muy temporal que éste sea”.

 

arriba