Memoria de lo mediterráneo

Fruto de la búsqueda apasionada de un amante del arte y logro de un Museo Arqueológico
Nacional que ha sabido documentar sus piezas y presentarlas científicamente a la sociedad la muestra “La colección Várez Fisa” es sobre cualquier considerando la magnífica síntesis artística y cultural que el Mediterráneo ha ido tejiendo a lo largo de más de 5.000 años.

Madrid. JULIA FERNÁNDEZ.
Centrada en la memoria de las culturas que florecieron en el Mediterráneo desde el V milenio a. de C. hasta el siglo V de nuestra era y muestra del arte más depurado de cada una de ellas la significación que el conjunto de ciento ochenta y tres piezas de la colección Várez Fisa supone para el Museo Arqueológico Nacional es de tal envergadura que en la presentación a los medios de su exposición el director del  Museo, Miguel Angel Elvira,

El Museo Arqueológico Nacional exhibe el conjunto de antigüedades de la colección Várez Fisa

no dudó en afirmar que “Con su adquisición, el Museo ha dado un salto cualitativo y cuantitativo enorme; la colección de vasos griegos y etruscos nos sitúan ahora ya entre los grandes museos de Europa y América, paralelo al de Berlín o Munich”. A su lado, Paloma Cabrera, comisaria de la muestra y responsable del extraordinario trabajo de investigación que ha supuesto documentar sus piezas, señalaba que “se trata de obras de arte de extraordinaria calidad, procedentes de los mejores alfareros y pintores de cada época, como Lydos, Nearcos, Epiktetos, el pintor de Pan o el de Darío: los Goyas y los Velázquez de las colonias griegas desde el siglo XII a. C. all III a.C.”. Un hito del coleccionismo privado español y una hazaña para una administración pública que vienen a engrosar el ya rico acervo historiográfico documental que poseía el Museo Arqueológico Nacional.

Una búsqueda internacional

Ingeniero industrial y más tarde dedicado a actividades financieras e inmobiliarias José Luis Várez Fisa constituye un rara avis que inicia individualmente una ardua y costosa búsqueda de antigüedades a través de las subastas internacionales en una época –la década de los 70- en la que prácticamente no existía el coleccionismo privado en nuestro país. Asesorado por especialistas y arqueólogos y guiado por su sensibilidad extraordinaria construye el que ha resultado ser un auténtico mosaico de las civilizaciones y culturas formadas a lo largo de milenios en torno al espacio común del Mediterráneo: Egipto, Grecia, Magna Grecia, Etruria, Iberia y Roma, a través de aquellos objetos que son testimonio de su historia, ideología, creencias religiosas, ritos y mitos, arte y tecnología. Una colección que asombra a los que oyen sobre ella y que finalmente, en 1999, vende al Estado por doce millones de euros, siguiendo una tradición iniciada en el siglo XIX de incorporación de grandes colecciones particulares a las instituciones públicas donde pueden ser contempladas, estudiadas y disfrutadas por todos. Su presentación estos días provoca, y con razones de peso, más asombro que su leyenda años atrás.

Leones funerarios

El recorrido por la historia antigua del Mediterráneo se inicia en la muestra “la colección Várez Fisa” con las algunas piezas claves en la arqueología y el arte de la civilización faraónica, entre las que se encuentran el vaso cerámico predinástico del periodo Naqada II que se fecha en el 3.700 al 3.300 a.C. y que formó parte del ajuar funerario de un difunto y la excepcional estela del rey Seankhiptah que gobernó entre las dinastías XIII y XIV.
El arte ibérico y celtibérico cuenta con dos magníficas esculturas de leones y un conjunto de armas, objetos de adorno y útiles de esquileo que ilustran los rasgos culturales de estos pueblos que se desarrollaron en nuestro suelo durante la Edad del Hierro.

Imágenes únicas

Las antigüedades griegas y etruscas, donde se incluyen piezas procedentes tanto de Grecia continental como insular, Jonia, Magna Grecia, Sicilia y Etruria, forman el conjunto más numeroso y valioso de la colección, abarcando una extensión cronológica que va desde el siglo XII al III a.C. Creadas por los grandes artesanos y artistas de la Antigüedad griega tienen el interés añadido de contar con algunas singularidades en sus imágenes y símbolos, nunca vistas anteriormente.
La producción en plata de vasos a lo largo de toda la cuenca mediterránea se muestra en un apartado especial en el que se reúnen piezas extraordinariamente adornadas y cinceladas que manifiestan el significado social y estético que este material tenía para estos pueblos. Roma, sus documentos artísticos, cierra la colección Várez Fisa con sus esculturas, sarcófagos, urnas funerarias y efigies imperiales como las de Adriano y Septimio Severo, muestras todas ellas de la extraordinaria significación de lo político y lo religioso tuvo para el mundo romano.

 

arriba